Cultura

Batalla del Vino de Haro, la contienda menos cruenta y más divertida

Carlos Losada

Foto: Turismo de La Rioja

Lunes 24 de junio de 2019

2 minutos

El 29 de junio, día de San Pedro, se celebra esta fiesta tras de la romería a los Riscos de Bilibio

Batalla del Vino

El vino forma parte de la cultura mediterránea y, claro está, de la española. Esta bebida milenaria es sinónimo de alegría y para comprobarlo no hay más que acudir a la Batalla del Vino que se celebra en Haro con motivo de las fiestas de San Pedro el 29 de junio.

Una tradición que se convirtió en patrimonio

Como el propio nombre indica, en la Batalla del Vino el objetivo es empapar de estos caldos a los contrincantes, de tal modo que todo el mundo termina con el característico color entre granate y morado que dejan las manchas de vino tinto.

Batalla del vino

Como bien es sabido, Haro es una de las localidades que alberga más bodegas de la Denominación de Origen de La Rioja, así que no es de extrañar que el vino haya adquirido tanta importancia en su cultura y sus festejos.

¿De dónde viene esta fiesta?

Aunque desde 2011 sea considerada una Fiesta de Interés Turístico Nacional, sus orígenes se encuentran en la algarabía y el jolgorio que la ingesta de vino provocaba en los participantes de la romería que los vecinos de Haro realizaban y realizan hasta la ermita de San Felices situada en los cercanos Riscos de Bilibio.

De acuerdo con la tradición, la gente de Haro debe subir hasta ella cada 29 de junio para colocar el pendón que evita que pase a ser propiedad de Miranda de Ebro (Burgos). Así que después de esta “liturgia”, los harenses o jarreros, comían y bebían, claro está, vino. La alegría se desbordaba y un buen día a alguien le dio por mojar a un amigo. Esto comenzó a ser repetido cada año por un mayor número de jarreros y poco a poco se fue instaurando como una tradición. La Batalla del Vino había comenzado.

Batalla del Vino

La normas de la Batalla del Vino

Para participar en esta curiosa contienda hay una serie de normas que el Ayuntamiento de Haro explica en su web de un modo divertido:

  • Vestir de blanco, con el pañuelo rojo típico de fiestas.
  • Conseguir manchar de vino al vecino lo más rápido y mejor que puedas.
  • Usar armas homologadas, como botas, botellas (que no sean de vidrio), sulfatadoras, calderos, pistolas de agua y cualquier otro recipiente que pueda albergar líquidos.
  • Mientras dura la contienda, no hay que dejar de reír y cantar.
  • Si ves a alguien que aún le quede una parte de su vestimenta en blanco, será tu objetivo preferente.
  • No te fíes de nadie, tus conocidos serán tus primeros enemigos.
  • Los músicos de las charangas no dejarán de tocar mientras quede vino.
  • Si ves que la gente está sentada comiendo caracoles o chuletillas al sarmiento, es que la batalla se ha terminado y ha empezado el almuerzo.
0

No hay comentarios ¿Te animas?