Sociedad

Una mujer lleva su móvil a reparar porque sus hijos no le contestan, y esto es lo que sucede

María Bonillo

Foto: Youtube

Viernes 14 de enero de 2022

3 minutos

El técnico arregló su problema, que en realidad no tenía nada que ver con el teléfono

Una mujer lleva su móvil a reparar porque sus hijos no le contestan, y esto es lo que sucede
María Bonillo

Foto: Youtube

Viernes 14 de enero de 2022

3 minutos

Son muchas las historias que vemos en las redes sociales, en la televisión, que leemos en los periódicos y que nos conmueven, en su mayoría protagonizadas por personas mayores cuyas familias intentan animar o devolverles el cariño que recibieron de ellos a base de actos generosos que acaban por sacarnos una sonrisa incluso a quienes simplemente observamos desde fuera. Pero también hay algunas tristes, aunque, como esta, terminen bien. 

Esta mujer de Ciudad de México acudió a una tienda para que los técnicos le arreglasen el teléfono porque desde hacía más de un año sus hijos no le contestaban. "El móvil no funciona, porque ¿cómo no me van a hablar mis hijos?", le explicó al técnico que, enternecido, la ayudó arreglando su problema, que en realidad no tenía nada que ver con el móvil

En el vídeo, difundido en redes sociales y que ha acumulado miles de reproducciones, está basado en hechos reales y muestra cómo la mujer acude a la tienda y el primer dependiente le pide directamente 1.500 pesos (unos 65 euros) por arreglar su teléfono, sin siquiera mirarlo. Es una cantidad que la mujer no puede pagar, pero antes de que pueda marcharse, otro chico que está al lado le pide que se acerque. 

A estas alturas, la mujer ya está llorando de desesperación. "Yo lo que quiero es hablar con mis hijos", dice, a lo que el chico le asegura que él se lo reparará y que no debe preocuparse por el precio. "No se preocupe, déjemelo aquí. Por el precio ni se preocupe", responde. 

Una vez que la mujer se marcha, y tras revisar el teléfono, el dependiente averigua cuál es el verdadero problema y llamó al hijo de la mujer. Tras explicarle la situación y que lo único que quiere su madre es poder hablar con ellos, le pide un favor: "No sé si puede hacerle ese milagro. Le doy mis datos y todo por si quiere venir a verla".

El milagro se hizo y la mujer apareció otro día del brazo de su hijo para recuperar su móvil reparado. Pero el dependiente prefirió guardar el secreto: "No le entraban las llamadas", le explicó, y sin pedirle dinero a cambio, le devolvió su teléfono.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor