Cómo

Aprovecha el verano para limpiar tus alfombras: cómo hacerlo desde casa

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 30 de agosto de 2019

4 minutos

Aunque muchas personas suelen llevarlas a un profesional, también puedes limpiarlas en casa

Las ventajas de la limpieza al vapor en una casa donde viven personas mayores
Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 30 de agosto de 2019

4 minutos

Aunque algunas personas recurren a ellas como un elemento más de decoración, lo cierto es que las alfombras cumplen una importante función en casa. Por ejemplo, protegen el suelo del desgaste o los posibles impactos, especialmente si este es de madera; también sirven para delimitar los distintos espacios de tu hogar, dan calor en los días más fríos del invierno y hacen mucho más agradable nuestra pisada cuando caminamos descalzos.

Sin embargo, como cualquier otro mueble u objeto decorativo, las alfombras pueden acabar deteriorándose, sin olvidar toda la suciedad que puede quedar acumulada entre sus fibras. Ante esta situación, hacer un lavado de alfombras de forma periódica resulta fundamental para que tu hogar siempre luzca sano y salvo. Además, que mejor ocasión para cumplir dicho cometido que en verano, cuando su presencia puede resultar más incómoda. Bajo esta premisa, ¿cómo puedes limpiar tus alfombras desde casa?

Aprende a limpiar tu alfombra paso a paso

Restos de comida, barro, líquidos, pelos de tu mascota... Son muchas las sustancias que pueden quedar adheridas a tu alfombra cada día, aunque no se vean a simple vista. Por eso, el proceso de limpieza debe ser muy concienzudo.

Cómo limpiar tus alfombras

Para ello, lo más importante es adquirir un producto especializado, que normalmente suele ser en polvo, para iniciar el lavado. En este caso, lo primero es verter una gran cantidad de este polvo limpiador sobre las manchas y sus alrededores. Deja que actúe durante toda la noche y, a continuación, recógelo con una aspiradora hasta que no quede ningún rastro. No obstante, ¿a qué otras opciones puedes recurrir?

  • Bicarbonato de sodio. Como bien es sabido, este ingrediente es un todoterreno, sobre todo cuando se trata de manchas difíciles. Siguiendo el mismo proceso que hemos explicado anteriormente, el bicarbonato no solo eliminará la suciedad incrustada, también los malos olores.
  • Sal común. Si no tienes bicarbonato de sodio en casa, la sal gorda común cumple la misma función. Eso sí, en esta ocasión puede ser de gran ayuda pasar una fregona bien escurrida, con un toque de detergente o agua oxigenada, por la zona donde has espolvoreado la sal. Después deja que se seque de manera natural.
  • Vinagre blanco. Este remedio casero te servirá especialmente cuando ya has limpiado la alfombra y no has podido deshacerte de algunas manchas. Solo tienes que mezclar el vinagre blanco con agua y frotar enérgicamente la zona afectada hasta que se exparza por el tejido. Y no te preocupes, el vinagre cuando se seca es totalmente inoloro.

Además de estos productos naturales, también debes tener en cuenta algunas consideraciones durante la limpieza. Por ejemplo, antes de aplicar cualquier sustancia, debes sacudir la alfombra para eliminar el polvo, las migas o los restos humanos que pueda haber sobre ella. Asimismo, si la alfombra es de pelo corto, se recomienda aspirar siempre en dirección contraria al pelo. En cambio, si es de pelo largo, es a la inversa.