Preguntas

¿Qué debes hacer si te pica una avispa o una abeja?

Teresa Rey

Sábado 16 de marzo de 2019

2 minutos

Primero hay que lavarse con agua y jabón y observar que no haya una reacción alérgica

Qué debes hacer si te pica una avispa o una abeja (Bigstock)

Una picadura de avispa o abeja es algo que puede sucedernos cuando menos nos lo esperemos. Si se produce de forma aislada y no somos alérgicos, cosa que solo descubriremos después de que nos hayan clavado el aguijón, en un principio no es algo que deba preocuparnos. En una situación normal sufriremos unas molestias algo incómodas, pero que tienen solución. En el caso de ser alérgicos la cosa se puede complicar, pero reaccionando a tiempo también hay tratamiento.

Cuando te pican

El primer síntoma que tendremos es un dolor molesto acompañado de picor. A veces aparecerá una leve inflamación y rojez. En personas con más sensibilización que otras puede que la hinchazón y el prurito duren más tiempo, pero esto no implica riesgo en el caso de producirse otras picaduras, aclaran en la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

En estos casos, la primera acción que hay que hacer es lavarse la zona con agua y jabón y comprobar si el aguijón sigue en la piel. Si es así deberemos sacarlo usando unas pinzas desinfectadas. A continuación podemos aplicar algún antimicrobiano para evitar infecciones y si queremos reducir la inflamación basta con recurrir a algo frío. Si el prurito es muy intenso, existen productos en la farmacia que ayudan a aliviarlo.

Cómo saber si somos alérgicos

En el caso de ser alérgicos presentaremos prurito y erupciones en otras zonas alejadas de la picadura. En algunas ocasiones, se pueden experimentar mareos, vómitos, dificultad para respirar y pérdida de conciencia.

Es entonces cuando debemos ir inmediatamente al médico o al servicio de urgencias. En esta situación se aplica un tratamiento de inmunoterapia. Las vacunas que se emplean para las picaduras de abejas y avispas son muy efectivas, matizan los expertos. Contienen el veneno del himenóptero que nos haya agredido y responsable de la reacción alérgica. Además, logran que la alergia desaparezca y que el paciente no vuelva a presentar síntomas ante una nueva picadura. Su efectividad es superior al 95% y se puede probar mediante una repicadura espontánea o controlada en el hospital, aclaran en la Seaic.

El test de la repicadura debe hacerse en un medio hospitalario con monotorización y control, ya que puede producirse una reacción alérgica leve. Una vez realizado, permite comprobar la curación del paciente de una forma eficaz porque se hace con el veneno específico del insecto desencadenante de la alergia y con toda la cantidad máxima que pueden introducir en nuestro organismo tanto abejas como avispas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?