Preguntas

Ludopatía en personas mayores: ¿cómo detectarla y qué hacer?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 15 de julio de 2019

2 minutos

Se estima que la adicción al juego en mayores crecerá por el conocimiento de las nuevas tecnologías

Ludopatía en personas mayores cómo detectarla y qué hacer

La adicción al juego o ludopatía es un problema que se está detectando cada vez más en personas jóvenes debido entre otros motivos a la proliferación de páginas online que permiten esta posibilidad. Sin embargo, no es la única población vulnerable. Diversos estudios han demostrado que en los próximos años habrá más casos de juego patológico en las personas mayores de 65 años. Precisamente el acceso y mejor conocimiento a las nuevas tecnologías es lo que puede favorecer esta nueva situación.

Juegos 'online' y mayores

Desde la Unidad de Juego Patológico del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitg, explican que el juego online es mucho más adictivo que el tradicional sobre todo porque es más accesible, permite mantener el anonimato y es fácil de usar y rápido, lo que hace que disminuya la percepción de riesgo por parte de los usuarios.

En las personas mayores hay varios aspectos que pueden favorecer este deseo de jugar desmedido. Los cambios que se producen en la vejez, la jubilación, la soledad o la pérdida de la pareja, pueden llevar a buscar vías de escape través del juego, ya que esta población suele engancharse más a este como una opción de ocio, no viéndolo tanto como una forma de obtener dinero, que es uno de los principales motivos por los que se enganchan los jóvenes.

Buscan una manera de evadirse para huir de la depresión o inestabilidad emocional que experimentan algunos de ellos debido al aislamiento social o situaciones de crisis o ansiedad. El juego se convierte en un elemento liberador que acaba convirtiéndose en una patología adictiva.

En general, los mayores suelen jugar sobre todo a las máquinas tragaperras, al bingo y en último lugar acuden al casino.

Mayores en un casino

Qué hacer

Quienes sufren este trastorno convierten el juego en el centro de sus vidas. Poco a poco se acrecienta su necesidad de seguir apostando por la emoción que este acto les provoca y se suelen mostrar irascibles e irritadas sino aciertan. Sin darse cuenta empieza a tener problemas económicos y es posible que recurran a amigos o familiares para que les presten dinero. Esto es así porque el ludópata no puede dejar el juego, y aunque puede haber periodos de más tranquilidad siempre vuelve a recaer.

La ludopatía no suele reconocerse por parte de los afectados, por eso es importante que las personas del entorno traten de interceder. Solo con tratamiento psicológico a través de terapias especializas se puede tratar de corregir.

0

No hay comentarios ¿Te animas?