Cómo

¿Qué debo hacer si he comprado un alimento que estaba caducado?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 27 de diciembre de 2019

3 minutos

En este tipo de situaciones puedes ejercer tus derechos como consumidor y poner una reclamación

¿Qué debo hacer si he comprado un alimento que estaba caducado?

Tras hacer la compra, uno llega a casa y empieza a sacar todos los productos y alimentos de la bolsa. Al guardarlos en la nevera o en la despensa nos damos cuenta de que uno de ellos está caducado. ¿Qué debemos hacer entonces? ¿Nos lo comemos si solo son un par de días? ¿Lo tiramos y no le damos más importancia? Igual te gustará saber que si esto te pasa, puedes ejercer tus derechos como consumidor y reclamar por ese alimento que no está en perfectas condiciones. Y es que, aunque no lo creas, comértelo puede traer consecuencias nefastas para la salud de tu estómago. O incluso más graves.

Pero antes de explicarte paso a paso qué debes hacer en este tipo de situaciones, déjanos que te detallemos en qué consiste eso de la fecha de caducidad, la de consumo preferente y si hay productos que, incluso caducados, se pueden comer con total tranquilidad.

¿Qué debo hacer si he comprado un alimento que estaba caducado?

¿Cuándo caduca un alimento y quién decide esa fecha?

La fecha de caducidad no es lo mismo que el consumo preferente. Te explicamos la diferencia. En el primer caso se refiere a ese momento (un día determinado o un mes) hasta el que se puede consumir de forma segura ese alimento. Una fecha que se basa en las indicaciones del fabricante. Por ejemplo, como recuerdan desde la OCU (@consumidores), esto ocurre sobre todo en aquellos alimentos que son perecederos y que corren más riesgo de tener bacterias, nada recomendables con el paso de los días. Es decir, carnes y pescado crudos y frescos, sobre todo.

Si, por ejemplo, hemos comprado este tipo de productos y vemos que ese día estipulado está cerca y no nos lo vamos a comer, lo mejor es congelarlos. Eso sí, esto no es un truco de magia, ya que una vez sacados del congelador debes consumirlos antes de que pasen 24 horas o volverás al principio.

¿Y si lleva caducado en mi nevera un par de días o semanas? No pasa nada, así nos tranquilizan desde la Organización de Consumidores y Usuarios, siempre y cuando al probarlos no tengan mal sabor. Esto ocurre en casos concretos, con los yogures, las galletas, las pastas secas o los embutidos que hayamos adquirido ya al vacío. 

Sabiendo esto, pasamos a explicar el otro concepto. Cuando leemos eso de Consumir preferentemente antes de..., lo que indica esta leyenda es el límite hasta el que ese producto conserva todas sus propiedades (sabor, olor, textura...) con la máxima calidad. Es decir, no hay un riesgo microbiológico como en el caso anterior. 

Teniendo todo esto lo suficientemente claro, pasamos a explicarte qué sucede con una situación relacionada. Qué pasa si, inconscientemente, compras un alimento que ya estaba caducado en la estantería de un supermercado.

¿Qué debo hacer si he comprado un alimento que estaba caducado?

¿Y si lo he comprado ya caducado?

Una tienda o supermercado no puede vender, por ley, un producto que esté caducado o pasado de fecha. Si lo hace, está incurriendo en un delito contra la salud pública, sobre todo si compras ese alimento, te lo comes y perjudica tu salud. Pero si antes de prepararlo te das cuenta de que la fecha es errónea, puedes ejercer tus derechos e interponer una reclamación.

Ante esto, el vendedor está obligado a cambiar ese alimento en mal estado por otro similar cuya fecha de caducidad no haya pasado. O también devolver el dinero del importe de esa compra. No se puede negar tampoco si pedimos la hoja de reclamaciones para quede constancia de lo sucedido, así como nuestro malestar al respecto. Para denunciar ante esa tienda o fabricante, el consumidor tiene un plazo de unos tres meses, que empiezan a contar desde el día que se llevó ese producto a su casa. 

Una vez hecho y si sabemos a ciencia cierta que ese establecimiento sigue con esa práctica fraudulenta, podemos interponer una queja o reclamación ante una Oficina Municipal de Información al Consumidor o una asociación del mismo tipo. Denuncia que puede ponerse en conocimiento, incluso, del departamento de salud correspondiente a tu comunidad autónoma. Por ejemplo, desde la Comunidad de Madrid (@ComunidadMadrid) recuerdan que en materia de seguridad alimentaria también deberemos reclamar "si esos productos están en mal estado, hay cuerpos extraños, la etiqueta es de dudosa legalidad o ese establecimiento no cumple con las medidas higiénicas y sanitarias adecuadas".

Lo más seguro es que te pidan pruebas de esa "acusación", por lo que es recomendable que aportes todo lo que tengas: tickets de compra, fotografías, vídeos... Incluso si hemos sufrido una intoxicación, es bueno adjuntar el informe médico. En definitiva, un material gráfico que puede servir para que esa administración competente en materia de consumo actúe de varias formas

  • Iniciando un expediente sancionador contra el comercio de alimentación que te ha vendido ese producto, incluso a sabiendas de que había pasado la fecha de caducidad.
  • Realizando una inspección de consumo y sanidad para comprobar qué se vende y cómo en ese supermercado o tienda
0

No hay comentarios ¿Te animas?