Preguntas

La costumbre de hablar a solas: ¿es bueno o malo para la salud?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 2 de septiembre de 2019

2 minutos

El comunicarse oralmente con uno mismo no es un signo de locura, sino todo lo contrario

La costumbre de hablar a solas: ¿es bueno o malo?

La de veces que nos hemos "regañado" a nosotros mismos al equivocarnos o nos hemos dedicado unas palabras de aliento o de cariño. El hablar solo, pese a que pueda parecer extraño, no es un singo de locura, sino todo lo contrario.

Comunicarse con uno mismo cuando nos encontramos sin la compañía de otra persona (o incluso sin dirigirnos a nuestro animal de compañía) es una señal de gozar de una buena salud psicológica. Así se deduce de diversos estudios realizados de forma conjunta por investigadores de las Universidades de Wisconsin (@UWMadison) y de Pennsylvania (@Penn), en Estados Unidos, que defienden que esta práctica ayuda a estimular el cerebro, así como a concentrarse mejor cuando tenemos un problema que resolver.

Solo resultaría preocupante hablar sin tener un interlocutor enfrente cuando esa comunicación es obsesiva y se acompaña de una serie de alucinaciones o alteraciones del comportamiento, que pueden significar que detrás hay un trastorno más serio a nivel psicológico o psiquiátrico

La costumbre de hablar a solas: es bueno o malo?

Lo bueno de hablarnos en soledad

Dirigirse a uno mismo lo hacemos desde que somos pequeños pero, con el paso del tiempo, vamos perdiendo esa capacidad de hablar externamente, con lo que queda relegada a los pensamientos internos que cada uno tiene a lo largo del día. Por ello, no deberíamos perder esta costumbre y cultivarla de vez en cuando si queremos beneficiarnos de algunos de estos aspectos positivos, como apuntan los expertos: 

  • Ayuda a potenciar nuestra memoria, sobre todo cuando hablamos con nosotros mismos al leer un libro o memorizar algo, ya que esto hace que esos conocimientos se asienten mejor en nuestro cerebro. En resumen, facilita la atención y el aprendizaje
  • Clarifica nuestras preocupaciones. Al expresar en voz alta esas incertidumbres, podemos reflexionar y tomar la mejor decisión posible a esos problemas que nos ocupan. Hablar a solas favorece el orden de nuestras ideas y nos permite verlas con más claridad y distancia.
  • Refuerza nuestra autoestima. Cuando conseguimos algo bueno por nuestro propio esfuerzo y nos felicitamos en alto por ello, estamos contribuyendo a tener una actitud más positiva. Lo mismo que si nos damos palabras de aliento antes de empezar una tarea, un proyecto o un objetivo nuevos.
0

No hay comentarios ¿Te animas?