Cómo

Adicción al juego en adultos mayores: ¿cómo apuntarte a un registro de auto prohibición?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 7 de marzo de 2020

4 minutos

Cuando este entretenimiento se transforma en una patología, la medida podría ayudar a combatirla

Cómo inscribirte en un registro de auto exclusión del juego

La ludopatía es un trastorno relacionado con la salud mental y el comportamiento que está incluido por la Organización Mundial de la Salud (OMS_es) en la lista de enfermedades reconocidas (CIE 10) desde 1992.

Las estadísticas indican que el juego patológico se da con mayor frecuencia entre personas jóvenes o de mediana edad, pero cada vez son más los organismos e instituciones que avisan del incremento de esta adicción entre los adultos mayores. Según el último estudio sobre Perfil de las Adicciones 2019, publicado por la Red de Atención a las Adicciones (@UNADenred) realizado en colaboración con el Colegio de Politólogos y Sociólogos de la Comunidad de Madrid, en 2018 cerca de 50.000 personas fueron atendidas por la Red.

De toda esa atención prestada, en la referida a las adicciones sin sustancia, como es el caso del juego, fueron las personas con edades comprendidas entre los 34 y los 41 años las que más solicitaron la necesaria ayuda, mientras que aquellas mayores de 50 años supusieron un 11% del total, con cifras ligeramente superiores entre las mujeres frente a los ho,bes. Respecto a los juegos que presentaron un mayor índice de adicción destacan: la tragaperras, el bingo y las apuestas deportivas.

Los expertos apuntan a que en el caso de las personas mayores, este complejo problema de salud tiene su origen en causas muy diversas. Factores como la soledad, el cese de la actividad laboral, la pérdida de la pareja, las dificultades económicas, o enfermedades como la depresión o las dolencias crónicas pueden hacer que aparezca en un determinado momento.

Registros de autoexclusión del juego para luchar contra la ludopatía

¿Cómo luchar contra la adicción al juego?

La ludopatía está considerada como una de las principales adicciones conductuales y requiere un tratamiento específico e integral, ya que, son muchos los elementos que inciden en esa conducta, que causa un grave daño a quien la sufre y a quienes le rodean. Sobre ellos hay que trabajar con técnicas diversas, entre ellas la terapia de grupo, basada en las técnicas cognitivo conductuales como explica la Fundación Hay Salida (@fund_hay_salida).

Si el juego pasa de ser un mero entretenimiento a convertirse en una patología que afecta a todos los aspectos de la propia vida, es necesario solicitar la necesaria atención profesional, pero también hay una primera medida que puede resultar útil a una persona que sabe lo difícil que puede ser luchar contra su adicción: auto prohibirse el acceso al juego.

¿Qué son los registros de prohibidos?

Un registro de prohibidos impide el acceso a la persona inscrita a aquellos los juegos en los que la Administración Pública competente (estatal o autonómica) haya establecido la necesidad de identificación previa del jugador, precisamente para hacer efectivo el derecho de cualquier ciudadano a que le sea prohibida su participación en actividades de juego.

A nivel estatal, la Dirección General de Ordenación del Juego (@JugarBIEN_es) pone a disposición de las personas que lo necesiten el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIA). La información que en él se recoge será comunicada a las comunidades autónomas, para que también sea incluida en los procedimientos previstos en cada una de ellas para evitar el acceso a los juegos que, según normativa, requieran identificación previa. La inscripción en este registro afectará no solo al juego presencial sino también al que pueda realizarse online, en los casos en los que normas regulatorias así lo establezcan.

También las comunidades autónomas pueden tener sus propios registros de prohibidos, que pueden incluir parámetros específicos, por ejemplo, establecer la autoprohibición por un tiempo determinado o limitarla a un tipo de establecimiento o a un juego en concreto. Salvo excepciones, la inscripción realizada directamente en un registro autonómico tiene efectividad únicamente en el territorio de esa comunidad.

Adicción al juego

¿Cómo darse de alta (o de baja) en el registro?

Si una persona quiere solicitar que se le impida participar en aquellos juegos que según normativa requieren identificación previa, puede inscribirse en el RGIA rellenando el formulario correspondiente, disponible en la propia web de la Dirección General de Ordenación del Juego. Puede entregarlo de manera presencial en cualquiera de los registros previstos de las Administraciones Públicas e incluso en las oficinas de Correos. También es sencillo hacerlo vía internet, en la propia sede digital del organismo, aunque necesitarás certificado electrónico. Si  se reunen los requisitos técnicos, es posible rellenar la solicitud y enviarla a través de la app DNIe autoprohibidos.

Para dejar de figurar en el registro, es igualmente sencillo darse de baja cuando se estime oportuno pero siempre que hayan transcurrido 6 meses desde la inscripción. Una vez hecha la cancelación, el registro estatal comunicará el fin de la autolimitación a las comunidades autónomas.

Como detalles a tener en cuenta, debes saber que la inscripción cursa efecto transcurridas 24 horas tras realizarse y que es un acto voluntario que solo puede hacer la persona interesada en autoexcluirse del juego. Si es otra la que desea incluirla en el registro, por ejemplo con intención de intentar ayudar a un familiar que sufre ludopatía, solo podría lograr su objetivo en virtud de una sentencia judicial firme que así lo establezca.

0

No hay comentarios ¿Te animas?