Tecnología

Stalkerware: descubre qué es y si te están espiando

Leire Galceran

Foto: Big Stock

Jueves 21 de enero de 2021

5 minutos

Stalkerware: descubre qué es y si te están espiando
Leire Galceran

Foto: Big Stock

Jueves 21 de enero de 2021

5 minutos

En los últimos años, con la digitalización y el uso de Internet para cada vez más cosas, los intentos de estafa a través de esta vía se han multiplicado. Y es que los ciberdelincuentes han encontrado en Internet una gran herramienta para intentar robar nuestros datos, desde nuestros datos personales hasta nuestros datos bancarios. Una de las prácticas más populares en este sentido es el phishing, una táctica que consiste en enviar e-mails o mensajes aparentemente “oficiales” haciéndose pasar por otra persona o empresa para estafarnos y conseguir información nuestra de manera fraudulenta.

En este sentido, con los años van apareciendo nuevas tipologías de estafas o robos a través de Internet. Hoy os presentamos una especie de “robo” de nuestra privacidad: el “stalkerware”, también conocido como “virus del acosador”. Esta práctica no es una estafa como tal, pero sí que es una mala práctica que se desarrolla a través de Internet. Un “stalkerware” es una aplicación que utilizan algunas personas para espiar, mayoritariamente, a sus parejas, a quienes les instalan sin su permiso esta herramienta en su móvil y así pueden saber qué hacen, qué miran, con quién hablan… a través de su teléfono. Es decir, para poder instalar esta aplicación “espía” es necesario poder tener no solo acceso al móvil de esa persona sino también acceso a sus contraseñas de bloqueo (en caso de tenerlas). Una vez instalada, se vincula con el teléfono móvil de la persona espía y, a partir de entonces, esa persona empieza a recibir datos del teléfono de su “víctima”, como la ubicación, mensajes de texto, notificaciones de sus redes sociales, puede ver las fotografías y vídeos que toma con el móvil e incluso tener acceso a las llamadas y conversaciones que tenga esa persona. Todo un despropósito.

Estafa internet

Llegados a este punto, lo primero que a uno le pasa por la cabeza es si esto es legal. Y aquí reside uno de los principales problemas. Esta herramienta se diseñó pensada en el control parental, para que los padres pudiesen llevar un control del uso que le dan sus hijos al teléfono móvil y qué hacen con él. En este caso en teoría es legal, el problema viene cuando se utiliza con otros fines que no son estos, como por ejemplo espiar a nuestra pareja, una práctica completamente ilegal.

Esta práctica es complicada de detectar por el usuario que es víctima del stalkerware, ya que está diseñada para “espiar” y, por tanto, también para no ser detectada con facilidad. Además, todo el contenido que se obtiene de la “espía” se envía al teléfono del infractor/a y la información se guarda en servidores externos en Internet. No obstante, hay algunas maneras que pueden permitirnos detectar si estamos siendo víctimas de este tipo de prácticas. A continuación, os dejamos algunos consejos para detectarlas:

  • Una de las más claras es el comportamiento de nuestra pareja (o de otra persona en particular que no sea nuestra pareja). Si de repente esa persona empieza a conocer aspectos que no le habías comentado y que habías hablado con otras personas a través del teléfono, empieza a sospechar.
  • Si, además, vemos que nuestro teléfono se sobrecalienta en exceso y que la batería nos dura mucho menos de lo normal, también puede ser un indicador.
  • Una muy buena opción para descubrir si hemos sido víctimas de estas prácticas, tengamos algún indicio como los anteriores o no, es hacer un rastreo general de nuestro teléfono. Como última opción siempre podéis restaurar vuestro teléfono para que vuelva a los valores de fábrica, como si fuese nuevo y no tuviese nada instalado. Pero antes de llegar a ese momento, os recomendamos proteger vuestro teléfono, no revelar vuestras contraseñas a nadie, utilizar, por ejemplo, vuestra huella para acceder a vuestro teléfono o para descargar aplicaciones.
  • Además de esto, podéis revisar las aplicaciones que tengáis instaladas y si veis alguna sospechosa o que no habéis instalado vosotros, eliminarla y listo.

No es necesario obsesionarse con estos temas, pero siempre está bien tomar ciertas precauciones para intentar protegernos a nosotros mismos y proteger nuestra privacidad y toda la información que podamos tener en nuestros teléfonos.