Sociedad

Se casa en una residencia de mayores para que su abuela pueda presenciar la ceremonia

65ymás

Viernes 16 de octubre de 2020

1 minuto

La pareja cambió los planes de su boda a causa de las restricciones impuestas por el Covid-19

Residencia

Kirsten Haigh y Steven Shoemaker, son una joven pareja de San Francisco que estaba decidida a casarse. "Estábamos planeando tener una gran boda en Costa Mesa el 6 de septiembre a la que acudirían de 100 a 150 invitados", confiesa el novio a la CNN.

Hasta aquí tgodo normal. El problema llego, una vez más, de la mano de la covid-19 que hecho por tierra todo lo que durante meses llevaba preparando la pareja. 

Y es que para Kirsten era fundamental que su abuela, Jerry Goss, de 89 años asistiera a la ceremonia de su matrimonio, pero las restricciones impuestas para frenar el avance de la pandemia la impedían abandonar la residencia en la que vive para estar presente en la boda.

Así que Kirsten y Steven decidieron que 'Si la montaña no va a Mahoma, ... Mahoma iría a la montaña' y tomaron la decisión de cambiar absolutamente los planes y casarse en la residencia Park Vista Health Center donde reside la abuela y hacer así realidad la ilusión de su nieta.

Boda en la residencia

"Tuvimos conciencia de lo que lo que realmente importaba estaba aquí y preguntamos al centro si podíamos casarnos en el aparcamiento, porque su ventana da al aparcamiento", explicó la novia antes de aclara que "por supuesto, obtuvimos mucho más".

Ese "mucho más" consistió en que la residencia se puso a disposición de las familias de los contrayentes para que la pareja tuviese una boda, dadas las circunstancias, verdaderamente especial.

Boda en la  esidencia

Se confeccionó una reducida lista de invitados en la que solo se encontraban los parientes más cercanos de los novios y el hermano de Steven fue quien ofició la ceremonia.

Además, el evento se realizó en el jardín del centro donde se colocaron sillas  a dos metros de distancia una de otra para garantizar la seguridad. Y Jerry, la abuela de la pareja, ocupó el sitio de honor en la primera fila desde donde disfrutó emocionada del enlace de su nieta.

Tras el enlace, Jerry declaró que le hubiese gustado que Kirsten hubiese tenido la boda con la que siempre había soñado pero que el momento había sido realmente mágico y estaba muy agradecida por haber podido estar allí.

0

No hay comentarios ¿Te animas?