Sociedad

¿Recuerdas a la oveja Dolly? ¿Se siguen clonando seres vivos?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Viernes 5 de julio de 2019

4 minutos

Aunque la ciencia ha seguido avanzando, todavía no se ha experimentado con seres humanos

Oveja Dolly
Carlos Losada

Foto: Bigstock

Viernes 5 de julio de 2019

4 minutos

Este viernes 5 de julio se cumplen 23 años del nacimiento de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado de la historia –por científicos del Instituto Roslin (Escocia)– a partir de una célula adulta. Posiblemente recuerdes la historia de la famosa oveja, ya que se abría un nuevo horizonte en el campo de la genética, algo que solo había sido tratado en películas y libros de ciencia ficción.

El futuro parecía haber llegado. Dolly sobreviviría hasta el año 2003 y solo fue el primer paso dado por los investigadores en la clonación de animales. No en vano, según podemos leer en BBVA Open Mind, George Seidel, profesor emérito de la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos) y biotecnólogo experto en reproducción animal, afirma que la técnica de Transferencia Nuclear de Células Somáticas (SCNT) se está utilizando para “recrear un semental o macho de cría valioso, incluso haciendo una copia antes de que el animal muera”.

Monos y... ¿mamuts?

Asimismo no hay más que echar un ojo a las nuevas noticias que van aparciendo, como el hecho de que algunos investigadores del Instituto de Neurociencia (ION) de la Academia China de Ciencias (CAS) hayan logrado la clonación de 5 monos a partir de un ejemplar clonado genéticamente.

Y eso no es todo, se está trabajando en tareas más complicadas como la clonación de un mamut lanudo desaparecido hace unos 10.000 años. Los encargados de este proyecto son unos investigadores japoneses que han explicado sus avances en la revista Scientific Reports a partir de un ejemplar que ha permanecido congelado y que debió morir hace aproximadamente 28.000 años. Eso sí, todavía no se sabe si será posible.

Estudio de genética

¿Y la clonación humana?

Según el National Human Genome Research Institute (NHGRI) “desde una perspectiva técnica, la clonación de seres humanos y otros primates es más difícil que la de otros mamíferos. Las dos proteínas esenciales para la división celular, conocidas como proteínas fusiformes, están ubicadas muy próximas a los cromosomas en los óvulos primates. Por consecuencia, la extracción del núcleo del óvulo para hacer espacio para el núcleo del donante también elimina las proteínas fusiformes, interfiriendo así con la división celular”.

Dejando de lado la clonación reproductiva y hablando de clonación terapéutica, esta “consiste en crear un embrión clonado para el único propósito de producir células madre embrionarias con el mismo ADN que la célula donante”, explican en el NHGRI. Y añaden: “Estas células madre pueden usarse en experimentos realizados con el objetivo de entender enfermedades y desarrollar nuevos tratamientos. A la fecha, no hay pruebas de que embriones humanos hayan sido producidos para clonación terapéutica”.

Esta utilización entronca con el componente ético que tiene la clonación de personas. Como explican perfectamente en este instituto, “la clonación reproductiva presentaría la posibilidad de crear a un ser humano que sea genéticamente idéntico a otra persona que haya existido anteriormente o que todavía exista. Esto pudiera estar en conflicto con antiguos valores sociales y religiosos acerca de la dignidad humana, infringiendo posiblemente en los principios de libertad, identidad y autonomía individual. Sin embargo, algunas personas argumentan que la clonación reproductiva podría ayudar a parejas estériles a lograr su sueño de convertirse en padres. Otras personas consideran la clonación humana como una manera de evitar el pasar un gen nocivo hereditario en una familia sin tener que hacer pruebas de detección o selección embrionaria”.

Sobre el autor:

Carlos Losada

… saber más sobre el autor