Cómo

¿Cómo debe usar una persona mayor un desfibrilador semiautomático en caso de urgencia?

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Martes 20 de agosto de 2019

2 minutos

Ante una parada cardiaca, utilizar con rapidez y eficacia estos dispositivos puede salvar vidas

Desfibrilador automático

Según datos de la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon), cada año se producen en España 30.000 casos de parada cardiaca súbita. Muchos de ellos ocurren en la calle o en espacios públicos, por lo que actuar con rapidez ante esta situación es básico para aumentar el índice de supervivencia y evitar las graves secuelas que la falta de circulación sanguínea puede provocar.

Cada vez es más frecuente ver un desfibrilador externo semiautomático (DESA) en lugares como estadios, parques o aeropuertos. Tanto el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (@ConsEspRCP) como la Sociedad Española de Cardiología (@secardiologia) insisten en la importancia de incrementar su presencia y explicar su uso a la población general porque, ante un paro cardiaco, el uso de un desfibrilador de este tipo en los primeros minutos aumenta la supervivencia en un 73%. Además, si la reanimación se realizan entre los tres y los cinco primeros minutos, alcanza el 50%.

Desfrilidador automático

¿Cómo funciona un desfibrilador externo semiautomático?

Ante una urgencia de este tipo, es importante actuar con rapidez sin perder la calma, teniendo presente que la peor reanimación es aquella que no se hace. Y no temas, un desfibrilador DESA está pensado para que cualquier persona pueda utilizarlo en una emergencia. El momento impone, pero se trata de salvar una vida.

Si alguien cercano a ti sufre un paro cardiaco, lo primero que debes hacer es solicitar ayuda llamando al 112, pero mientras llegan los servicios de emergencia, hay que actuar. Es importante iniciar cuanto antes las maniobras de recuperación cardiopulmonar (RCP) a base de compresiones torácicas e insuflaciones de aire. Además, si tienes un DESA cerca (o alguien consigue traer uno) hay que hacerlo funcionar siguiendo los pasos que te va a indicar el propio dispositivo con señales visuales y acústicas.

El desfibrilador tiene dos electrodos adhesivos, que debes colocar sobre el pecho de la persona afectada en los puntos que aparecen en la pantalla del aparato. Una vez instalados, solo tienes que seguir las instrucciones sonoras que escuches. Tranquilidad, recuerda que está pensado para que pueda utilizarlo cualquier persona ante una emergencia vital.

Antes de la descarga eléctrica, debes comprobar que la persona no está en contacto con líquidos o superficies conductoras. Además, en ese momento, nadie debe tocar a quien está siendo atendido.

La luz roja intermitente del DESA señalará que está listo para su uso. Las instrucciones sonoras te dirán el momento exacto en el que debes apretar el botón para que se produzca la descarga, pues el dispositivo analiza la situación del ritmo cardiaco. Hecho esto, es importante continuar con las maniobras de recuperación cardiopulmonar hasta que llegue la ayuda profesional.

0

No hay comentarios ¿Te animas?