Preguntas

¿Cómo se puede tratar el incómodo exceso de sudoración?

Victoria Herrero

Domingo 8 de marzo de 2020

2 minutos

El sudor se manifiesta especialmente en las manos, axilas, pies o en la zona púbica

Sudor excesivo (bigstock)

El exceso de sudor o hiperhidrosis es una "enfermedad benigna que provoca una transpiración excesiva inesperada", explican desde la clínica dermatológica Ivalia. Una molestia que no solo se traduce en una evidencia física, sino que a nivel emocional puede afectar a la calidad de vida de los pacientes ya que puede llegar a resultar incómodo a la hora de relacionarse con otras personas.

Así, esta sudoración excesiva se manifiesta, especialmente, en las palmas de las manos y de los pies, las axilas o las ingles. Incluso en ocasiones más graves se desprende un olor no muy agradable, bromidrosis, provocado por bacterias que descomponen el sudor y esa piel mojada.

Causas de una sudoración excesiva

Según señalan estos expertos, no existe una causa única y muchas veces esa cantidad de sudor se debe a cuestiones genéticas o a situaciones de nerviosismo, ansiedad, estrés o por una infección por hongos o bacterias. Por ello, lo mejor es acudir al médico si notas que sudas más de lo normal para que determine el origen y posibles tratamientos para tu caso. 

¿Qué tratamientos hay? 

Si se trata de un hecho puntual, un día de mucho calor o un acontecimiento por el que estemos especialmente nerviosos, no hay que darle más importancia. Sin embargo, si se ha convertido en algo habitual y molesto quizá va siendo hora de acudir al médico y poner una solución. 

Por descontado que hay que llevar una higiene muy minuciosa, especialmente cuando ese sudor viene acompañado de mal olor. En este caso, se recomienda emplear productos que tengan clorhexidina o bien soluciones antitranspirantes o incluso cremas con clindamicina o eritromicina para que no quede ni rastro de ese incómodo hedor. 

Otros tratamientos

Además, existen otra serie de tratamientos, más caros, para los casos más llamativos de hiperhidrosis. Así, una de las técnicas llamada iontoforesis consiste en usar la corriente eléctrica para introducir en la piel unas sustancias que logran inhibir ese sudor, sobre todo en la zona de las axilas.

En otro de los tratamientos se emplea el bótox para controlar esa sudoración excesiva. En esta solución indolora solo se usa algo de anestesia en los pies y manos, que se realiza de forma ambulatoria. Por último, incluso se puede llegar a realizar una pequeña intervención subcutánea para eliminar de forma definitiva las glándulas sudoríparas de una zona concreta.

1
Jordi Hace 3 meses
La alergia al sudor es otro problema muy serio que no tiene una explicación científica, la sudoración excesiva por suerte tiene solución.