Actualidad

Israel, el país que hizo lo contrario que Austria y doblegó la curva de contagios

Pablo Recio

Sábado 20 de noviembre de 2021

5 minutos

El país ha logrado frenar casos combinando medidas

Israel, el país que no confinó a su población y doblegó la curva con terceras dosis
Pablo Recio

Sábado 20 de noviembre de 2021

5 minutos

Austria ha decidido confinar a toda su población durante un mínimo de 10 días tras experimentar un repunte exponencial de la mortalidad, de las hospitalizaciones y, sobre todo, de las infecciones. 

Y es que la situación epidemiológica del país del centro de Europa se ha descontrolado y los contagios se han disparado afectando tanto a vacunados como a personas que no habían recibido las dos dosis, muchos de los cuales son vulnerables: el 12% de los mayores de 60 años no han recibido la doble pauta y cerca del 25% de los de entre 50 y 59 años, tampoco. 

Por ello, las autoridades han decidido cerrar a cal y canto el país como en 2020, para cortar la transmisión del virus. 

curva austria e israel
Incidencia acumulada de Austria, Alemania e Israel. Fuente: Our World in Data. 

El caso de Israel

Sin embargo, como ya se ha visto durante esta pandemia, esta medida restrictiva no es la única posible para evitar la transmisión comunitaria, aunque sea contra delta, y menos aún, para un país con un 64% de la población vacunada. 

Es más, en la era de las vacunas, no hace falta recurrir únicamente a las restricciones para frenar contagios, y el caso de Israel es un buen ejemplo de ello.

La clave: usaron las terceras dosis no sólo como un método para evitar las hospitalizaciones, sino también, y principalmente, como una medida de contención de la transmisión descontrolada.   

Una estrategia –algo heterodoxa– mucho menos lesiva para la población y la economía, si bien no deja de ser un parche, puesto que muchos expertos entienden que lo ideal sería que casi el 100% de la población estuviese vacunada, tal y como pretende Austria tras su confinamiento –obligará a inyectarse la doble pauta a todos sus habitantes en edad de vacunarse–. 

muertes países
Incidencia de muertes por Covid de Austria, Alemania e Israel. Fuente: Our World in Data.

La tercera dosis

¿Pero qué hizo Israel exactamente para doblegar su curva? Lo primero fue constatar –es uno de los pioneros en la vacunación– que, pasados unos cuatro o cinco meses, la eficacia para prevenir contagios de las vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna) descendía del 80% a cifras cercanas al 50-60%.

Y esto significaba que, durante las primeras semanas, la protección media lograba cortar las cadenas de transmisión pero, pasado un tiempo, no era tan útil para este fin. 

Así, hecha esta constatación, al comienzo del verano de 2021, en paralelo a la expansión de la variante delta, el país decidió inyectar masivamente y rápidamente refuerzos –para reducir el número de susceptibles de infectarse– a todos los que ya habían recibido las dos dosis seis meses antes –el 62% de la población está vacunada–. 

vacuna covid países
Porcentaje de población vacunada contra el Covid en Austria, Alemania e Israel. Fuente: Our World in Data.

Restricciones suaves para vacunados

Pero no sólo eso, Israel también reforzó su pasaporte Covid, prohibiendo el acceso a no vacunados y a personas que habían recibido la pauta completa hacía más de medio año a ciertos lugares públicos como la restauración y los gimnasios. Y además, reinstauró el uso de mascarilla, todo ello, sin dejar de controlar sus fronteras y los casos.  

El resultado: tuvieron una ola, altas incidencias, un aumento de mortalidad, pero lograron doblegar la curva, a medida que inyectaban dosis de refuerzo a millones de ciudadanos, y sin tener que volver a confinamientos totales –en un país que había recurrido en varias ocasiones a esta medida, como Austria–. 

No obstante, la estrategia de Israel no es ni mucho menos perfecta, puesto que lo que funciona en un país y contexto social determinado no tiene por qué servir para otros.

Aun así, sirve para entender el potencial de los boosters de la vacuna frente a la variante delta, cuando se inyectan a tiempo.  

Además, cabe matizar que la ola de Israel tuvo lugar en verano –cuando las personas socializan mayoritariamente al aire libre–, que el Estado compró suficientes vacunas como para inyectar rápidamente a más del 40% de su población un refuerzo y que fue a contracorriente respecto a lo que recomendaba la Organización Mundial de la Salud, que apostaba en ese momento por priorizar la vacunación global antes que poner terceras dosis generalizadas a los seis meses en países más avanzados con la vacunación. 

Ahora, queda por ver si habrá que poner una cuarta dosis (y de qué tipo) y si esta servirá para doblegar o prevenir la siguiente ola o si lograrán ampliar la cobertura de la población con la reciente aprobación de la vacuna para niños de 5 a 11 años.

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor