Cómo

Cómo hacer que un huevo escalfado quede perfecto

Teresa Rey

Sábado 16 de noviembre de 2019

2 minutos

El punto de ebullición del agua es crucial, además de usar huevos frescos

Formas diferentes de cocinar y sacar partido a un huevo

Dentro de las técnicas culinarias, hacer un huevo escalfado y que quede perfecto es un auténtico reto, pues este método requiere cierta habilidad que a veces no se consigue. Realmente, como muchas cosas en la vida, se trata de tener algo de paciencia y seguir la pauta que te vamos a indicar a continuación. Es probable que la primera vez el huevo escalfado o poché, que es como también se conoce, no te salga perfecto, pero no debes desesperar porque seguro que si insistes tus comensales alabarán tus habilidades en la cocina.

Huevo escalfado a la primera

La técnica del escalfado consiste resumidamente en hervir un huevo fresco (dato muy importante, debes asegurarte al comprarlo que así sea) a un temperatura que no supere los 80º C. Normalmente en el punto de ebullición el agua alcanza los 100º C, así que en este caso hemos de tener un termómetro a mano para evitar que el agua donde vayamos a hacer nuestro huevo escalfado no supere esta temperatura.

El otro aspecto importante para que nuestro huevo escalfado que perfecto es que no debemos echar sal en el agua, sino vinagre, lo que ayudará que yema quede líquida y la clara se coagule rápidamente, objetivo de esta técnica de cocinado.

Formas diferentes de cocinar y sacar partido a un huevo

Así pues, tenemos que poner una cacerola a hervir, esperar a que el agua alcance la temperatura de 80º C, echarle vinagre (un 10 % aproximadamente) y después el huevo. Antes tendremos que romperlo sobre una taza baja o un cuenco y dejarlo preparado. Retiramos la cacerola del fuego y lo introducimos lentamente en el agua dejando que esta vaya rozando el huevo hasta que finalmente lo deslicemos sobre la misma.

Después cerramos el recipiente con una tapa y mantenemos el huevo dentro para que se escalfe durante tres o cuatro minutos. Y por último lo retiramos con una espumadera. 

El toque final

Para que te quede perfecto tendrás que quitar las barbas sobrantes que habrán aparecido tras la cocción. Si quieres consumirlo en el momento, es recomendable que lo metas en un recipiente con agua fría con la propia espumadera, para cortar de inmediato la cocción y mantener la yema líquida a la par que bajas la temperatura del huevo.

Ya has conseguido un huevo escalfado perfecto. Ahora puedes aderezarlo según tu imaginación quiera. Poniéndolo simplemente sobre una tostada crujiente con algo de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal, tendrás un sencillo manjar en un momento. O si lo quieres tomar más tarde puedes echarle una salsa caliente por encima y degustarlo de otra forma.

0

No hay comentarios ¿Te animas?