Cómo

Cómo renovar tus puertas lacándolas con el color que prefieras

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 13 de septiembre de 2019

4 minutos

La técnica del lacado las dejará como nuevas, consiguiendo que ahorres un buen dinero

Cómo renovar tus puertas lacándolas
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 13 de septiembre de 2019

4 minutos

Las puertas son un elemento decorativo más importante de lo que parece. Destacan en cualquier estancia y pueden mejorar el aspecto de una casa de forma notable, dándole un estilo más cuidado y moderno. No hace falta ser un experto, cualquiera puede hacerlo, pero ten en cuenta que, para que te queden bien, vas a necesitar algo de tiempo y materiales específicos.

Lacado de puertas: paso a paso

Las puertas no son baratas y el bricolaje es una excelente actividad que favorece el envejecimiento activo y de paso ayuda al bolsillo. Si te apetece el reto de darle un aspecto totalmente nuevo a tus puertas sin necesidad de sustituirlas, el lacado es una opción perfecta. Con las actuales pinturas específicas, los resultados serán buenos aunque no sea un experto.

En primer lugar y antes de lanzarte, tendrás que hacer una revisión general del estado de la puerta. Debes tener claro que si presenta un deterioro importante (sobre todo en el caso de las puertas de exterior) quizá el lacado no sea la mejor opción. Si tu puerta está abombada por efecto de la humedad o la lluvia, o tiene importantes grietas, la solución va a resultar bastante compleja. En cambio, para una cuya madera esté en condiciones aceptables, pero quieres “sanear”, dándole un aire nuevo, el lacado es perfecto.

lacado puertas

Ponte manos y la obra y sigue los pasos siguientes

  1. Desmonta la puerta. Hacerlo no es complicado (la mayoría se desencajan simplemente a pulso, pero necesitarás, quizá, que alguien te eche una mano, por su peso considerable). Colócala en una superficie (banco apropiado) para trabajar con comodidad.
  2. Lijado. Es el paso previo e indispensable. Tienes que lijar la superficie para eliminar posibles restos de barniz y corregir imperfecciones. La madera debe quedar totalmente lisa. Una lijadora, con lija especial madera, de poro fino, es la apropiada.
  3. Capa de imprimación. Utiliza un producto específico para este fin. Se trata de un tipo concreto de barniz, que sellará los poros que presente la madera. Debes seguir las instrucciones del fabricante, pero, generalmente, tendrás que esperar un tiempo mínimo de secado de unas 12 horas.
  4. Repite el proceso. Aunque resulte algo engorroso, para que el lacado quede bien, vuelve a lijar la puerta y aplica una segunda capa de imprimación. De nuevo, deberás esperar a que se seque convenientemente.
  5. Lacar. Llega el esperado momento de comenzar a pintar, siempre con pintura especial para lacado de madera. Tienes estos productos en dos posibles aplicaciones: “pistola” o rodillo, cada uno con sus pros y sus contras, pero válidos los dos. Lo que no debes hacer en ningún caso es lacar con brocha (se marcarían los pelos o cerdas).
  6. Cuando tengas la puerta lacada, espera a que seque totalmente y, si lo consideras necesario, da una segunda mano de pintura.
  7. Finalizado el proceso, solo te falta volver a colocar este elemento, que cumple una función tan práctica como decorativa.