Tecnología

Potencia, vatios, lúmenes… todo lo que necesitas saber de las bombillas

Ignacio Casanueva

Jueves 26 de noviembre de 2020

1 minuto

Los datos que las definen, así como su categoría, influyen a la hora de hacerse con una u otra

Consejos para elegir bombillas de bajo consumo
Ignacio Casanueva

Jueves 26 de noviembre de 2020

1 minuto

Desde su invención en el siglo XIX, la bombilla ha pasado a ser un aparato fundamental en cualquier casa para llevar luz.
Las bombillas son un reflejo de la evolución de la sociedad, ya que de un aparato sencillo y “rustico” ha ido evolucionando en un aparato sostenible y eficiente, e incluso inteligente

Cuando vamos a comprar una bombilla ahora nos encontramos con una cantidad infinita de tipos en los que elegir. Lo primero será entender los datos que nos da la bombilla. Durante muchos años han sido los vatios los que guiaban nuestra compra guiándonos por cuánta luz daba una bombilla estándar: 40 o 60 vatios. Pero este indicador solamente aporta información sobre cuánta energía consume, no el nivel de brillo que da. Las nuevas bombillas se han diseñado para consumir menos, por lo que serán los lúmenes los que nos digan ese nivel de brillo. En definitiva:

lúmenes = brillo
vatios= energía

Hay veces en las que pensamos que vatios y potencia son diferentes cosas, pero las dos hacen referencia a lo mismo, al nivel de consumo de las lámparas.

Potencia, vatios, lúmenes… todo lo que necesitas saber de  las bombillas

 

 

Una vez que sabemos esto, ahora debemos fijarnos en las diferencias que hay entre los distintos bulbos que nos darán luz. En las tiendas podemos encontrar:

  • Lámparas incandescentes: su luz se produce cuando se calienta un filamento. Se caracterizan por el calor que emiten, y de hecho se desaprovecha toda la energía que necesita. Su precio barato es lo que las lleva a ser muy comunes, a pesar de que tienen una vida útil muy reducida.
     
  • Tras ellas encontramos a las halógenas: son focos pequeños con mucha potencia. Su rendimiento es muy parecido al de las incandescentes y su duración es parecida. A lo largo de los años han variado para llegar a dar hasta un 40% más de luz.
     
  • Fluorescentes: Utilizan una combinación de gases y sales que emiten luz cuando se conectan a una red eléctrica. Su principal característica es que consumen hasta un 80% menos que una incandescente y duran entre 6 y 20 veces más.
     
  • De bajo consumo: Son las hermanas de los fluorescentes porque utilizan la misma tecnología, pero en forma de bombilla.
     
  • LED: Son la alternativa actualmente. Su consumo y la cantidad de luz que emiten, a pesar de su precio más elevado, la han convertido en la reina del mercado. Su luz no se concentra en un único punto, y su duración supera en 50 la vida de su competencia.

Sabiendo todo esto, la próxima vez que se nos encienda la bombilla, ya podremos identificar todo lo que la detalla y si es la que mejor nos conviene en ese momento.

0

No hay comentarios ¿Te animas?