Practicopedia

Consejos de la OCU para quitar las manchas más resistentes de la ropa

Rosa Roch

Foto: BigStock

Miércoles 27 de enero de 2021

5 minutos

Incluso las manchas más rebeldes sucumben ante un buen tratamiento quitamanchas. La OCU te lo cuenta

Consejos de la OCU para quitar las manchas más resistentes de la ropa
Rosa Roch

Foto: BigStock

Miércoles 27 de enero de 2021

5 minutos

Eliminar algunos tipos de manchas puede resultar complicado. La clave está en detectar cual es el origen de la mancha para tratarla de la manera adecuada y con el producto que requiera cada una de ellas antes de ponerla a la lavadora, pues los detergentes que se usan en el lavado a máquina no son igual de eficaces que un producto específico. Te explicamos algunos consejos que desde la OCU nos ofrecen para poder tratar cada mancha y saber que productos, en ocasiones muy básicos, necesita cada una de ellas.

Cómo atacar las manchas

Cuando un tejido presenta una mancha rebelde podemos tratarla de diferentes maneras antes de ponerla a la lavadora:

  • Lava a mano: pon el tejido sobre un vaso con agua con la mancha hacia abajo. Pulveriza la mancha con el detergente o producto quitamanchas específico. Pasa agua fría sobre la mancha y frota hasta que desaparezca. Si queda algún resto, prueba a hacer lo mismo sumergiendo la mancha en agua.

 

  • Frota: Pon el tejido con la mancha hacia arriba sobre una toalla. Empapa un trapo con el producto quitamanchas o detergente, humedece la mancha con agua y, acto seguido, frota la mancha con el trapo, de fuera hacia adentro para no extenderla. Ve cambiando la zona del trapo con la que frotas y también la posición de la prenda. Igual que en el caso anterior, si quedan restos prueba la opción de sumergirla.

 

  • Sumerge: Vierte el detergente o quitamanchas en una cuenco o un plato y coloca la prenda manchada en él. Frota la mancha suavemente con la ayuda de una cucharilla para que el detergente penetre en las fibras sin riesgo de estropearlas como podría pasar con un cepillo.

 

Consejos de la OCU para quitar las manchas más resistentes de la ropa

 

Productos de uso habitual

Existen diferentes productos básicos que nos pueden ayudar a eliminar prácticamente todas las manchas y, además, son fáciles de tener en casa y funcionan de maravilla, solos o combinados. Se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Productos tradicionales: Son los productos menos agresivos con el tejido y podríamos considerarlos los más básicos. Dentro de esta categoría tendríamos el vinagre, el limón, el bicarbonato sódico, el agua oxigenada, la glicerina, el jabón puro o los polvos talco. Estos productos están especialmente indicados para las manchas de alquitrán, moho o perfume, por ejemplo.
     
  • Complementos del lavado: aquí podríamos poner sustancias químicas como el percarbonato de sodio, los productos oxiaction o los limpiadores enzimáticos. Todos ellos puedan dar muy buen resultado ante manchas de leche o té.
     
  • Productos para manchas difíciles: la acetona, el alcohol, la lejía, el amoníaco y el aguarrás son productos agresivos que hay que utilizar con cuidado, pues algunos de ellos son peligrosos, pero muy efectivos para tratar las manchas más difíciles, no obstante, es mejor empezar por los más suaves.

 

Consejos de la OCU para quitar las manchas más resistentes de la ropa

 

Un producto para cada mancha

Manchas de grasa, bolígrafo, vino o sangre, son muy comunes, pero cada una necesita su producto y su técnica.

  • Manchas de vino: aclara la mancha con agua templada y déjala en remojo con perborato de sodio y agua templada. Para los tejidos blancos también puedes utilizar un poco de lejía mezclada con agua y para las demás prendas una disolución de agua oxigenada y agua fría.
     
  • Manchas de chocolate: lo primero es aclarar la mancha en agua templada para después pulverizar sobre ella un detergente enzimático que se puede adquirir en el supermercado.
     
  • Manchas de sangre: hay que dejar en remojo la mancha en agua fría. Es importante que sea fría porque la caliente fijaría la mancha al tejido. Añadir un puñado de sal. Después de unos minutos, frotar suavemente con una esponja empapada con una disolución de amoniaco y agua (2,5 ml de amoniaco por litro de agua). Aclarar y lavar con un detergente en polvo.
     
  • Manchas de aceite: espolvorear polvos de talco, o en su defecto harina, sobre la mancha de aceite. A medida que los polvos vayan absorbiendo la grasa hay que cepillarlos y repetir la acción varias veces. La última aplicación dejarla actuar unas horas y después lavar con jabón y agua templada.
     
  • Manchas de bolígrafo y tinta: Hay que mantener húmeda la mancha con cuidado de que esta no se extienda. Para ello utilizaremos un algodón empapado con agua fría, colocaremos otro algodón grande y seco debajo de la prenda que para que no manche la otra parte del tejido y pueda absorber la humedad que pasa a través. A continuación, frotaremos la mancha muy suavemente, de fuera para adentro, con una algodón empapado en alcohol. Las manchas que queden en los tejidos blancos se pueden eliminar con agua y unas gotas de lejía.
     
  • Manchas de óxido: Para este tipo de manchas hay que aplicar zumo de limón y cubrir la mancha con una capa de sal fina. Se deja actuar aproximadamente una hora y se aclara con agua fría. Después se puede lavar como se hace habitualmente.