Actualidad

Las familias salen a la calle contra el nuevo modelo de residencias de mayores: "Hay vidas en juego"

Pablo Recio

Sábado 17 de septiembre de 2022

8 minutos

Piden a las comunidades que mejoren las "medidas de mínimos" pactadas con el Ejecutivo

Las familias salen a la calle contra el nuevo modelo de residencias de mayores: "Hay vidas en juego"
Pablo Recio

Sábado 17 de septiembre de 2022

8 minutos

Carta a la directora: "Otro modelo de residencias es posible"

 

Familiares y usuarios de residencias venidos de toda España se manifestarán este sábado contra el nuevo modelo de residencias al considerarlo insuficiente y pedirán el fin de las macrorresidencias, un mayor aumento de las ratios de personal y de las inspecciones, una asistencia sanitaria verdaderamente pública, una mejora sustancial de las condiciones de trabajo y la construcción de más centros sociosanitarios de titularidad pública.

La marcha, convocada por la Plataforma Estatal de Familiares de Residencias de Mayores (@La_Plataforma_1), transcurrirá por el centro de Madrid este sábado, desde Plaza España hasta Callao –comienza a las 18h.–.

"Lo que importa es el negocio de las empresas"

"A pesar de haberse producido 35.000 muertes durante la pandemia, que han puesto de manifiesto un modelo en el que lo que importa es el negocio de las empresas –sobre todo, de los fondos de inversión–, no se van a tomar medidas que garanticen un cambio", explica a este diario uno de los portavoces de la Plataforma, el presidente de la asociación madrileña Pladigmare (@pladigmare), Miguel Vázquez.

"El Gobierno de la Nación, a través de la Secretaría de Estado de Derechos Sociales, hizo un diagnóstico preciso de la situación manifestando que, hasta ahora, las medidas se adoptaban pensando más en las necesidades de los proveedores de servicios –empresas– que en las de las personas a las que había que atender y cuidar", valora Vázquez. 

Ahora bien, añade Vázquez, este diagnóstico no se ha traducido en un cambio real puesto que el nuevo modelo propuesto por el Ejecutivo y aprobado por la mayoría de CCAA "ha sido totalmente insuficiente y no garantiza, en absoluto, que el cambio se vaya a producir". 

Familiares y usuarios dirán ‘basta’ al nuevo modelo de residencias con una manifestación "histórica"

Un cambio insuficiente

Y es que, ejemplifican desde la Plataforma, el Gobierno dice acabar con las macrorresidencias de nueva construcción, pero fija en 120 el máximo a partir del cual un centro se considera desproporcionado. Una definición, que las familias no comparten: demandan limitar el número de camas a 60 como máximo, tal y como se llegó a proponer durante las negociaciones del nuevo Acuerdo sobre Criterios comunes de acreditación y calidad de los centros y servicios del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

Además, desde la Plataforma entienden que el aumento de ratios de personal del nuevo modelo no es suficiente, puesto que garantiza, únicamente, que haya "un gerocultor por cada 11 usuarios" y "41 minutos de atención por turno" para una población que, normalmente, tiene un nivel alto de dependencia. Por esta razón, exigen aumentar las ratios a, al menos, el 1,13 –un auxiliar por cada cuatro residentes–. 

"No se va a acabar con las macrorresidencias que, en recientes estudios de la epidemióloga María Victoria Zunzunegui, han demostrado su idoneidad para que las epidemias se propaguen; no va a haber participación de los familiares en los órganos de representación que se puedan crear para efectuar un mínimo control de la atención; las ratios de personal no van a garantizar la atención mínima; el porcentaje de habitaciones de carácter individual va a ser totalmente insuficiente y no hay ninguna garantía de que la financiación que va a aportar el Gobierno a través de los Fondos Europeos se vaya a condicionar a la elaboración de Planes de Creación de Residencias Públicas en todas las CCAA", enumera Vázquez. 

El BOE publica el nuevo modelo de residencias de Belarra: más personal y menos sujeciones

Retomar el diálogo con la administración

Por esta razón, los convocantes piden al Estado y a las regiones que se sienten a dialogar de nuevo. "La sociedad, no sólo los políticos, debe entender que todos seremos mayores o podemos tener una discapacidad en el futuro y, posiblemente, ser dependientes. Por los que viven ahora y por nuestro propio futuro no podemos permitir un modelo que, con sus carencias, maltrate a los residentes", sostiene María José Carcelén, otra de las portavoces de la Plataforma y presidenta de la organización catalana Coordinadora 5+1 (@CooResidencias).  

"Siempre hay margen de negociación, lo que hace falta es que las regiones quieran hacerlo. Hace falta más sensibilidad política y ver la dependencia como una oportunidad, no como una carga. En una sociedad envejecida, los cuidados pueden ser un motor de la economía, pero para ello necesitamos trabajadores en número suficiente, bien pagados y formados, no empresas que hacen negocio con los derechos y dignidad de profesionales y dependientes", opina.

El Acuerdo era un pacto de "mínimos"

Es más, añade, que el nuevo modelo de residencias firmado en junio sea "insuficiente" no significa que no se pueda modificar. La razón: se trata de un pacto de mínimos.   

"El Acuerdo de Acreditación fija unos mínimos a adoptar por todas las CCAA. Hay medidas que, aunque sean insuficientes, son de obligado cumplimiento. Eso, por un lado. Y por otro, al ser mínimos, se abre la posibilidad de que, en cada autonomía, se mejore", señala Vázquez.

"Ahora, se trata de que en cada una de las comunidades se creen Mesas de Diálogo Civil, en donde puedan estar las asociaciones de familiares y que se trate de asegurar el cumplimiento de lo que dice el Acuerdo de Acreditación, al mismo tiempo que se presiona e intenta mejorar en cuestiones como las ratios, las representación de familiares, los Planes de Residencias Púbicas, etc.", propone el portavoz de la Plataforma.  

Decepcionados con el Gobierno

Eso sí, desde la Plataforma Estatal de Familiares esperan que esta vez no ocurra como sucedió durante la negociación del Acuerdo Marco, cuando sus peticiones fueron escuchadas pero no plenamente atendidas. 

"Las organizaciones de la sociedad civil hemos tenido menos peso que las patronales. Quienes cuentan en sus manos con la titularidad y la gestión de casi el 89% de las Residencias tienen más posibilidades de presión ante el Gobierno que el resto de asociaciones", afirma.

"Somos conscientes de las dificultades, pero entendemos que se podía haber hecho bastante más para vencer todas esas resistencias, porque para algunos hay mucho dinero en juego pero, para nosotros, los familiares, se trata de la vida y la dignidad de nuestros seres queridos", concluye.

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor