Sociedad

Segundas oportunidades: cinco historias de mayores que demuestran el valor de la solidaridad

Beatriz Torija

Martes 26 de julio de 2022

11 minutos

Mayores con mucho que aportar: Segundas oportunidades, por Reale Seguros

Segundas oportunidades: cinco historias de mayores que demuestran el valor de la solidaridad. foto: bigstock
Beatriz Torija

Martes 26 de julio de 2022

11 minutos

Una oportunidad es, según el diccionario de la Real Academia Española un ‘momento o circunstancia oportunos o convenientes para algo’. Una segunda oportunidad, sin embargo, es mucho más. Su significado trasciende su propia definición. “Segundas oportunidades” es la sección en 65YMÁS con la que Reale Seguros ha querido poner el foco sobre cinco historias extraordinarias, protagonizadas por cinco personas sorprendentes. Personas mayores, algunos de ellos ya jubilados, otros aún no. Pero todos muy activos y dando un sentido muy especial a lo que es una segunda oportunidad.

La jubilación, una segunda oportunidad

La jubilación no es el principio del fin de la vida, sino una segunda oportunidad para que las personas hagan todo aquello que se propongan. No hay mejor ejemplo de ello que Manuel Marino, lleva 13 años jubilado, pero no para. Es voluntario en dos organizaciones sin ánimo de lucro, Grandes Amigos, que trabaja contra la soledad no deseada de las personas mayores y SECOT, de formación y asesoramiento impartido por profesionales retirados. Jubilados que ponen su experiencia al servicio de la sociedad y del tejido productivo.

“La sociedad no se da cuenta de la cantidad de cosas que hacen las personas mayores. Están aportando a la sociedad algo que no es visible, o que la gente no quiere ver. Sobre todo, la juventud, que tiene la idea de que el jubilado es una persona ociosa que no hace más que detraer unos recursos económicos importantes” explica Manuel Marino, uno de esos mayores para los que la jubilación ha supuesto una segunda oportunidad.

Reale secot
Foto: Manuel Marino, voluntario en SECOT

 

Julio Quirós, vicepresidente de la Sociedad Humanitarios de San Martín, en Moreda de Aller, Asturias no está aún jubilado, aunque lo estará pronto. Concretamente en diciembre. “Para mí, una segunda oportunidad va a comenzar ahí”, cuenta. “Va a ser el poder realizar todas las actividades que quiero, poder destinar y manejar mi tiempo en todo aquello que durante 39 años de actividad profesional he tenido que ir compaginando y, al final, pues no le puedes dedicar tanto como querrías. volcarme en Humanitarios de San Martín y en todas sus actividades, que hasta ahora no he podido hacerlo a mi entera satisfacción. Esa es mi segunda oportunidad”.

El poder del teatro para cambiar vidas

Elena Cánovas es dramaturga, funcionaria de prisiones ya retirada y fundadora y directora de la compañía Teatro Yeses, formada por presas. Tampoco ella ha dejado de trabajar con la jubilación. “Me he jubilado. Lo que pasa es que no he notado la curva de la jubilación porque yo sigo trabajando” nos cuenta. “Quizá ahora lo llevo más a mi manera. Lógicamente cuando era funcionaria tenía que fichar como todo el mundo y tenía los rigores de estar trabajando. Ahora me dirijo yo. Digamos que yo sé el tiempo que tengo que invertir, yo me organizo, y entro con libertad total a la prisión”.

Para ella, una segunda oportunidad tiene que ver con el cambio que produce en las presas el teatro. “Lo más bonito es ver el proceso, cómo avanzan, el proceso de estar tan mal y ver cómo van adquiriendo una dignidad y un sentido de la vida, de respeto, de solidaridad, como les sube la autoestima” explica. “A veces las funcionarias me dicen, ‘oye, estas llegan muy chulitas al módulo’, porque llegan, así como con unos aires, y yo les digo que no y le quito importancia. Pero la realidad es que alimento esa actitud, que se sientan distintas y que están haciendo algo importante, algo que tiene una proyección en el exterior y que ellas forman parte de eso tan especial. El teatro es una cosa maravillosa” cuenta Elena con emoción.

Teatro Yeses nació como un simple taller ocupacional y hoy es una compañía de teatro profesional, con textos propios y montajes importantes, giras por toda España y también fuera, con prestigiosos premios, como el MAX, colaboraciones importantes y el respeto de la profesión y del público. Y cientos de vidas cambiadas, porque el teatro tiene capacidad terapéutica y liberadora para las presas, les proporciona autoestima y herramientas para valerse por sí mismas. Les da una segunda oportunidad.

Compañía Yeses, una segunda oportunidad a las presas a través de la interpretación: “el teatro cura”. Foto: Teatro Yeses

Representación antigua de una obra de teatro de la compañía Yeses, formada por mujeres presas, en la cárcel de Yeserías

Cuando el cáncer afecta a un niño, golpea toda la familia

Superar un cáncer brinda, sin lugar a dudas, una segunda oportunidad en la vida, pero las segundas oportunidades también llegan para los familiares de los que han perdido a un ser querido por culpa de esta enfremedad.

Cuando quien supera el cáncer es un niño o un adolescente, la segunda oportunidad es para el niño o niña, pero también para sus padres y resto de la familia. Teresa González Herradas, presidenta de ASION, la Asociación Infantil Oncológica de Madrid, lo tiene claro: “Pagas un precio, efectivamente, pero hay que vivirlo como una segunda oportunidad. Conozco en ASION a muchísimas madres que sus hijos han superado el cáncer, han crecido, incluso han tenido hijos y tienen una vida plena. Con alguna secuela o dificultad, en algunos casos. Pero cuando te levantas por la mañana y te miras al espejo puedes decir ‘mi hijo está vivo’. Esa es una oportunidad que les da la vida a esas madres, y por supuesto a esos niños y adolescentes”.

“Aunque, de alguna manera, también nos la da a quienes hemos dejado a nuestros hijos en el camino”, prosigue Teresa. “Sí, esas segundas oportunidades también las tenemos incluso las familias que perdemos, porque es la única manera de dar sentido a algo tan terrible como perder un hijo”. Teresa González Herradas está volcada en cuerpo y alma a su actividad en ASION, una asociación, formada por familias que han pasado por la experiencia de tener un hijo o hija con cáncer infantil o adolescente, además de profesionales, voluntarios, personas y empresas. Ofrecen ayuda psicológica, social, educativa, ocio y rehabilitación de secuelas a niños, niñas y adolescentes afectados y a sus familias desde hace más de 30 años.

ASION, el apoyo de las familias con niños con cáncer: “Desde fuera lo más fácil es compadecerte”. Foto: Pablo Recio

Teresa González Herradas, presidenta de ASION

Dar una oportunidad a las mujeres más vulnerables

Rocío Nieto lleva más de 40 años, media vida, atendiendo a las mujeres más vulnerables, las mujeres prostituidas. Empezó cuando la prostitución era un tema tabú del que nadie se quería ocupar, y la sociedad miraba hacia otro lado. Con valentía, Rocío Nieto se acercó a estas mujeres excluidas, les habló de tú a tú, fue a buscarlas allí donde estaban, calles del centro de Madrid como Ballesta, donde fundó APRAMP, la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida. A lo largo de los años, se ha enfrentado al rechazo y a la incomprensión, pero no se ha detenido. Y con 77 años, Rocío Nieto no quiere ni oír hablar de jubilación. “Con mi edad, sigo trabajando. Por el momento, no entra en mis planes para nada. Mis ideas no envejecen”, asegura. También tiene muy claro lo que significa para ella una segunda oportunidad. “Consiste en dar a estas mujeres una oportunidad… que para ellas es la primera, porque no han tenido otra. Han llegado aquí de sus países de origen y la única oportunidad que han tenido es la esclavitud de prostituirse. Demos la oportunidad a esa mujer de salir de ahí y de darle un trabajo. Esa es la segunda oportunidad para mí, yo no pido para mí, yo he tenido oportunidades, aunque la mejor de todas ha sido la oportunidad de conocerlas”, asegura.

APRAMP, la lucha por sacar a mujeres de la calle: “Hoy no hay prostitución, sino trata y esclavitud”. Foto: Pablo Recio
Foto: Rocío Nieto, presidenta de APRAMP

 

El papel de Reale Seguros

Para el teatro Yeses, Reale Seguros ha supuesto una auténtica tabla de salvación. “Nuestros caminos se han cruzado en un momento crítico para la compañía de teatro. Estaba todo en el aire y teníamos dificultades para continuar”, nos cuenta Elena Cánovas. Después de casi 40 años sobre los escenarios atravesaba una situación crítica, agravada por la Covid19. A punto de cerrar sus puertas, el apoyo de Reale Seguros está permitiendo volver a levantar el telón. “Pilar Suárez-Inclán [directora de Comunicación Institucional y RSE en Reale Seguros] y ha sido como un ángel para nosotras. Es una mujer que tiene una gran sensibilidad social, que está volcada completamente. Supo de nosotras, vio el documental [documental YESES, realizado por Miguel Forneiro en 2018] y lo apoyó incondicionalmente. Y a través de este documental se percató de lo que supone esta experiencia”, nos cuenta Cánovas.

Para ASION, “como patrocinador, Reale Seguros nos apoya en nuestro programa psicosocial porque anualmente nos ofrece una cantidad económica importante para el mantenimiento de los hogares, para ayudas económicas a las familias más vulnerables y otro tipo de ayudas, nos cuenta Teresa Gonzáles Herradas. Pero Reale Seguros es para ASION algo más que un patrocinador. “Más allá de eso, es una empresa amiga que comparte muchos de nuestros objetivos y nos ayuda en otras actividades. Por ejemplo, en proporcionarnos espacios para hacer actividades propias o bien con los niños o bien de voluntariado, organiza actividades entre su propia gente para ayudarnos, colabora en días señalados para nosotros como el Día Internacional haciendo alguna actividad entre sus empleados o concienciando simplemente y dando difusión a nuestro trabajo. La verdad es que la sentimos siempre muy cerca, como colaboradora, como amiga y como empresa patrocinadora”, nos cuenta Teresa.

Humanitarios de San Martín: “Las cosas no funcionan por sí mismas, lo hacen gracias a las personas”
Foto: Julio Quirós, vicepresidente de la Sociedad Humanitarios de San Martín

 

En efecto, todas las personas con las que 65YMÁS ha hablado para realizar esta sección coinciden en algo. Reale Seguros es algo más que un patrocinador y su compromiso e implicación con los proyectos va más allá de la ayuda económica. “No es solo que económicamente nos apoyen, lo más importante es que es un apoyo que va mucho más allá” explica Rocio Nieto, presidenta de APRAMP. “El apoyo es contar con una empresa que nos consulta qué necesidades tenemos, qué podemos hacer, que nos ayuda a buscar a trabajo. Por ejemplo, nos ayuda a buscar trabajo para las mujeres” dice Nieto. “Siempre recordaré a Reale Seguros y su Fundación y a Pilar [Suarez-Inclán]. Para mí llegar hasta ahí y que me atendiera una persona con esa responsabilidad social fue maravilloso”, añade.

“A veces no son las aportaciones económicas” coincide a Julio Quirós, vicepresidente de Humanitarios de San Martín. “Valoramos mucho el que la ayuda no consista solamente en poner dinero, sino que haya una implicación que va más allá. Reale Seguros está muy presente en la Sociedad Humanitarios de San Martín con muchas de sus actividades, creo que encajamos perfectamente, y estoy tremendamente agradecido”.

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor