Alimentación

Postres ricos y saludables para combatir los excesos calóricos

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 18 de enero de 2020

3 minutos

Si te viene bien bajar algún kilo, con estas recetas podrás hacerlo de la manera más dulce

Postres dulces con las calorías justas

El sobrepeso y la obesidad son, en la mayoría de los casos, la consecuencia de un balance positivo entre la energía disponible en nuestro organismo, obtenida a través de los alimentos, y el gasto que hacemos de la misma en nuestras actividades diarias. Es por eso que, como explica la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion), cualquier programa que tenga como objetivo bajar de peso debe dar la vuelta a ese balance, disminuyendo la ingesta calórcia y/o aumentando el gasto, principalmente mediante el ejercicio.

¿Te has pasado con las grasas y los azúcares estas navidades?

Se estima que las comidas tradicionales propias de diciembre, unidas al mayor consumo de dulces típicos y el abandono de hábitos saludables, como la práctica deportiva moderada, hace que ganar entre dos y tres kilos durante las navidades sea algo bastante habitual. Por eso, si tu abdomen ha crecido más de lo previsto, no está de más llevar a cabo las recomendaciones que señala la doctora Marisa Calle, coordinadora del Programa Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon), que recuerda que no es necesario someterse a una estricta dieta depurativa ni tampoco dejar de comer, algo que puede poner en riesgo el equilibrio nutricional.

Aumentar la ingesta de líquidos, retomar la actividad física y reducir el consumo de azúcares y grasas es suficiente para lograr que, poco a poco, el organismo del adulto mayor se recupere de los excesos.

Postres dulces para no sumar calorías

¿Tienes que renunciar a los postres?

Los expertos señalan que una dieta equilibrada se basa en la ingesta de cantidades moderadas de un alimento, al menos, cinco veces al día. No debes saltarte ninguna comida ni tampoco eliminar platos determinados. Si eliges bien, puedes hacer las comidas más fuertes del día de manera completa, sin que en ellas falte un rico postre dulce. Aunque siempre procurando que no te aporte calorías extras.

Frutas ricas y variadas preparadas de manera original, yogures desnatados bien batidos, flanes ligeros, gelatinas súper hidratantes o pasteles a base de verduras, que te sorprenderán con un dulce sabor, son algunas de las opciones más interesantes.

Ideas sencillas para llevar a tu mesa

Aunque no seas un experto repostero, hay un sinfín de recetas con ingredientes naturales, llenos de buenas propiedades, que te van a ofrecer un estupendo final de comida con las calorías justas, para que disfrutes sin sumar kilos.

La fruta siempre es una buena elección, pero si estás un poco cansado de tomar siempre lo mismo, opta por prepararlas a la brasa. Aunque te resulte algo extraño, prueba a poner unos minutos, en una plancha bien caliente y antiadherente, unos gajos de manzana, unos tacos de piña natural o unas rodajas finas de plátano. Bastará con que les des un par de vueltas. Luego combina los trozos en una brocheta y saborea cada uno de ellos bañándolos, previamente, en yogur natural desnatado y batido. Una saludable tentación que cerrará cualquier comida con un buen sabor de boca.

Postres dulces para no sumar calorías

Si lo que te apetece es tomar una porción de pastel sin sentir remordimientos, con esta tarta de queso baja en calorías puedes darte un capricho de vez en cuando. Mezcla con la batidora 250 gramos de queso cremoso de untar light, unos 200 gramos de yogur natural, dos huevos y una cucharada pequeña de harina de repostería. Mientras, precalienta el horno a unos 180ºC. Cuando tengas la mezcla con una textura homogénea, introdúcela y deja que el pastel coja forma. Dependiendo del horno, tardará en subir unos 40 o 50 minutos. Pasado este tiempo, deja que se enfríe y añade, por encima, una fina capa de mermelada de frambuesa sin azúcares añadidos.

Para los que quieran tomar postres perfectos para dietas hipocalóricas, los mousses son una excelente opción y el de limón, el mejor. Puedes preparar uno ligero y cremoso mezclando el jugo del cítrico y parte de la ralladura de su cáscara con requesón. El sabor te sorprenderá.

También tienes que batir 8 claras de huevo con una cucharadita de edulcorante. Por otro lado, exprime dos limones grandes y mezcla su zumo con solo cuatro yemas y la ralladura. Disuelve también, al fuego, medio sobre de gelatina neutra y deja que se enfríe. Añádela a las yemas. Por último, bate de nuevo las claras para que ganen firmeza e incorpora 200 gramos de requesón. Liga ambas preparaciones, realizando movimientos envolventes, y reparte el resultado en copas. Déjalo en la nevera hasta el momento de degustarlo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?