Cómo

Cómo hacer una calabaza de Halloween con tu nieto

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 25 de octubre de 2019

2 minutos

Comparte un rato divertido dando forma al terrorífico personaje imprescindible en estos días

Calabaza de Halloween

A los más pequeños, Halloween les encanta. Los disfraces que den mucho miedo, la fiesta del cole, los dulces propios de estas fechas, el “truco o trato”… Así que si propones a tus nietos hacer la tradicional calabaza, estarán más que dispuestos y necesitas muy poco para disfrutar juntos de una manualidad muy sencilla, perfecta para darle a la casa el toque tétrico que a ellos tanto les divierte.

Los pasos a seguir para tener vuestra propia y original calabaza

Lo primero que necesitas es acertar con la calabaza adecuada. Busca una de buen tamaño para que "asuste" muchísimo, pero tendréis que fijaros en tres detalles importantes:

  • Debe tener una base ligeramente plana para que se mantenga en su posición y no salga rodando.
  • Tiene que estar en su punto de maduración para que cortarla no se convierta en misión imposible.
  • Elige una con “rabito” más bien largo, porque quedan más bonitas y porque así será más sencillo desprender la parte superior, la "tapa".
calabaza Halloween

Con vuestra calabaza perfecta, el primer paso es hacer la hendidura superior, que tendréis que retirar para introducir una vela como toque final. Para hacerlo necesitas un buen cuchillo o un cúter (cuidado con posibles heridas y cortes en su manejo). Para que os salga bien, debes proceder a clavar el elemento cortante en ángulo (no haciendo un corte transversal). Clava la punta y ve haciendo un círculo, poco a poco.

Con la “tapa” retirada, toca vaciar la calabaza. Con ayuda de un par de cucharas, podréis hacerlo con facilidad. Elimina toda la pulpa (y las pipas) que puedas). Por supuesto, no se tira y es un buen momento para que expliques a tu nieto las buenas propiedades de este alimento de temporada, con el que podréis hacer desde una estupenda crema de calabaza, hasta cabello de ángel. La calabaza debe estar lo más limpia posible para que os dure más tiempo (de lo contrario se estropearía desprendiendo malos olores).

Ya lista, llega el momento más divertido, el de darle “vida” dibujando ojos, nariz y boca “espeluznante”. Podéis optar por los clásicos triángulos para los dos primeros y pintar una media luna para la boca, en la que es importante dejar algún “diente” que sobresalga. Otra posibilidad, es hacer una boca en zigzag. Podéis pintar directamente los elementos de la cara en la propia hortaliza, pero también es buena idea hacer varios “modelos” en papel, en forma de plantilla que podéis pegar para luego recordar. Elegida la cara de la calabaza, solo queda cortar, también con cuchillo o cúter.

Como toque final, una vela en el interior, dará el aire tenebroso que cualquier calabaza de Halloween que se precie debe tener.

0

No hay comentarios ¿Te animas?