Preguntas

¿Se puede tener alergia al polen también en invierno?

Teresa Rey

Martes 12 de marzo de 2019

3 minutos

La polinización se produce durante todo el año y por ello se dan alergias en los meses de frío

Se puede tener alergia al polen en invierno (Bigstock)
Teresa Rey

Martes 12 de marzo de 2019

3 minutos

Normalmente la alergia al polen se asocia solo a la época primaveral, sin embargo esta puede producirse realmente en cualquier momento del año, incluido el invierno. Esto es así porque hay plantas que polinizan en este periodo, las de la familia de las cupresáceas, en concreto, de modo que quienes sean sensibles a dichas especies pueden presentar síntomas alérgicos.

Cupresáceas

Las cupresáceas son un conjunto de plantas compuestas por cipreses, tuyas o arizónicas y polinizan en los meses de enero y febrero, en pleno invierno. Desde la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap), nos recuerdan que todas las plantas, arbustos, malezas y flores se reproducen por el transporte de polen, y este se traslada de una planta a otra, mediante el viento o por la acción de los insectos.

Para generar polen no es necesario tener una flor o que si la posee sea grande y muy vistosa. Las plantas anemófilas, por ejemplo, sueltan granos al aire, porque sus flores son pequeñas y no atraen a los insectos. Las partículas de polen que lanzan quedan flotando en el aire y el viento las traslada a kilómetros de distancia.

Así, el polen de las cupresáceas es el alérgeno más común en las ciudades mediterráneas durante estas fechas, según la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI).

El clima y el polen

El clima es un factor determinante en el desarrollo de polen. Por ejemplo, si se ha producido un otoño e invierno lluviosos, la primavera será más florida y habrá más pólenes en el aire, lo que será negativo para los alérgicos.

La lluvia y la humedad hacen que disminuya el polen en el ambiente por la acción del agua, de modo que si durante la propia polinización no llueve hay más partículas de polen suspendidas en el aire, lo que tiene consecuencias para quienes tienen alergia.

Síntomas de la alergia al polen

Es muy frecuente confundir los síntomas de la alergia al polen con los de un resfriado, pero existen una serie de elementos diferenciadores. Los síntomas de la alergia al polen en invierno son iguales que las de otras épocas. Así, tendremos estornudos frecuentes, secreción nasal y picor en los ojos, en la nariz o en la garganta. Estas manifestaciones son propias también de los catarros invernales, pero la diferencia con respecto a la alergia estriba en que si la padecemos se prolongarán durante mucho más tiempo que en un resfriado, especialmente los estornudos y la congestión nasal.

Además, partiendo de que en los días secos y soleados hay más concentración de polen ambiental deberemos observar si los síntomas aparecen o se agravan durante dichos momentos. Si es así puede que seamos alérgicos y lo mejor que podemos hacer es consultar al alergólogo.

Sobre el autor:

Teresa Rey

… saber más sobre el autor