Cómo

Cómo cambiar una bombilla, precauciones y recomendaciones

Noelia Hontoria

Foto: Bigstockphoto

Viernes 23 de agosto de 2019

3 minutos

Cambiar una bombilla es fácil, pero necesitas tener en cuenta algunos puntos para evitar accidentes

Cómo cambiar una bombilla
Noelia Hontoria

Foto: Bigstockphoto

Viernes 23 de agosto de 2019

3 minutos

Cambiar una bombilla es algo muy sencillo y una de las tareas más habituales en un hogar. En un solo minuto puedes tenerlo hecho pero no debes olvidar que existen una serie de recomendaciones para cambiar una bombilla de forma totalmente segura.

Entre las complicaciones que podrían aparecer, se encuentran las electrocuciones, la rotura de la propia bombilla o las descargas eléctricas. No queremos ninguna de las tres.

Sigue estos consejos para cambiar una bombilla

Lo primero que tienes que hacer es desconectar la corriente eléctrica. Sería mejor que hicieras el cambio de la bombilla de día, de este modo, no necesitarías una luz alternativa para llevar a cabo la operación. Pero si tienes que cambiarla en un lugar sin ventanas o de noche, puedes utilizar una linterna o un pequeño farol a pilas o con batería. Lo importante es que el suministro eléctrico esté desconectado.

Una vez que hemos hecho esta acción por precaución, desenrosca la bombilla fundida del portalámparas. Normalmente el giro va hacia la izquierda y debes tener cuidado de no partirla. Si la bombilla está rota, utiliza unos guantes.

Bombilla

Para enroscar la nueva bombilla la encajamos en el portalámparas y giramos hacia la derecha. Comprueba que está bien apretada, ya que en caso contrario parpadearía. Vuelve a conectar el suministro y ya debería funcionar todo correctamente.

Si aún así continúa sin funcionar, es probable que el problema no esté en la bombilla, si no en el casquillo, en la lámpara, en los cables o en la propia corriente eléctrica. Puedes hacer pruebas cruzadas (por ejemplo, probando la bombilla en otras lámparas que acepten el mismo tipo o probando otro aparato en el mismo enchufe).

Cómo elegir la bombilla

Recuerda que no todos los tipos de bombilla te servirán. Tienes que fijarte en varios detalles. Lo más fácil es que cojas la bombilla fundida y la lleves a la tienda para que te den otra igual. Tendrás que valorar el tipo de rosca, la potencia, los vatios y la forma. Además, a gustos personales, puedes elegir el color y el tipo de ahorro energético.

Si estás acostumbrado a bombillas cálidas y coges una fría vas a notar bastante la diferencia, al igual que si tienes más bombillas en esa habitación, no deberías alternar entre uno y otro para no crear juegos de color raros.