Sociedad

La espera para enterramientos e incineraciones en Madrid vuelve a tiempos habituales

65ymás

Miércoles 29 de abril de 2020

2 minutos

El número de fallecidos está acercándose "a las cifras normales en estas fechas"

La espera para enterramientos e incineraciones en Madrid vuelve a tiempos habituales

Aquellos madrileños que perdieron a un familiar durante los peores momentos de la crisis del COVID-19 tenían que esperar en torno a los tres o cuatro días para las cremaciones, si bien el descenso actual de fallecidos ha reducido esa espera a "tiempos habituales" de un día, han informado fuentes municipales a Europa Press.

Y es que el número de fallecidos en la ciudad de Madrid está acercándose "a las cifras habituales en estas fechas", aunque "todavía sigue por encima de la media". La funeraria municipal va adaptándose a esta nueva situación "adecuando los medios materiales y humanos a la misma, manteniendo el servicio en base a la demanda requerida".

Pese a que la Empresa Servicios Funerarios de Madrid no tuvo demasiados problemas con las inhumaciones (entierros), sí lo tuvo con las cremaciones, por lo que se firmaron acuerdos para incinerar fuera de la capital por la elevada demanda, "pero en estos momentos ya no es necesario".

En la misma línea, Parcesa ha informado de que "después de varias semanas en las que las funerarias de la Comunidad de Madrid se han visto desbordadas por el incremento de fallecidos debido al COVID-19, las unidades de cremación con las que se cuenta en Madrid capital y en el resto de la Comunidad, permiten atender a las familias sin retrasos en la realización de incineraciones".

Las instalaciones existentes en Madrid y las que tiene esta empresa funeraria en la Comunidad de Madrid (el Tanatorio Parcesa La Paz de Alcobendas, el Tanatorio Parcesa M40 y el Tanatorio Parcesa Villalba) están en condiciones de proporcionar a los allegados del fallecido "una despedida digna en el plazo de 24-48 horas".

Una vez superada la saturación que han sufrido las empresas funerarias en las últimas fechas, se vuelve a estar en condiciones de prestar sus servicios dentro de los plazos habituales, que en ningún caso deberían superar las 48 horas.

Tal y como marcan las autoridades sanitarias, se están realizando entierros en sepulturas y nichos con un máximo de tres acompañantes para evitar acumulaciones y garantizar unas condiciones seguras en el último homenaje. Igualmente, hasta tres miembros de cada familia pueden acudir a ver el comienzo de la cremación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?