Sociedad

La DGT alerta sobre lo que nunca debes de hacer si tienes que parar tu coche por una avería

65ymás

Jueves 10 de octubre de 2019

1 minuto

Reglas básicas a seguir por los conductores

La DGT alerta sobre lo que nunca debes de hacer si tienes que parar tu coche por una avería

La Dirección General de Tráfico (@DGTes) ha difundido en sus redes sociales las reglas básicas que deben seguir los conductores ante una situación imprevista, como una avería, un accidente o la pérdida de la carga y así evitar riesgos, así como lo que nunca deberían de hacer.

DGT

Sobre lo que no se debe de hacer, la DGT alerta a los conductores de que no invadan la calzada. En este punto, además es muy importante asegurarse de que los ocupantes del vehículo se encuentren fuera de la vía. Tráfico recuerda que el año pasado, 149 personas murieron atropelladas en vías interurbanas, un 45% más que el año anterior.

La DGT también advierte que en caso de que haya que efectuar un cambio de rueda, nunca se haga invadiendo la calzada, ni siquiera parcialmente. Se recomienda llamar a asistencia en carretera y que se encarguen de la incidencia.

Además, señala que en autopistas y en autovías la acción de remolcar un vehículo siempre debe de hacerlo una grúa. Excepcionalmente, en otras vías, un vehículo puede remolcar a otro hasta un lugar seguro, siempre en condiciones de seguridad.

Cómo detenerse con seguridad

Detenerse con seguridad

Tras advertir de lo que nunca se debe hacer, la DGT explica cómo hay que detenerse correctamente. Las reglas básicas son:

1.- Detener el vehículo fuera de la calzada y de la vía siempre que sea posible. En autopista o autovía, sal por la primera salida disponible.

2.- Señaliza la presencia de tu vehículo con los triángulos. Sitúalos a 50 metros por delante y detrás (vías de doble sentido) y de forma que sean visibles a 100 metros.

3.- Advierte de que tienes un problema con las luces de emergencia. Si es de noche, activa también las de posición.

Desde la DGT puntualizan que una actuación correcta ante una situación imprevista no solo puede salvar la vida a quien lo haya sufrido, sino también la del propio auxiliador. Y destaca los tres pasos a seguir que no se deben olvidar: Proteger, Avisar y Socorrer (PAS). 

0

No hay comentarios ¿Te animas?