Cómo

¿En qué debo fijarme para reconocer un buen menú del día?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 18 de septiembre de 2019

3 minutos

Es uno de los reclamos semanales de la mayoría de restaurantes, pero ¿cómo saber si es equilibrado?

Cómo reconocer un buen menú de día
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 18 de septiembre de 2019

3 minutos

El menú del día es el reclamo de la mayoría de los restaurantes para atraer a los comensales durante la semana. Normalmente supone un ahorro para nuestro bolsillo porque incluye un primer y segundo plato, además de la bebida y en ocasiones postre o café. Sin embargo, esta oferta no debe suponer un detrimento de la calidad de los platos ofrecidos, y para ello debemos fijarnos en algunos detalles.

Productos de temporada

Una manera de garantizar que el menú es de calidad es que contenga productos de temporada. Fíjate que las propuestas incorporen alimentos de la época en la que nos encontremos o en todo caso atemporales, pero debe haber al menos algún ingrediente que pertenezca a la estación en la que nos encontremos. Esto aumenta el valor nutricional de los alimentos ya que al pertenecer a su momento de cultivo o producción mantienes con más intensidad sus cualidades organolépticas (sabor, olor, textura, color o temperatura).

Elaboración casera

Si la elaboración es casera, también es un punto favorable. Es decir, no es recomendable que se usen patatas congeladas, por ejemplo. Los productos deben ser frescos, ya que confieren mayor aporte nutricional y si son locales, mejor, pues este se ve incluso incrementado.

Estos son los hábitos que nos caracterizan a los españoles a la hora de comer

Equilibrado, sencillo y original

Debe ser equilibrado y dar distintas opciones de primeros y segundos platos. Tenemos que contar con distintas posibilidades para elegir, pues dependiendo de la actividad que vamos a hacer a continuación una comida muy copiosa no es muy recomendable.

Se trata de que sea sencillo y original, y que cada día aporte opciones distintas. No hay que buscar platos demasiado elaborados, sino conocidos pero que tengan un toque personal y que posean ingredientes perfectamente identificados y no florituras extrañas. Para eso ya está la carta.

El lugar

El lugar también es importante. Dado que vamos a hacer una actividad necesaria para el organismo a la par que placentera, es importante que el local sea agradable, que podamos comer tranquilamente y estar, por supuesto, bien atendidos. Todos estos factores suman.

Precio

En cuanto al precio, como siempre, tiene que corresponder con la calidad del menú, y en concordancia con lo que aporta. Debe compensar comerlo desde un punto de vista económico, pero a su vez no tiene que conllevar una pérdida de la calidad en ningún caso.