Cómo

Cómo levantar a una persona con problemas de movilidad

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 10 de junio de 2019

2 minutos

No olvides tener cuidado con tu propio cuerpo, no sea que te hagas daño al levantar al paciente

Cómo levantar a una persona con problemas de movilidad

Disminución de la fuerza y el tono muscular, aumento del riego de infecciones, problemas respiratorios, incremento de la osteoporosis... Son muchos los efectos negativos que, a la larga, sufre una persona inmóvil. Afortunadamente, tú puedes ayudar a que tenga, en la medida de lo posible, una movilidad que le permita no caer en esas patologías y mantener una postura correcta, aunque se encuentre siempre sentado o en cama. 

Reglas básicas para levantar a una persona inmóvil

Antes de nada, es importante pensar en uno mismo cuando vas a cargar con el peso de una persona con movilidad reducida. Evita aquellas posturas o movimientos que puedan provocarte dolor o alguna lesión. En el caso de que el paciente esté totalmente incapacitado o tenga un peso importante, puede que necesites una ayuda mecánica, como una grúa, para que todo el esfuerzo no recaíga sobre ti.

También es fundamental explicar a la persona dependiente qué vas a hacer, para intentar motivarla y conseguir su colaboración en la medida de sus posibilidades. 

Acto seguido, lo que harás si se encuentra en la cama es girarle, sobre todo si no puede hacerlo por si mismo, para que se coloque al borde de la cama. Con sus rodillas dobladas y el cuerpo ladeado ligeramente sobre un lado, le cogerás por los brazos y las rodillas, suavemente pero firme, para que haga el giro. 

Las personas que conservan cierta movilidad pueden sentarse en el borde de la cama y, con la ayuda de otra persona, levantarse. Si no es así, deberás ponerte frente a él, con las piernas flexionadas y bloqueando con tu cuerpo para que no se caiga hacia adelante. Pasa los brazos por debajo de sus axilas para cogerle por la espalda y levántale, siempre sin tirar del torso.

¿Y si esa persona se encuentra en el suelo?

Unos músculos y unos huesos más débiles, por la unión del paso del tiempo y ciertas patologías articulares, pueden hacer que una persona mayor pierda el equilibrio con facilidad y se caiga al suelo. Salvo aparatosos accidentes y si carece de gravedad, puedes ayudar a esa persona a incorporarse.

Lo primero es levantarlo para que se quede sentado. Si tienes cerca una mesa o una pared, será mucho más sencillo, ya que podrás apoyarte para levantarlo sin que ambos vayáis al suelo de nuevo. Si no existe este apoyo, coloca tus piernas a ambos lados del cuerpo del paciente, agáchate, sujétalo con firmeza y levántale al tiempo que tú mismo lo haces. Cuidado con no dañar tu columna. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?