Cesta de la compra

‘Trampas’ de los supermercados para que gastes más: precios en rojo o esconder productos

Agus Calvet

Foto: BigStock

Martes 9 de marzo de 2021

4 minutos

Conocer las estrategias de marketing más utilizadas nos ayudarán a ahorrar dinero en nuestra compra

Solo un 8% de los ciudadanos se cree las iniciativas medioambiantales de las empresas
Agus Calvet

Foto: BigStock

Martes 9 de marzo de 2021

4 minutos

Las estrategias para vender más, que el consumidor compre más, es la esencia del marketing que en los supermercados se plasma en su mejor y más claro ejemplo. Y es que, aunque llevemos muy claro lo que queremos comprar cuando entramos en uno de esos establecimientos, lo cierto es que, según estudios de diferentes fuentes, entre el 30% y el 60% de las ventas que se hacen en los supermercados e hipermercados son lo que llaman “compras espontáneas” o “por impulso”, es de decir, no previstas de antemano.

Las ‘trampas’ son acciones concretas que pretenden o bien dar a conocer nuevos productos, aumentar las ventas o fidelizar a los clientes. Para ello todo vale, iluminación, olores, colores, distribución. Estas son algunas de las más utilizadas.

Neuromarketing olfativo

El olor es una de las mejores armas para vender, y el ejemplo más patente es la sección de panadería, en donde olemos a pan o bollería recién horneado. Aunque no tuviéramos pensado pararnos en esa sección, a buen seguro que lo haremos. Lo mismo ocurre con la sección de detergentes, o ambientadores.

Neuromarketing auditivo

Los sonidos también son clave para lograr un ambiente agradable que fomente las ventas. Y es que el hilo musical es mucho más que canciones, y el tipo de música es utilizada para influir en nuestro estado de ánimo. En los supermercados es normal oír canciones suaves, no estridentes, mientras que en establecimientos donde se quiere un continuo ir y venir de clientes, como en las tiendas de moda o las cadenas de comida para llevar, la música es mucho más rápida.

Disposición de cajas y de la entrada

En la mayoría de los supermercados las cajas están a la izquierda y la entrada a su derecha. Puede parecer baladí, pero como la mayoría de las personas son diestras, tendemos a ir hacia ese lado y recorrer todo el supermercado para volver al lado izquierdo, a pagar en las cajas.

Productos muy consumidos más escondidos

La leche, los huevos, la harina o el azúcar nunca van a estar en sitios muy visibles en los pasillos principales. Son productos que se venden solos, que siempre están en la lista de la compra de los clientes, por lo que tienen a estar ‘discriminados’ en comparación con otras ofertas mucho más llamativas y mejor colocadas para que las encontremos de manera rápida.

A la altura de los ojos o lo que nos quieren vender

Los estantes tienen diversas alturas, y las más cotizadas son las intermedias, a la altura de nuestros ojos, y por las que incluso las marcas negocian con la cadena de supermercado de turno. En una compra rápida no solemos detenernos en mirar más abajo o más arriba, y a no ser que busquemos una marca concreta, siempre tenderemos a meter en el carro de la compra la lata de atún en aceite que encontramos más a mano, directamente a nuestra altura.

Precios en rojo

Las ofertas, las rebajas siempre están relacionadas con grandes carteles en rojo. Eso también aplica a los precios marcados en las estanterías. Inconscientemente iremos directos a por esos productos con su precio marcado en rojo, sean o no los más baratos del lineal.

 

mujer comprando en un supermercado

 

Sobre el autor:

Agus Calvet

Agus Calvet es redactor especializado en temas de consumo.

… saber más sobre el autor