Sociedad

La DGT revela cuáles son los trucos que no funcionan para eludir un control al volante y cuáles sí

María Bonillo

Foto: Europa Press

Miércoles 27 de abril de 2022

5 minutos

Los efectos del alcohol aparecen desde el primer momento, afectando las capacidades de conducción

La DGT revela cuáles son los trucos que no funcionan para eludir un control al volante y cuáles sí Foto: Europa Press
María Bonillo

Foto: Europa Press

Miércoles 27 de abril de 2022

5 minutos

Hay muchos mitos acerca de lo que podemos hacer para conseguir pasar un control de alcoholemia al volante, algunos trucos que se ha demostrado que tienen nula eficacia. Lo que es cierto es que el alcohol, o cualquier tipo de droga, y la conducción no son una buena combinación en ninguna circunstancia, sin importar lo que hagamos y creamos que puede ayudar a que eso no sea detectado y no tenga consecuencias.

Así lo ha recordado la Dirección General de Tráfico (DGT) a través de su cuenta oficial de Twitter, en la que ha desmentido algunos de estos "trucos" que definitivamente "no funcionan" para eludir un control de drogas. 

Seguramente, más de uno lo hayamos escuchado, como esperar 1 o 2 horas antes de ponernos al volante, tomar granos de café, bebidas energéticas o limón, beber agua, hacer deporte, sudar o dormir un rato. Nada de esto sirve realmente, solo estaremos corriendo un riesgo y poniendo en peligro a otros usuarios en la vía. 

Así, la DGT ha señalado qué es lo que sí funciona para evitar dar positivo en un control de drogas: "No consumirlas si vas a conducir" y "Esperar mínimo 5 o 6 horas". De esta forma, sí estaremos evitando riesgos. 

 

¿Cómo afecta el alcohol en la conducción?

Aunque la Ley de Tráfico especifica que al volante puedes conducir con una tasa mínima de alcohol, la DGT recuerda que "por mucho que te creas en pleno uso de tus facultades físicas y mentales, beber alcohol afecta a tu capacidad de conducción", y advierte que "bajo sus efectos nada de lo que veas, oigas o sientas será real". 

 

 

Según indica la Ley sobre Tráfico, se dará positivo al superar los 0,5 gramos por litro en sangre (0,25 mg/L en aire espirado). Sin embargo, si el conductor tiene menos de dos años el carnet o es algún profesional, esta cantidad se reduce aún más hasta los 0,3 g/L de alcohol en sangre (0,15 mg/L en aire).

El grado de alcoholemia se calcula dividiendo los gramos de alcohol puro ingeridos por el peso (en kilos) del bebedor multiplicado por 0,7 (0,6 en las mujeres, cuya tolerancia al alcohol es menor). Los efectos del alcohol aparecen desde el primer momento, incluso con tasas inferiores a las permitidas para conducir. Hay que tener en cuenta que el cuerpo metaboliza el alcohol despacio y en función de las características de cada persona (peso, enfermedades, medicación...) tardará horas en eliminarlo. 

En este sentido, la DGT explica que desde 0,3 y hasta 0,5 (que se alcanza con 2 cañas o dos vinos) ya se incrementa el tiempo de reacción, aparecen los problemas de coordinación y se subestima la velocidad. Al superar 0,5 gr/l de alcoholemia, los problemas de visión comienzan, y si este grado asciende de 0,8, surgen graves problema de atención, coordinación y fuerte somnolencia. A partir de 1,2 gr/l de tasa de alcohol en sangre (0,6 en aire espirado), la conducción se considerará delito, penado con entre 3 y 6 meses de prisión.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor

  • Etiquetas
  • DGT