Sociedad

Una brecha más… una España con residencias para mayores y otra sin ellas

Antonio Castillejo

Miércoles 30 de octubre de 2019

8 minutos

Castilla y León tiene una plaza residencial por cada 1.300 mayores. Ceuta, una cada 9.700

Las residencias de mayores, un negocio de 4.500 millones de euros al año

Dependencia 'low cost': las CCAA pagan a las residencias la mitad de lo que cuestan los servicios

A la brecha de género, salarial, patrimonial, digital, generacional, de las pensiones… habría que sumar también la de asistencia residencial. Lo cierto es que ni todas nuestras Comunidades y Ciudades Autónomas tienen la misma extensión, ni la misma población, ni la misma demanda de plazas en residencias de mayores, pero también es cierto que la persona que quiera o necesite ir a vivir en una residencia, bien sea pública o privada, tiene una oferta muy diferente según se encuentre en uno u otro de los territorios que conforman nuestro país.

Comunidades por encima y por debajo de la media

En España, viven 8.764.204 personas con 65 o más años y existen 366.633 plazas en residencias para mayores, lo que significa una plaza cada 24 personas posibles solicitantes. Pero según se ponga el objetivo, hay 11 Comunidades y Ciudades Autónomas por encima de esa ratio media y otras ocho por debajo, en ocasiones, escandalosamente por debajo.

Si en Melilla hay una plaza residencial por cada 2.700 habitantes con 65 años o más, en la vecina Ceuta se encuentra un ratio de una por cada 9.700 habitantes en el mismo tramo de edad. Si en Castilla y León por cada plaza hay 1.300 personas, en la Región de Murcia la proporción es de una por 4.400. Si en Aragón hay una plaza por cada por cada 1.500 personas, en la Comunitat Valenciana una por cada 3.500 habitantes que se encuentran en esta horquilla de edad.

Por Comunidades Autónomas, Andalucía cuenta con 1 plaza por cada 3.300 personas de 65 o más años; Aragón 1 plaza cada 1.500; Asturias 1 por cada 2.300; Baleares 1 por cada 3.200; Canarias 1 por cada  4.500; Cantabria 1 por cada 2.100; Castilla y León 1.300; Castilla-La Mancha 1 por cada 1.400; Cataluña 1 por cada 2.300; Comunitat Valenciana 1 por cada 3.500; Extremadura 1 por cada 1.800; Galicia 1 por cada 3.300; Comunidad de Madrid 1 por cada  2.300; Región de Murcia 1 por cada 4.400; Navarra 1 por cada 2.100; País Vasco 1 por cada 2.300; La Rioja 1 por cada 2.000; Ceuta 1 por cada 9.700; Melilla 1 por cada 2.700.

Número de plazas residenciales para la población de 65 o más años

1.Castilla y León una plaza por cada 1.300

2.Castilla-La Mancha una por cada 1.400

3.Aragón una por cada 1.500

4.Extremadura una por cada 1.800

5.La Rioja una por cada 2.000

6.Cantabria una por cada 2.100

6.Navarra una por cada 2.100

8.Asturias una por cada 2.300

8.Cataluña una por cada 2.300

8.Comunidad de Madrid una por cada  2.300

8.País Vasco una por cada 2.300

MEDIA ESPAÑOLA: una por cada 2.400

12.Melilla una por cada 2.700

13.Baleares una por cada 3.200

14.Andalucía una por cada 3.300

14.Galicia una por cada 3.300

16.Comunitat Valenciana una por cada 3.500

17.Región de Murcia una por cada 4.400

18.Canarias una por cada 4.500

19.Ceuta una por cada 9.700

La clave está en la financiación

Juan José García Ferrer, secretario general de la Federación LARES, que agrupa las asociaciones, centros y servicios de atención a los mayores sin ánimo de lucro, considera que "Castilla-La Mancha y Castilla León son las comunidades con mayor ratio porque son las únicas que están cerca de la media europea de recursos públicos. Pero todo depende de cómo se priorice ese tipo de recursos en el ámbito de las Comunidades Autónomas, porque hay regiones que no han priorizado tanto como otras"

"La financiación es el recurso más caro en servicios sociales. Hay, para financiar una administración como Guipúzcoa, 96 euros por día y persona, sin embargo en Extremadura son 40 euros, y es que el País Vasco tiene un concierto económico que le convierte en más rico que el resto de comunidades. Tiene el mayor PIB y esto hace posible que vía impuestos indirectos recaude más, tiene más dinero y más presupuesto y, en consecuencia, más capacidad de generar según que tipo de recursos. Y Navarra se va encaminando hacia lo mismo porque además, en su caso, el efecto frontera influye mucho, pero claro, en Andalucía, Castilla y León o Castilla-La Mancha, este tema es diferente".

Por su parte, Paca Tricio, presidenta de la UDP y del Comité Asesor de 65Ymás, también apunta que “esto es así” y que le “parece que como la financiación está transferida es muy posible que esta sea la causa de que haya tantas diferencias. Que haya esas diferencias según las distintas comunidades autónomas es una desigualdad más".

Los datos están ahí, son los que son, sólo hay que consultarlos y después calcular y sacar consecuencias. El estudio titulado Estadísticas sobre residencias: distribución de centros y plazas residenciales por provincia, elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS). Envejecimiento en red (EnR?)* tiene por objeto dar a conocer el número de centros y plazas residenciales por provincias y presentar una ratio de equipamiento de plazas respecto de personas de 65 y más años de cada comunidad autónoma.

Hoy, el 18,8% de los españoles tiene 65 o más años

Del informe se desprenden, entre otras, las siguientes diferencias. En España existen 5.378 residencias que ofrecen un total de 366.633 plazas. A pesar de que una persona de 65, por regla general, está mejor físicamente que una de 75 y ésta que una de 85, y lo normal sería que ésta estuviera mejor que una de 95, la cifra de plazas ofertadas entre residencias públicas y privadas se antoja un tanto escasa en algunas zonas si tenemos en cuenta que, según el INE, en España este tramo de edad se corresponde ya a un 18,8% de la población. Y no hay que olvidar que las previsiones son de que en 2031, dentro de tan sólo 12 años, llegará al 26,2%, si bien en algunas zonas como Asturias, ya se ha alcanzado en 2018 el 25%.

En la actualidad, por Comunidades Autónomas Cataluña encabeza el número de centros residenciales (1.006) y el de plazas ofertadas (61.537), en segundo lugar se sitúan las dos comunidades más extensas, Castilla y León (690 centros y 45.565 plazas) y Andalucía (626 centros y 41.865 plazas), seguidas de Castilla-La Mancha (474 centros y 26.364 plazas) y la Comunidad de Madrid (426 centros y 48.734 plazas).

En el lado opuesto (aparte de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla con dos centros cada una y 98 plazas en el primer caso y 318 en el segundo) nos encontramos con La Rioja (32 centros y 3.208 plazas), la Región de Murcia (57 centros y 5.125 plazas) y Cantabria (63 centros y 5.872 plazas).

Por otra parte, la misma división entre residencias públicas y privadas nos descubre que tenemos 267.240 públicas, el 73% del total, y 99.130 privadas, 27%. Juan José García Ferrer nos saca de dudas sobre cuántas personas ocupan plaza en las residencias públicas y en las privadas. "Yo siempre aconsejo para calcular con la mayor certeza posible esta cifra, multiplicar el número de plazas por 1,15, que es el índice de rotación, y se consigue el número de personas que pasan por cada sistema a lo largo del año". Según esto, por las residencias públicas españolas pasarían cada año 307.326 personas y por las privadas 113.999.

Pero, como ya se dijo, ni todos los territorios de España tienen el mismo tamaño y densidad de población y en la ratio medio en España de plazas ofertadas por cada 100 personas de 65 años o más es del 4,2.

Son 11 territorios por encima de esa media. Se encuentran de menos a más: País Vasco y Comunidad de Madrid (4,3), Cataluña (4,4), Asturias (4,6),  Cantabria (4,8), Navarra (4,9), La Rioja (5,0), Extremadura (5,5), Aragón (6,6), Castilla-La Mancha (6,9) y Castilla y León (7,6).

Y son 8 los territorios por debajo de la media nacional aparecen, también de menos a más: Ceuta (1,0), Canarias (2,2), Región de Murcia (2,3), Comunitat Valenciana (2,9), Andalucía y Galicia (3,0), Baleares (3,1) y Melilla (3,8).

Ratio del total de plazas ofertadas por cada 100 personas de 65 o más años:

1.Castilla y León: 7,6

2.Castilla-La Mancha: 6,9

3.Aragón: 6,6

4.Extremadura: 5,5

5.La Rioja: 5,0

6.Navarra: 4,9

7.Cantabria: 4,8

8.Asturias: 4,6

9.Cataluña: 4,4

10.Comunidad de Madrid: 4,3

MEDIA ESPAÑOLA: 4,2

12. Melilla: 3,8

13. Baleares: 3,1

14. Andalucía: 3,0

14. Galicia: 3,0

16. Comunitat Valenciana: 2,9

17. Región de Murcia: 2,3

18. Canarias: 2,2

19. Ceuta: 1,0

De todo esto se desprende que mientras Melilla, el territorio español menos poblado y con 8.474 habitantes mayores de 65 años, tiene un ratio de 3,8; Baleares tiene 3,1 para sus 171.103; Galicia y Andalucía, 3,0 para 666.939 y 1.387.002, respectivamente; Comunitat Valenciana, 2,9 para 926.737; Región de Murcia, 2,3 para 224.586; Canarias, 2,2 para 322.841; y Ceuta, 1,0 para sus 9.553.

En el otro extremo de la media nacional nos encontramos con País Vasco y la Comunidad de Madrid, que disfrutan de un 4,3 para sus 476.115 y 1.126.487, respectivamente; Cataluña, un 4,4 para 71.399.274; Asturias, 4,6 para 266.642; Cantabria, 4,8 para 122.213; Navarra, 4,9 para 124.513; La Rioja, 5,0 para 64.441; Extremadura, 5,5 para 217.951; Aragón, 6,6 para 280.365; Castilla-La Mancha, 6,9 para 379.695; y Castilla y León, 7,6 para 600.274.

Dos Españas

"Realmente hay dos Españas en cuanto a la financiación pública de los servicios y en cuanto a prestaciones que puede dar el sistema de dependencia que se determina por los criterios mínimos de acreditación, pero esos criterios mínimos son realmente insuficientes para conseguir el cuidado más adecuado para las personas", denuncia Juan José García Ferrer.

Por otra parte, el secretario general de Fundación LARES, asegura que "se trata de una realidad que está ahí y que hace que el principio de igualdad formalmente exista, pero en el fondo no es así. Todos no tienen los mismos derechos a la hora de ser cuidados por el sistema de dependencia sin pararse a mirar la Comunidad Autónoma en la que se vive. Un ejemplo concreto, una persona vive en Cantabria y se quiere marchar a una plaza residencial de otra Comunidad, a lo peor, directamente no tiene plaza residencial en el lugar al que va y aunque formalmente pueda trasladar su expediente de dependencia, materialmente se puede bloquear hasta durante un año ese traslado, porque no hay una plaza residencial para atender a esa persona".

En el mismo sentido, Paca Tricio insiste en que "todos los ciudadanos somos iguales ante la Ley, estemos donde estemos. La persona que está en Valladolid y se traslada a una residencia en Murcia porque tiene una situación especial con su familia o por lo que sea, no tiene ni que pagar más ni no encontrar una plaza residencial en la que le atienda en condiciones. Además, los mayores nos movemos, y mucho, entre otras cosas porque muchos tienen familia en muchas partes, y nadie tiene derecho a condenarte a estar en Madrid para siempre porque no encuentras plaza en una residencia de Cáceres y mucho menos a un precio distinto por el mismo servicio. Otra cosa es que fuera a una residencia que sea de más categoría y le proporcione más servicios que la anterior, en ese caso, lógicamente, podría ser más cara”.

"Este país tiene un serio problema. Y en cuanto se bajan escalones te das cuentas de que hay muchas dificultades. Pasó lo miso con el tema de la cartilla sanitaria que por fin se ha conseguido poder utilizar en toda España. Es lo mismo, porque la cartilla es válida en todo el territorio nacional,  como el DNI”.


* Los autores de Estadísticas sobre residencias: distribución de centros y plazas residenciales por provincia. Datos de julio de 2017 publicado en 2018 son: Antonio Abellán García, María del Pilar Aceituno Nieto y Diego Ramiro Fariñas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?