Actualidad

Familiares y empleados de una residencia se rebelan contra Cinta Pascual

Pablo Recio

Foto: Fundación Terra Vella

Viernes 11 de marzo de 2022

7 minutos

Se oponen a que la empresa de la presidenta de ACRA y CEAPs gestione su centro

Familiares y empleados de una residencia se rebelan contra Cinta Pascual
Pablo Recio

Foto: Fundación Terra Vella

Viernes 11 de marzo de 2022

7 minutos

Los familiares y trabajadores de la residencia pública de gestión privada Mossén Vidal Aunós (Barcelona) se han rebelado contra la empresa que administrará su centro y han entregado una carta a la Generalitat firmada por 105 familiares y 42 trabajadores, mostrando su descontento.

El motivo: denuncian que "no se han tenido en cuenta los intereses de los residentes" al otorgar la gestión a la compañía L'Onada Serveis (@LOnadaServeis). Esta empresa lleva 34 centros en Cataluña, muchos de ellos con plazas concertadas o públicos de gestión privada y es dirigida por la presidenta de la patronales de la Dependencia CEAPs (@cea_ps) y ACRA (@acragentgran), Cinta Pascual. 

Así, según cuenta a 65YMÁS María José Carcelén, familiar del centro y presidenta de la Coordinadora 5+1 (@CooResidencias), la anterior gestora del centro Mossén Vidal Aunós, la Fundación Vella Terra –que también forma parte de la patronal ACRA (la presidió entre 1989 y 2011)–, se había ganado la confianza de los familiares durante casi dos años de gestión, desde junio de 2020, y por esta razón, ninguno entiende por qué tienen que cambiar de dirección ahora. 

Y es que, según relata Carcelén, las familias recibieron en 2020 a la Fundación como un soplo de aire fresco, tras cuatro años de gestión "caótica" por parte de otras empresas. 

"Hasta 2016, la residencia, que es de la Generalitat, la dirigía la Fundación Vella Terra y no había ningún problema. De hecho, en esa época no nos preocupábamos. Pero ese año, la administración le adjudicó cinco centros, incluido este, a una filial de OHL y aquello fue horrible: no había personal ni toallas, todo estaba lleno de pelusas, etc. A raíz de esa situación, nos juntamos, montamos la Coordinadora y conseguimos que los echaran y no les renovaron. Eso sí, para entonces, los usuarios llevaban mucho tiempo sufriendo", contextualiza.

Y prosigue: "El problema fue que esto no acabó aquí, porque le dieron la concesión a EULEN y nada mejoró: en marzo de 2020 un familiar grabó cómo un gerocultor abusaba de su madre, otra le pegaba y un tercero se comía su desayuno. Y en la pandemia, fue también un destrastre, ya que el 87% de los residentes se contagiaron durante la primera ola. Así que haciendo presión, volvimos a conseguir que se les quitasen la gestión y, esta vez, se la dieron a Vella Terra, en junio de 2020". 

Desde entonces, continúa, aunque la Fundación "se encontró una residencia destrozada, hizo un trabajo enorme de recuperación y de organización". "Han empezado a retirar medicación; han puesto una máquina –de su bolsillo– en la cocina que texturiza para que no haya un solo plato triturado; se ha creado una comisión de alimentación y otra de actividades con los familiares...", enumera. 

"Todas esas medidas se valoran a la hora de adjudicar un concurso y aquí no es una propuesta en papel, está implantado, pero creemos que no se ha tenido en cuenta. No entendemos que, cuando la residencia funciona y hemos establecido una relación de colaboración entre todos, llegue la Generalitat y la saque a concurso. Y que luego, acabe adjudicada a la señora Cinta Pascual por un punto de diferencia en los criterios subjetivos de valoración –es decir, los referidos al protocolo de atención centrada en la persona, trabajo interdisciplinar de los auxiliares, programa de participación de los usuarios en las comisiones de alimentación y de actividades o arraigo territorial–", critica.

Cabe apostillar que en el concurso entraron cinco empresas y que las tres primeras fueron, en orden de puntuación, L'Onada (90,75 / 100), Fundación Vella Terra (89,75) y Suara Serveis (89,75). Este diario se ha puesto en contacto con las dos últimas empresas, pero no ha recibido una respuesta todavía. 

"Aparentemente todo es legal", apunta Carcelén, sin embargo, puntualiza, los familiares, entre los que se incluye ella, no se fían de que la empresa que dirige Cinta Pascual vaya a mantener las medidas implementadas y temen que vuelva a pasar como con OHL o EULEN. 

"Nos vuelven a poner otra vez a una empresa que viene a ganar dinero con las personas mayores, ahora que están bien. Los únicos problemas que teníamos con Terra Vella era que el modelo no es bueno y que hay poco personal, pero eso lo tiene que cambiar la autonomía. La gestión como tal de la Fundación era muy buena. Las familias de la residencia tienen la impresión de que esto podría haber sido un: la fundación arregla la residencia y, luego, se la doy a una empresa con buena relación con la Generalitat", opina. 

Cinta Pascual, presidenta de la patronal de dependencia Círculo de Atención a Personas (CEAPs). Foto: Europa Press
Cinta Pascual, presidenta de ACRA y CEAPs y responsable de L'Onada Serveis.

Cinta Pascual responde

Por su parte, Cinta Pascual ha asegurado a 65YMÁS que no tienen ningún problema con la Fundación Terra Vella.

"En la pandemia, le quitaron la gestión a una empresa y se la dieron ellos, no por ser fundación ni nada, sino porque eran los que iban detrás. Buscaban gente que la cogiese de forma puntual para salir de la situación. Ahora, ha salido el concurso y se ha adjudicado a L'Onadana, la organización que represento", sostiene. 

Es más, comenta, ocurrió "hace unos meses" algo similar, pero a la inversa. "La Fundación Vella Terra ganó un concurso de una residencia que gestionaba yo y pasó lo mismo: los familiares se quejaron", recuerda. "Al final, dicen: 'Déjame como estoy, que estoy bien y lo he pasado muy mal'. Esto no va de ser empresa o fundación", valora. 

"Creo que las familias nos tienen que conocer. Es el miedo a lo desconocido, porque estaban bien antes. Pero el roce hace el cariño y nos conocemos bien. Y como ya he comentado, hace unos meses, Vella Terra entró en un concurso que llevaba yo y, desde entonces, aún se quejan los familiares que están allí, pero son las reglas del juego. Unas veces se gana y otras se pierde. Creo que forma parte de lo que pasa en los concursos. Eso sí, la Generalitat ya lo ha aclarado: ganas o pierdes. No hay más", zanja. 

"Pienso que la Generalitat lo hace muy bien. Hace años era una subasta de precios, pero ahora mismo no y es algo que ACRA y el sector pedimos desde hace mucho y que se tendría que conseguir en toda España. El concurso no va de precio: tiene que ver con la gestión, el modelo, los indicadores de resultado... Aquí nadie ha ganado porque haya hecho una rebaja", aclara. 

Finalmente, Pascual promete a los familiares que mantendrá las mejoras. "No es que lo garanticemos, es que somos pioneros en Atención Centrada en la Persona, tenemos técnicas innovadoras y comisiones para la alimentación. Al final, la gente se queja porque no nos conoce. Y es normal. No lo veo raro. No es nuevo, es más de lo mismo. Tenemos que explicarles el modelo, que nos den un tiempo para hacerlo. Además, nada de lo que funcione se quitará", promete. 

Por último, la responsable de la empresa se compromete a reunirse con los familiares. "Por supuesto, es lo primero que haremos, lo que pasa es que aún no tenemos la documentación que autorice a hacerlo. Y lo veo muy normal, lo han pasado mal y ahora dicen que están bien. Es como a nosotros, cuando nos pasó lo mismo en noviembre, salvo que en nuestro caso no hicimos nada, hablamos con las familias y les dijimos que no se preocuparan, que estarían bien y que si no lo estaban, que podían ir a la administración y al departamento de inspección a hacer la queja pertinente. Pero yo no juego a estos juegos y menos aún con mi cargo en la patronal. Y tampoco creo que ellos lo hagan, pero bueno, si han hecho una carta y han entrado, mal hecho", concluye. 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor