Cómo

Los mejores trucos para limpiar metales: toma nota y consigue que tu casa brille

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 27 de agosto de 2019

3 minutos

Bronce, plata, latón… pueden presentar un aspecto opaco u oxidado, fácil de transformar sin esfuerzo

Nácar, metal, bronce, acero, porcelana… trucos para limpiarlos
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 27 de agosto de 2019

3 minutos

Independientemente del estilo decorativo que hayas elegido para tu casa, los objetos de metal siempre aportan un bonito toque que incrementa la luminosidad en cualquier espacio. El problema surge a la hora de su limpieza, porque requieren productos específicos y un poco de “maña” en el momento de dejarlos relucientes.

Unas espléndidas piezas en bronce que sirven de adorno en cualquier rincón, una figurita de plata con protagonismo propio en el salón, o un electrodoméstico en acero inoxidable que da caracter propio a cualquier cocina… lucen espléndidos pero, ¿cómo se limpian?

limpiar metales. cobre

Metales impecables de la manera más fácil

No solo hablamos de la limpieza en el hogar. Metales y aleaciones, o incluso metales preciosos como el oro... todos necesitan cuidados muy concretos para poder mostrar su mejor “cara”. Conseguirlo no es especialmente complicado. La experiencia demuestra que, además de los productos específicos, algunos “trucos” que puedes probar resultan realmente eficaces:

  • Bronce. Si tienes una figurita hecha en esta aleación de cobre y estaño, ya habrás comprobado que tiende a presentar antiestéticas manchas generadas principalmente por el proceso natural de oxidación. Si quieres dejarla brillante, prueba a pasarle un paño humedecido con agua y unas gotas de limón. Seguidamente, seca por completo. Lograrás que quede  como nueva.
  • Plata. Cuando presentan manchas o se oscurece, las joyas u objetos de plata deslucen y es importante limpiarlas a conciencia para devolverles todo su esplendor. Hay muchos “remedios” para lograrlo de forma sencilla. Uno de ellos consiste en disolver una cucharada de sal común en medio vaso de agua. Así tendrás un eficaz producto natural, capaz de eliminar cualquier resto de suciedad que pueda haber quedado adherido sobre la plata. Si en el objeto hay manchas especialmente difíciles de eliminar, añade a la mezcla unas gotas de vinagre.
  • Oro. ¿Una cadena o un anillo que necesitan una limpieza?... El oro es un metal precioso que demanda muy poco mantenimiento. Simplemente, con agua templada y un poco de jabón neutro puedes limpiar tus joyas, incidiendo con un cepillo de cerdas suave, en caso de piezas que tengan ángulos a los que resulta difícil acceder. Nuevamente, recuerda que es importante secar a conciencia.
  • Cobre. Si quieres darle una “nueva vida” a tus objetos fabricados en este metal, límpialos con un paño humedecido en una solución que lleve media taza de vinagre, media de agua y una cucharada de sal. Quedarán relucientes.
  • Acero inoxidable. Cada vez es más habitual encontrarlo en cocinas y en otras estancias de la casa que buscan un diseño moderno e innovador. Si tus muebles y electrodomésticos de inox no tienen una pátina que los proteja de las huellas frecuentes, un buen truco para mantenerlos impecables es limpiarlos con un paño humedecido con agua y jabón neutro (nunca estropajo) y terminar pasando un segundo paño con unas gotas de aceite de oliva o almendras, de cara a lograr que queden perfectos y más que brillantes.