Preguntas

¿Son más propensas las personas mayores a padecer tensión ocular?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Viernes 20 de septiembre de 2019

2 minutos

Se desconocen las causas de la presión ocular alta, sin embargo, su riesgo aumenta con la edad

Son más propensas las personas mayores a padecer tensión ocular

La presión ocular alta se refiere a la fuerza que hacen los fluidos que contiene el ojo en su interior. Dentro de este hay un líquido llamado humor acuoso que lo nutre y mantiene su transparencia. A veces, por diversos motivos, este sufre alteraciones aumentando la tensión ocular y con ello el riesgo de tener otros problemas de visión más importantes como, por ejemplo, el glaucoma, que implica una lesión en el nervio óptico irreparable.

La presión en el ojo

La presión en el ojo es normal, de hecho es necesaria para que funcione correctamente. El humor acuoso tiene que mantener un equilibrio entre su producción y su eliminación, pero si esto no sucede, es decir, si se acumula o no se evacua bien, la presión intraocular se incrementa, de modo que el nervio óptico se ve presionado. La consecuencia es un aumento en las probabilidades de tener problemas de visión. Una presión intraocular elevada supone un mayor riesgo de sufrir glaucoma. Según los expertos, cuando esta supera los 21 milímetros de mercurio (mmHg), las posibilidades de desarrollar esta patología son muy altas.

No hay un motivo claro para determinar por qué se altera la tensión ocular. Se cree que puede influir la edad, ya que algunos expertos vinculan esta anomalía a un aumento del estrés oxidativo, algo que sucede a medida que se cumplen años. A más radicales libres, más probabilidades de que aumente esta circunstancia y que aparezcan patologías oculares.

Además de la edad, hay otros elementos que favorecen un aumento de los radicales libres, por ejemplo, el tabaco, una alimentación desequilibrada o la contaminación medioambiental.

Presión ocular alta revisión oftalmólogo

Revisiones para prevenir

Este trastorno no genera ningún síntoma. Normalmente acudimos al experto cuando presentamos problemas en la visión y ya puede ser tarde. Es por ello que a partir de los 45-50 años, los oftalmólogos recomienda revisiones oculares con cierta frecuencia. Además, si se detecta una tensión ocular inapropiada, existen colirios o gotas específicas según el trastorno que poseamos.

Por otro lado, para prevenir el aumento de la tensión ocular, es recomendable introducir en la dieta sustancias ricas en antioxidantes, como frutas y verduras que contengan vitamina C, B1, caroteno o licopeno. También hay que limitar el consumo de sal o azúcares refinados, frecuentes en alimentos procesados o bollería industrial.

0

No hay comentarios ¿Te animas?