Preguntas

Por qué los mayores no deben frotarse nunca los ojos

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 30 de octubre de 2019

2 minutos

Este acto involuntario conlleva riesgos para la salud ocular y puede propiciar algunas patologías

¿Qué medicamentos pueden afectar a la visión de los mayores?

A veces lo hacemos de forma involuntaria, casi inconsciente, pero el hecho de frotarse los ojos conlleva riesgos para la salud ocular de mayores y cualquier persona en general. Debemos ser conscientes de que este acto puede provocar, si hay cierta predisposición, a incrementar el riesgo de padecer algunas patologías visuales.

Queratocono

Si nos frotamos los ojos con frecuencia la córnea tiende a debilitarse. Esta es el tejido transparente que cubre la parte frontal del ojo y está compuesta de colágeno. Su principal misión es proteger esta zona del ojo y garantizar una visión correcta. En el caso de frotarla demasiado se pueden producir roturas, de modo que acaba perdiendo volumen y se deforma.

En el caso de tener predisposición a algunas enfermedades, este acto repetido en el tiempo puede favorecer la aparición de queratocono. Esto sucede cuando la forma de la córnea pasa de redonda a cónica, se vuelve más delgada y al mismo tiempo acaba sobresaliendo. Como consecuencia se producen problemas de visión que con el tiempo no remiten, sino que van a más.

Es cierto que el queratocono no solo aparece por este motivo, de hecho no se saben cuáles son los verdaderos motivos, y se cree que hay algún componente genético que la puede propiciar. Esto es así porque casi un 10% de los pacientes con queratocono tienen un familiar con la enfermedad, apuntan desde la Sociedad Española de Oftalmología.

Los peligros del sol para los ojos de las personas mayores

Otros riesgos

Por otro lado, hay que resaltar que frotarse los ojos puede tener otras consecuencias. Entre ellas facilitar las infecciones en la zona. En concreto, podemos favorecer la aparición de conjuntivitis. Este problema se resuelve fácilmente aunque es molesto pues genera escozor y esto puede llevar a que nos queramos a su vez frotar más los ojos. Hay que ser precavidos pues es muy contagiosa y precisamente el contacto con las manos es un factor de transmisión.

Las alergias pueden generar picor en esta parte del rostro. Al igual que el ojo seco o incluso la fatiga visual, que incitan a veces a que adoptemos este hábito. Sin embargo, hemos de saber que no nos va a proporcionar alivio ninguno aunque lo repitamos una y otra vez. Lo mejor que podemos hacer en estos casos es acudir al alivio de algún colirio o gotas para los ojos. El oftalmólogo nos indicará cuál es más apropiado según el origen del picor.

0

No hay comentarios ¿Te animas?