Alimentación

Tiempo de calabaza: aprovecha esta saludable hortaliza, ideal en una dieta para mayores

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 25 de septiembre de 2019

4 minutos

Es perfecta para preparar platos dulces o salados, con pocas calorías y llenos de buenas propiedades

Tiempo de calabaza
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 25 de septiembre de 2019

4 minutos

Más del 96% del contenido de la pulpa carnosa de la calabaza es agua, según recoge la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (Bedca), por lo que, ya puedes hacerte una idea de su capacidad para hidratar el organismo y de sus propiedades depurativas, ya que favorece la eliminación de las toxinas y del exceso de líquidos, ayudando a prevenir problemas de retención.

De hecho, 100 gramos de calabaza hervida aportan poco más de 12 Kcal. porque en ellos las grasas son prácticamente inapreciables y el contenido en hidratos supera apenas los 2 gramos, según señala la Fundación Española de Nutrición (@FENnutricion), que destaca, además, la fácil digestión intrínseca a este alimento.

El particular color anaranjado de este fruto de la planta de la familia de las Cucurbitáceas la delata como una excelente fuente natural de betacarotenos (pro vitmina A), efectivo elixir de juventud para nuestras células por sus propiedades antioxidantes, que actúa junto a las también presentes vitaminas C y E. En cuanto a los minerales, el calcio esencial para mantener una buena densidad ósea, el potasio, que contrarresta el exceso de sodio, y el fósforo, es el "trío de ases" que detacaba a la hora de cuidar tu salud.

calabaza

¿Cómo elegir una buena calabaza (y qué hacer con ella)?

Aunque también hay una variedad de calabaza que está en su punto en verano, la que generalmente utilizamos en la cocina es la llamada de invierno y ahora, en los inicios del otoño, comienza a estar en su mejor momento.

Si esperas a noviembre solo para utilizar la hortaliza como decoración de Halloween, te estás perdiendo un alimento saludable, que no “molesta” (su sabor es muy suave y poco definido, por lo que puede incorporarse a un sinfín de platos) y que, además, no engorda.

A la hora de elegir una calabaza que quieras comprar entera, fíjate en que su corteza esté bien firme, dura y sin cortes o zonas melladas. Escoge una que notes que pesa bastante en relación con su tamaño (como los melones) y si conserva el característico “rabito” (pedúnculo), mejor.

Una vez pelada, no dudes en incorporarla en crudo a cualquier guiso (lentejas, pucheros, potajes, estofados…) y una vez troceada, si te sobra, puedes congelarla sin problema alguno.

Además, son muchos los platos y guarniciones que puedes preparar con ella, desde freírla como si fuesen patatas (solo unos minutos para que no absorba demasiado aceite), hasta utilizarla en una saludable tempura de verduras y hortalizas variadas. Otra idea para sacar partido a la calabaza, es hacer una sencilla crema, simplemente hirviendo una buena cantidad, junto a otros ingredientes como puerros, cebollas o patatas. Luego, solo tendrás que triturar y añadir algún alimento o condimento que aporte sabor: queso en porciones, una cucharada de leche en polvo, pimienta, orégano, cebollino… un primero sano y delicioso.

Por último, hay que recordar que la calabaza es también ingrediente ideal para hacer ricas compotas y mermeladas caseras que puedes utilizar en multitud de tartas y postres y conservar durante muchos meses.