Actualidad

Ómicron arrasa y preocupa en las residencias: miles de casos y bajas de personal

Pablo Recio

Sábado 22 de enero de 2022

8 minutos

La vacuna logra que las cifras de muertes no se disparen, pero no impide la mayoría de infecciones

Ómicron arrasa y preocupa en las residencias: miles de casos y bajas de personal
Pablo Recio

Sábado 22 de enero de 2022

8 minutos

Las miles de bajas laborales por Covid en residencias ponen en peligro la atención a los mayores

 

Las terceras dosis no han impedido que la sexta ola impacte en las residencias. El virus ha acabado entrando en estos centros y ha afectado tanto a trabajadores como usuarios, los primeros, vacunados con un booster a partir de diciembre, y los segundos, desde octubre. 

En concreto, según los últimos datos disponibles aportados por el Imserso de la semana del 10 al 16 de enero, se registraron en esas fechas 13.932 casos en residentes, de los cuales, 12.866 eran mayores. Además, habrían dado positivo a una prueba casi 10.000 trabajadores en brotes en 1.739 centros durante ese periodo. 

Y respecto a los muertos, por el momento, las residencias registraron en la última semana 172 decesos con Covid, sobre un total de 912 muertes por cualquier causa –con una letalidad frente al total de casos del 3,86%–.

Eso sí, habrá que esperar una o dos semanas más –los muy mayores no suelen ingresar en UCI– para saber si la tendencia va a seguir siendo baja o si pasará como en la quinta ola, cuando la letalidad aumentó por la perdida de la protección contra hospitalizaciones de una parte de los vacunados. 

Casi cuatro meses desde la tercera dosis

Y el tiempo corre en contra de los mayores. Y es que la mayoría de usuarios de residencias recibieron un refuerzo de la vacuna hace más de tres meses, lo que supone que la eficacia de sus dosis ha disminuido considerablemente frente a ómicron y no se sabe bien si también lo ha hecho el efecto protector contra cuadros graves aportado por las vacunas, al tratarse de personas muy vulnerables. 

Por ello, en estos momentos sólo queda esperar y observar para ver si habría o no que revacunar pronto al colectivo, como se pretende hacer con las personas inmunodeprimidas.

Sin embargo, cabe destacar que no es una decisión sencilla ya que para tomar la mejor medida se debe hilar fino y diferenciar decesos 'por' covid y 'con' covid, sabiendo asimismo que las manifestaciones de muchas enfermedades en personas muy mayores son diferentes que en los más jóvenes.

residencias
Fuente: Imserso. Pincha en la imagen para acceder al informe completo.

 

“La verdad, no sabemos todavía cómo va a afectar ómicron a quienes tienen la tercera dosis. Los datos de Reino Unido son alentadores, pero incluso allí es demasiado pronto y todavía no se han visto las muertes”, asegura la inmunóloga del CSIC, Matilde Cañelles (@CanellesMatilde). 

“Pensamos que sí, que les va a proteger. Si no, de todos modos, ya se están preparando vacunas para ómicron y, luego, el antiviral parece que va a ser muy bueno y esperemos que se apruebe en Europa pronto. Este sí que va a ayudar a personas vulnerables. Crucemos los dedos”, prevé. 

Por su parte el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, adelanta que "no es esperable un aumento de la letalidad en las residencias, siempre y cuando se cumplan las medidas de prevención de contagios. Además, la tercera dosis se ha demostrado de un gran valor, creo que su efecto protector se estima que dure cuatro o cinco meses".

"Esta población está prácticamente al 100% con la dosis recuerdo y eso reduce casos, hospitales, UCIs y fallecidos. No es que ómicron no pueda infectarlos –sobre todo con la enorme exposición que hay ahora–, pero resisten mejor y hacen menos casos graves", argumenta por su parte el epidemiólogo e investigador de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (@GVAfisabio), Salvador Peiró. 

Por esta razón, por el momento, Peiró no ve necesario un refuerzo para los residentes. "No he visto ningún estudio clínico que apoye usar cuartas dosis. En poblaciones inmunocomprometidas podría verse como una apuesta 'razonable'. En personas mayores, en general, diría que hace falta más información para tomar esta decisión. En medios de comunicación he visto alguna noticia de la insuficiencia de la cuarta dosis para frenar los contagios en Israel, pero tampoco he visto ningún estudio. De todas formas, allí tienen muchos menos vacunados que nosotros. Y en terceras, para estar poniéndolas desde julio, tampoco van muy allá", apunta.

Igualmente, el epidemiólogo tampoco sabe si se usarán antivirales en estas personas de forma generalizada. "En algunos casos, Paxlovid y Molnupiravir se han mostrado muy eficaces en los ensayos clínicos para reducir el riesgo de hospitalización o muerte en personas de alto riesgo. El problema en nuestro contexto es que estos ensayos se han realizado en no vacunados y en periodos en que predominaban otras variantes diferentes a ómicron. Por ejemplo, en el ensayo de Paxlovid –no publicado aún–, los que lo tomaron antes del quinto día desde el inicio de síntomas tuvieron un 1% (6 de 607) de hospitalizados o fallecidos (0 decesos), y en el grupo control, el 6,7% (41 de 612) fueron hospitalizados o fallecieron (10 muertes). De esta manera, aproximadamente, se necesita tratar a 18 personas de riesgo para evitar un caso de Covid grave. Pero en España quedan muy pocas personas de riesgo sin vacunar. De hecho, pocas sin tres dosis. Haría falta tratar varios centenares para evitar un caso. En este contexto, la relación entre riesgos y beneficios se altera notablemente y, aunque diría que podemos usar el tratamiento en los pacientes de muy alto riesgo –inmunocomprometidos–, hacen falta estudios en vacunados con tres dosis para establecer el autentico valor de estos fármacos en nuestro contexto", afirma. 

mayores vacuna dosis

"La mejor solución sigue siendo que el virus no entre en las residencias"

"El aumento de los contagios en las residencias es reflejo del aumento en general, que afecta a todos los grupos de edad. Y también es sinónimo del fracaso para impedir que el virus entre en los centros, que debería haber sido el objetivo principal para proteger a los residentes. No hay estudios sobre cuartas dosis en poblaciones vulnerables. No sabemos cuánto tiempo durará la inmunidad que confiere la vacuna de refuerzo. Lo que sí vemos es que, aunque haya contagios, parece que no ocasionan tantos cuadros graves como antes. Pero, de nuevo, hay que insistir en otras medidas para proteger a las residencias. La vacunación es necesaria, pero no es suficiente", comenta el epidemiólogo y la Asociación Madrileña de Salud Pública (@amasap), Fernando García.  

Por otra parte, respecto a la cuarta dosis, el experto sostiene: "Israel va a empezar su administración, pero no hay nada que pruebe su beneficio aún. Supongo que harán como cuando administraron la tercera: aprovechar la iniciativa para evaluar su eficacia. Mientras tanto, yo esperaría. Tampoco tiene sentido administrarla a ciegas, al menos, en la situación actual. Por ejemplo, Chile va a hacerlo con su población inmunodeprimida. Así que habrá que estar al tanto de la evaluación de los resultados de estas iniciativas".

Finalmente, el virólogo de la Universidad CEU San Pablo Estanislao Nistal prevé que los mayores van a aguantar bien la ola y el aumento de casos no se traducirá en un aumento de la letalidad.

"En estos momentos, a pesar de que ha habido casos severos y muertes, las residencias en general parece que están aguantando bien esta sexta ola. Los datos del Ministerio de Sanidad muestran que los grupos de mayores de 70 tienen las tasas de incidencia más bajas. A pesar de esto, las personas de estas edades están entre las más vulnerables. Es esperable que la administración de las terceras dosis haya evitado un número muy alto de casos graves, pero hay que ser cautelosos aún con las cifras, porque estamos en un momento delicado en cuanto a los desenlaces de los casos de Covid grave", destaca.  

Por esta razón, cuenta, todavía queda mucho por investigar para conseguir que este colectivo esté lo más protegido posible.  "Se están viendo casos en los que no valen las terceras dosis. Pacientes con edad de riesgo y alguna otra patología están sufriendo la enfermedad grave y alguno de ellos muriendo. Habría que analizar los datos y ver quién dentro de las residencias está teniendo más riesgo, qué vacuna puede ser la más adecuada y cuándo es el momento para administrarla. Por los datos que se van teniendo, la combinación de distintas vacunas parece que potencia a la hora de estimular las distintas ramas de la respuesta inmune. Sin embargo, la pauta más adecuada y su espaciado en el tiempo es algo que habría que definir mejor. A medio plazo se podría pensar en una nueva generación de vacunas que no solamente incluyan el antígeno S, sino otras proteínas del virus. No está claro si todas las personas necesitarían el refuerzo o si habría que espaciarlo más. No sabemos cómo de distinto y qué protección vamos a tener frente a variantes para dentro de unos meses y si una adaptación de la vacuna llegaría lo suficientemente rápido, antes que el propio virus", explica.

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor