Preguntas

¿Es la lúcuma un ‘superalimento’ adecuado para sustituir el azúcar blanco?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 3 de marzo de 2020

3 minutos

Se trata de una fruta procedente de Perú que se suele utilizar para endulzar algunos platos

Es la lúcuma un ‘superalimento adecuado para sustituir el azúcar blanco

La lúcuma es una fruta de dimensiones pequeñas (mide alrededor de diez centímetros) originaria de Perú, que responde al nombre de Pouteria lucuma. Proviene de los valles andinos de este país, y según varios hallazgos arqueológicos su consumo era bastante frecuente entre los pueblos preincaicos, además del uso de la madera del árbol al que pertenece. Este se caracteriza por un tener un tronco cilíndrico que puede llegar a alcanzar los quince metros de altura.

Para endulzar postres

Se cultiva en distintas partes de Suramérica, siendo Perú el principal productor, aunque también lo trabajan en Bolivia y en Costa Rica. La fruta tiene una apariencia similar al aguacate y destaca por su composición nutricional. Se puede consumir de forma natural, pero también se puede encontrar en presentaciones de harina y polvo.

Su uso culinario está adquiriendo cierto prestigio entre la cultura occidental porque se puede emplear como sustituto del azúcar, de modo que se está incorporando en algunos platos como edulcorante natural. De hecho, en la gastronomía peruana se utiliza para endulzar muchos postres en concreto para elaborar helados, dulces y golosinas varias, flanes y yogures, entre otros platos de repostería.

Esta propiedad junto a sus cualidades nutricionales, están provocando un auge de su consumo. Y aunque es cierto que la lúcuma es un buen alimento, los expertos recomiendan siempre ser precavidos con estos productos catalogados como “superalimentos”, pues en numerosas ocasiones muchos de sus supuestos beneficios para la salud necesitan de un aval científico más consolidado. Por lo tanto, respecto a estos aspectos positivos que se propagan en relación a su consumo hay que mostrarse cauteloso. Esta fruta deber incorporarse en nuestra alimentación como el resto de los alimentos, es decir, de una manera equilibrada y como un elemento más de una dieta sana.

Lucuma en polvo

De la lúcuma podemos encontrar dos variedades, una se llama palo, con un sabor más fuerte y áspero, y la conocida como seda, cuya textura es más suave. Ambas poseen un atractivo color entre amarillo y anaranjado, y desprenden un olor agradable. La variedad de palo es la que suele emplear para elaborar la harina al ser más áspera, mientras que la otra es la que se tiende a ingerir de forma natural.

Por lo tanto, tenemos la opción de consumirla de forma natural como una fruta más o de usarla como un ingrediente para endulzar algunos de nuestros preparados a través de los distintos formatos en los que se presenta para este fin. Se puede encontrar en polvo, para la elaboración de helados, yogures y otro tipo de postres, y también en harina.

Propiedades

Entre sus propiedades nutricionales destacan sus vitaminas y minerales, además de ser fuente de hidratos de carbono y azúcar. Es por ello que se le atribuyen cualidades energizantes. Destaca por alto contenido en fósforo y calcio, de hecho por cada 100 gramos de pulpa fresca hay 26 gramos de fósforo y 16 gramos de calcio. En menos proporción está el hierro, que solo posee 0,4 gramos, pero es una cantidad que también hay que considerar. Si la tomamos en harina estos micronutrientes duplican o triplican sus proporciones. Al mismo tiempo cabe destacar que posee cualidades antioxidantes.

El hecho de disponer de estos minerales es positivo por ejemplo para la salud de los mayores, ya que la ingesta de calcio y fósforo contribuye al fortalecimiento de los huesos. Ambos son los dos elementos de estas características más presentes en el cuerpo humano. Pero hay que tener en cuenta que a partir de los 50 años la masa ósea comienza a deteriorarse y disminuir en grosor. Por lo tanto, la dieta se torna clave pare impedir que se produzca un déficit de estos minerales. El calcio es vital para el funcionamiento de los músculos, los nervios y los músculos. En el caso del fósforo, destacar que interviene en la mineralización ósea, la producción de energía y en la conservación y reparación de las células y los tejidos.

Jarabe de maíz, dextrosa, melaza...todo es azúcar

De entre las vitaminas que la componen destaca la vitamina A, pero es más preciada por la B3 o niacina, a la que se relaciona con el aparato digestivo, la piel y los nervios. Además, es importante para la transformación de los alimentos en energía. En general, es rica en todas las vitaminas del complejo B, que ayudan a la formación de glóbulos rojos. No hay que olvidar que la falta de vitaminas B12 y B6, pueden dar lugar a la aparición de una anemia.

Pese a que su contenido en glúcidos puede hacer pensar que esta fruta podría contribuir a un aumento de peso, según los expertos si se incorpora de una forma equilibrada no ha de ser así. Además, destaca que contiene fibra, por lo que contribuye a que un buen funcionamiento del aparato digestivo. De modo, que podemos incorporarla como sustituto del azúcar para la elaboración de algunos postres o simplemente la podemos ingerir como una fruta más dentro de nuestra dieta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?