Sociedad

Pasar el Drake a los 78, cruzar a nado el Atlántico con 56... La relación de 20 mujeres con el mar

Antonio Castillejo

Miércoles 16 de octubre de 2019

10 minutos

El nuevo libro de Ana Alemany, 'Mujeres de los mares', repasa una veintena de historias fascinantes

Pasar el Drake a los 78, cruzar a nado el Atlántico con 56... La relación de 20 mujeres con el mar: 'Mujeres de los mares'

Alicantina de nacimiento y madrileña de adopción, Ana Alemany estudió Derecho en la Facultad de Valencia y completó sus estudios con un MBA en la Escuela de Negocios de Madrid. La lectura y la escritura han sido sus compañeros durante años, y los viajes, la piedra angular de su escritura. Coordinó la publicación del libro Todos los caminos llevan a India, en el que participaron 30 protagonistas y es autora de Todos los caminos llevan a los Polos, ahora acaba de publicar Mujeres de los Mares (Ediciones del Viento).

El mar es el inicio de la vida y el futuro del planeta y a pesar de los daños que el ser humano viene causando a los océanos, este libro es un canto de optimismo. Una compilación de semblanzas de un grupo de mujeres que han hecho del mar su razón de vivir. Deportistas, científicas, artistas, aventureras, que con su esfuerzo y entusiasmo han alcanzado la excelencia en sus distintas actividades, y que nos hacen creer que aún hay esperanza.

En su nuevo libro Ana Alemany nos recuerda que la Tierra es en realidad ese planeta azul en el que el 70% de su superficie está cubierta de agua y sin embargo sólo se ha explorado el 10%. “Mares y océanos son tan grandes que la gente todavía no tiene conciencia de que es tan inmenso que es muy difícil de abarcar”, explica Ana. 

Ana Alemany, autora de Mujeres de los mares"

Fotografía: Ana Alemany

La Luna, Marte y la Fosa de las Marianas

La realidad es que el hombre ha sido capaz  de llegar a la Luna y mandar una sonda a Marte, pero aún no hemos conseguido descender a la Fosa de las Marianas y es que “conocemos mejor la superficie de la Luna que sólo han pisado una docena de hombres, que el fondo de nuestros océanos. Hasta ahora al hombre le ha llamado la atención la tierra y no los mares, y no entiendo por qué, porque ahí está el futuro de nuestro planeta”.

Este libro, de alguna manera, es la continuación natural del anterior sobre mujeres en los polos. “Allí  me encontré con que todas las mujeres que lo protagonizan hablaban de su experiencia al cruzar el estrecho de Drake en su camino hacia la Antártida, allí donde confluyen tres océanos que siempre están enfadados, el Atlántico, el Pacífico y el Antártico. Me hablaban de esto con temor pero sobre todo con fascinación y fue entonces cuando se disparó mi interés. De hecho, Pepita Castelví, la mujer a la que debemos la base española en la Antártida, me contó que fue con 78 años para grabar un documental y se encontró con el peor Drake de su vida pero que resultó ser absolutamente maravilloso. A partir de ahí me di cuenta de lo poco que sabemos de los océanos”.

Aunque el libro no es feminista, la autora se ha centrado en las mujeres para escribirlo. “Quería darles visibilidad. Cuando hablas de Sylvia Earle todo el mundo dice que es Jaques Cousteau en mujer y no es así Cousteau es Cousteau y Earle es Earle. No hay diferencia por ser hombre o mujer, pero lo cierto es que cualquiera conoce a Jacques Cousteau y muy poca gente a Sylvia Earle”, se lamenta Alemany .

Su modus operandi a la hora de planificar un libro siempre es el mismo, siempre empieza igual, “haciendo un listado de mujeres relacionadas con el tema que estoy tratando y me encuentro con personajes como la norteamericana Jennifer Figge que con 56 años decide cruzar a nado el Atlántico por etapas y en varios años y como ella hasta una veintena de mujeres extraordinarias relacionadas de una u otra manera con el mar que han aportado su granito de arena, o mejor de sal, para acercar estos grandes desconocidos que son los océanos a nuestras vidas”. 

Una vez confeccionada la relación, Alemany decidió distribuir a sus protagonistas en seis grupos: Mujeres de la nobleza, ONGS, mujeres trabajando, mujeres deportistas, mujeres y fauna marina y mujeres estudiosas de los océanos.

Mujeres de la nobleza

Sylvia Earle

Fotografía: Sylvia Earle

Este grupo está encabezado por “la gran Sylvia Earle, la dama de las profundidades, 'su majestad de los mares', el referente mundial del cuidado de los océanos”. Al recibir el premio Princesa de Asturias de la Concordia 2018 por su lucha por la protección de las aguas marinas, que en el Mediterráneo comenzó por las Islas Baleares, declaró: "Un mundo sin océanos es un mundo sin nosotros".

Andrea Marshall

Fotografía: Andrea Marshall

Junto a ella aparece Andrea Marshall, “la indiscutible reina de las mantarrayas. Nadie sabe más que ella de estos animales hasta el punto de que ha descubierto una nueva especie de estos animales que miden siete metros cuando extiende sus alas”. La propia Marshall ha explicado que "los océanos todavía tienen mucho que ofrecernos, tantos secretos que revelar. Debemos continuar la investigación, la exploración y la conservación. Ahora, más que en cualquier otro momento de la historia, tenemos la oportunidad de convertirnos en exploradores y embajadores de esa maravillosa frontera líquida".

Eugenie Clark

Fotografía: Eugenie Clark

Eugenie Clark también forma parte por derecho propio de esta peculiar nobleza, la llaman la 'reina de los tiburones', los ha estudiado, ha inventado un repelente contra ellos y dedicó toda su vida a estos animales "con tan mala fama a causa de sus poderosas mandíbulas y afilados dientes pero que de ningún modo son esa especie de  asesinos que nos ha hecho creer el cine”, explica Alemany.

Haenyeo. 'Las mujeres del mar'

Fotografía: Haenyeo, 'Mujeres del mar'

Cierra este capítulo la comunidad Haenyeo, literalmente 'Mujeres del mar', las ancestrales buceadoras de la isla surcoreana de Jeju. “Era imprescindible contarlas entre la nobleza porque llevan ahí desde hace siglos, buceando, pescando, regulando vedas…”, aclara Ana Allemany de estas mujeres cuya tradición se remonta al año 434 aunque no es hasta el siglo XVII cuando aparece la primera mención escrita de las buceadoras. En el siglo XVIII, ya habían superado en número a los varones y convirtiendo la industria pesquera en una industria controlada por las mujeres.

ONGS

En este apartado Ana Alemany incluye a Organizaciones No Gubernamentales “que no son las típicas, porque a esas ya las conocemos”. Empezando por la más humilde, la de la española Ana María García Segarra “que está en Chile y junto a dos pescadores locales ha creado una ONG de avistamiento de cetáceos y me pareció maravilloso que se pueda codear con la Oceanic Global de Lea d’Auriol, que es una organización a nivel mundial y cada vez que realiza un evento reúne a gente de la ONU y a Susan Rockefeller con el objetivo de cuidar los océanos”.

Escultura de Angela Pozzi

Fotografía: Ángela Pozzi

También encontramos en este apartado a Angela Pozzi, una mujer que hace esculturas de hasta cuatro metros exclusivamente con los plásticos que arroja el océano. "Su ONG se llama Washed Ashores y sus esculturas son maravillosas, fascinantes. Además es arte comunitario porque desde 2010 ya han participado más de 10.000 voluntarios y han logrado sacar del mar 70 toneladas de plástico".

Mujeres estudiosas de los océanos

Águeda Vázquez

Fotografía: Águeda Vázquez

Este grupo lo conforman la física de los océanos Águeda Vázquez, que da clase en el Colegio de Ingenieros de Cádiz y organiza expediciones porque es medidora de datos in situ. Ahora mismo está centrada en el fenómeno de los hervideros en el estrecho de Gibraltar que "tiene un gran tránsito de barcos y en consecuencia es muy importante detectar estos hervideros que son zonas de varios cientos de metros sobre la superficie del mar donde se forman unas ondas por la confluencia del Mediterráneo y el Atlántico que hacen como si el agua estuviera hirviendo. Es algo muy peligroso para la navegación y por eso quieren detectar por qué se producen para poder anticiparse a ellos”.

Beatriz Ayala

Fotografía: Beatriz Ayala

Beatriz Ayala está en la World Wildlife Fund (WWF) y centrada en dos aspectos, por un lado quiere crear “un santuario de cetáceos entre Fuerteventura y Lanzarote”, la zona de mayor concentración de estos animales en toda España. Y por otro lado quiere crear en la isla del Hierro “un parque natural cien por cien marino que sería el primero en Europa”.

Carlota Escutia

Fotografía: Carlota Escutia

Carlota Escutia es paleoclimatóloga. La paleoclimatología es la ciencia que estudia el clima que había hace 50 millones de años para poder predecir lo que va a suceder en el futuro. “Desde que la tierra existe, se intercalan periodos glaciares de mucho frío e interglaciares, más cálidos. De hecho, hace 50 millones de años no había había casquetes polares, surgieron hace 34 millones de años, y la Antártida estaba repleta de coníferas y baobab, algo que se ha sabido tras hacer prospecciones de hasta más de 2.000 metros. De esta forma podemos predecir lo que va a suceder más adelante que, por cierto, va a ser bastante regularcito”.

Sara Purca

Fotografía: Sara Purca

Cierra este apartado de mujeres estudiosas de los océanos Sara Purca (investigadora del Instituto del Mar del Perú) que ganó en 2018 el Premio L’Oreal - UNESCO por su labor en Perú y que ahora está dedicada a dividir las playas por metros cuadrados que va tamizando grano a grano para separar las partículas de plástico, porque “no olvidemos que el plástico no es biodegradable pero sí es fotodegradable, se deteriora con la luz pero no llega a desaparecer, se reduce a partículas de micra. Esas partículas, que recoge Purca, caen al agua y son ingeridas por los peces que luego comemos nosotros e incluimos el plástico en nuestras dietas

Mujeres Trabajando

Lola Higueras

Fotografía: Lola Higueras

Lola Higueras y Pilar Luna son dos pioneras de la arqueología subacuática. Lola es española y fue la primera mujer, y durante muchos años la única, en ejercer esta disciplina en nuestro país desde 1970 cuando ingresó en el Museo Naval y se creó esta división. Y a la mexicana Pilar le sucedió prácticamente lo mismo en su país y tiene el sobrenombre de ‘azote de los cazatesoros’ porque jamás cedió ante estas actividades. “De hecho la famosa compañía Odyssey Marine Exploration ha ido detrás de los buques por los que ha peleado Pilar, sobre todo dos de la flota española, Nuestra Señora del Juncal y el Santa Teresa que naufragaron en el Golfo de México el año 1630 cuando regresaban a España cargados de oro. Por su parte, Lola ha cubierto más de 2.000 expedientes de embarcaciones españolas hundidas en aguas de nuestro país, de América, de Asia. Pueden parecer muchos, pero la UNESCO estima que aún hay tres millones de pecios por localizar”, explica Ana.

Pilar Luna

Fotografía: Pilar Luna

Por su parte, Isabel Alcober es nuestra cablera más famosa, una mujer que tiende y en su caso repara cables submarinos. “El usuario, por ejemplo de Internet, no lo nota. En cuanto se detecta la alarma el personal de urgencias está ya movilizado, es como un baile sincronizado en el que todos deben ponerse a trabajar y nadie puede permitirse un fallo. Son 24 horas al día trabajando en turnos de ocho en los que no dejan  de funcionar los robots submarinos de control remoto. Es la única cablera en España”, nos cuenta Alemany.

 Amber Jackson y Emily Callahan - BLUE LATITUDES

Fotografía: Amber Jackson y Emily Callahan, fundadoras de Blue Latitudes

También trabajan en el mar Amber Jackson y Emily Callahan, fundadoras de Blue Latitudes, que tienen menos de 30 años y se dedican a transformar plataformas petrolíferas en arrecifes artificiales. “Cuando una plataforma se queda obsoleta solo puedes desmantelarla, algo carísimo, o transformarlas en arrecifes taponando los orificios de salida del petróleo y cortando la parte que sobresale del agua. Una vez hecho esto, con sus trajes de neopreno se zambullen y empiezan sus estudios medioambientales, ecológicos, biológicos… Estas dos mujeres montaron su empresa en el año 2015 y en 2018 ya figuraban en la Lista Forbes como dos de las 30 mujeres menores de 30 años más influyentes en el sector energético”, relata Alemany.

Mujeres deportistas

Theresa Zabell

Fotografía: Theresa Zabell

En este apartado Alemany ha situado dos nombres Zabell y Figge. Theresa Zabell, la regatista española de origen británico que conquistó el oro olímpico en Barcelona 1992 y Atlanta 1996 y montó la Fundación Ecomar para la defensa y transmisión de valores que ha encontrado en los mares. Además, lleva ya más de diez años con un proyecto de limpieza de playas en el que ya han participado más de dos millones de chavales para concienciar a todos de que el mar no es ningún basurero.

Jennifer Figge

Fotografía: Jennifer Figge

Jennifer Figge que con 56 años cruzó a nado el Atlántico "por etapas y en varios años, sin ataduras de ningún tipo ni jaulas antitiburones. Su hijo le pidió como regalo de cumpleaños que dejase de fumar y cuando lo hizo, comenzó a practicar deporte, primero maratones hasta que las lesiones la llevaron a la piscina y la piscina la llevó al océano. Durante la travesía la atacaron tiburones e incluso una ballena, pero no abandonó ni cuando se enfrentó a olas de nueve metros", expica Alemany.

Mujeres y la fauna marina

Covadonga Orejas

Fotografía: Covadonga Orejas

Empezamos esta sección con Covadonga Orejas que se dedica al cuidado de los corales de profundidad. “Los corales pueden parecer arbolitos o plantas, pero son unos animales muy antiguos que han soportado todo tipo de transformaciones de los océanos. Sin ellos desaparecería gran parte de fauna marina que tiene su hábitat entre los corales. Parece que no hacen nada y son un poco sosos pero son importantísimos y un gran indicador del estado del agua”, aclara Ana Alemany

Ángeles Alvariño.

Fotografía: Ángeles Alvariño

Ángeles Alvariño era nuestra oceanógrafa más importante y experta en zooplancton que nos dejó en 2005. Fue la primera mujer que embarcó en un buque oceanográfico inglés con una beca del British Cuncil. Para Ana Alemany “fue la mejor en su campo, de hecho en 2007 hicieron en Estados Unidos hicieron la enciclopedia de los mil científicos más importantes e influyentes de la historia y en ella figuran tres españoles, Severo Ochoa, Ramón y Cajal y Ángeles Alvariño. Es un auténtico referente mundial en el mundo de la oceanografía”, asegura Ana Alemany.

Laura Prieto

Fotografía: Laura Prieto

Laura Prieto, investigadora del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía​ (ICMAN), es una de las mayores expertas en medusas de España. Todos los veranos la llaman para que date la población de medusas que suelen estar en el Atlántico, “pero que cuando pasan al Mediterráneo crean muchísima alarma social y producen un serio impacto socioeconómico. Su trabajo es anticiparse a la llegada de las colonias de medusas y en especial con las medusas de carabela portuguesa”, cuenta Ana.

Shannon Swanson

Fotografía: Shannon Swanson

Por último, Shannon Swanson, fotoperiodista y ecóloga social marina, fue nombrada por National Geographic aventurera del año 2017 para reconocer todo el trabajo de recuperación marina que ha hecho durante años. “Ahora está estudiando la espiga azul, un pez que apareció en la segunda parte de la película Buscando a Nemo y que como era muy mono y muy gracioso, su población está siendo terriblemente esquilmada”, advierte Ana Alemany.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?