Salud

La mitad del equipamiento de los hospitales españoles está obsoleto, según un estudio

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 8 de enero de 2020

3 minutos

Según un informe, la antigüedad de este tipo de aparatos se ve en espacios públicos y privados

La mitad del equipamiento de los hospitales españoles está obsoleto, según un estudio

Nuestro Sistema Nacional de Salud es uno de los mejores del mundo, según algunos estudios como el que cada año realiza Blooomberg (@business) para comprobar la calidad asistencial y la eficiencia en este sentido. Un informe que mide estos parámetros a través de la esperanza de vida, el gasto en salud per cápita y el peso relativo del gasto sanitario sobre el PIB.

Sin embargo, estos datos chocan con otra investigación realizada por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (@fenin_es), en este caso relativa a la dotación tecnológica de nuestros centros sanitarios. Y es aquí donde no podemos presumir demasiado, ya que la mitad de nuestros hospitales, como confirman estos investigadores, tienen equipos que están ya obsoletos. Sobre todo en lo que se refiere a los aparatos de tomografía computarizada, que son los que hacen un examen de diagnóstico por imágenes para detectar enfermedades y que en el 34% de los casos ya han cumplido los 10 años.

Cifras todas ellas que sitúan a España entre los peores puestos a nivel de la Unión Europea y solo por detrás de las Repúblicas Bálticas. En términos más claros, para los autores de este informe esto supone "un riesgo tanto para los pacientes como para los profesionales sanitarios que trabajan con ellos debido a ese mal mantenimiento".

La mitad del equipamiento de los hospitales españoles ha cumplido ya una década

Una realidad que no entiende de centros públicos o privados

Desde esta asociación insisten en que esta situación no encuentra apenas diferencias según la titularidad del hospital o el espacio médico. Así, tras analizar la antigüedad de 13 aparatos de diversas familias de tecnología sanitaria, se llegó a la conclusión de que se "mantiene el deterioro de la tecnología española por la obsolescencia".

Una observación que se llevó a cabo en todas las comunidades autónomas salvo en Cantabria, La Rioja, Navarra y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde los datos eran muy reducidos como para sacar una conclusión fiable. Del resto, las que necesitan una mejora de equipamiento son Castilla La Mancha y Extremadura. El caso contrario a las más innovadoras en este sentido: Asturias y Baleares.

Hablamos de aparatos que no cumplen con los baremos establecidos para tal fin y que establecen las instituciones europeas. Así, lo deseable sería que en esa dotación sanitaria el 60% de los equipos que se utilizan tengan menos de 5 años y otro 30% no hayan cumplido la década. A juicio de este criterio, la edad máxima para usar este tipo de tecnología en el ámbito hospitalario no debería sobrepasar este lapso de tiempo

Todo lo contrario a lo que sucede en nuestro país, donde esa caducidad se muestra sobre todo en herramientas y aparatos que ofrecen una terapia de calor, los que se usan como soporte vital, los empleados en labores de radiología, monitorización, resonancias magnéticas o mamógrafos.

"El déficit de inversión acumulado en los pasados años ha provocado un perfil tecnológico donde los equipos obsoletos superan en más de 5 veces el máximo recomendado en muchas de las administraciones regionales. Por tanto, estamos ante un deterioro relevante que provoca una situación insostenible", recuerdan estos fabricantes de tecnología aplicada a la salud. Empresas que solicitan tanto la renovación de este tipo de dotaciones como el establecimiento de un grupo de técnicos especialistas que revisen estas herramientas, sobre todo en los centros con mayor número de pacientes.

Equipamiento en el hospital

Aparatos de última generación

Para ir paliando poco a poco esta situación, en lo que a equipamientos se refiere iniciativas como la llevada a cabo por Amancio Ortega son más que bienvenidas. Nos referimos a la inyección de más de 300 millones de euros que el empresario textil donó a la sanidad pública de nuestro país para la compra de nuevos equipos oncológicos.

Un dinero que se destinará para costear la compra de casi 300 aparatos de última generación para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. Y es que, gracias a esta novedad tecnológica, los especialistas pueden ser más precisos a la hora de detectar la enfermedad antes de tiempo y facilitar tratamientos más adecuados.

Unos avances que también se pueden extrapolar a otro tipo de dispositivos. Con nuevos equipos para hacer tomografías, radiografías y mamografías, como explican los autores del estudio, se emitirían menores dosis de radiación, además de ofrecer un mayor confort al paciente, ya que el resultado se obtendría en menos tiempo. 

Este tipo de donaciones, reconocen desde la federación, hacen mucho por mejorar nuestra sanidad tanto pública como privada, "pero solo supone una especie de parche que no arregla la dramática situación".

En este sentido, vuelven a reiterar "la necesidad urgente y prioritaria de desarrollar un plan de acción que permita el reemplazo del equipamiento obsoleto no recuperable, actualizando los equipos anticuados y garantizando un mantenimiento del parque de equipos sanitarios de forma planificada”. Una petición que lanzan tanto al ejecutivo central como a los gobiernos autonómicos y que han valorado en unos 1.600 millones de euros de inversión en los próximos 4 años, si queremos revertir la actual situación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?