Cuál

¿Cuáles son los lugares del Sistema Solar donde puede haber agua?

Marco Herrera

Martes 23 de abril de 2019

4 minutos

La búsqueda de agua en otros planetas ha centrado las investigaciones espaciales de los últimos años

Agua en el espacio: hielo espacial rodeando una estrella (NASA)

En las películas de ciencia ficción sobre extraterrestres que amenazan la Tierra normalmente les atribuyen el motivo de venir aquí para robar nuestros recursos, la mayoría de las veces agua. Pero este no debería ser el motivo más recurrido, al menos científicamente, ya que el agua se encuentra con cierta facilidad en nuestro Sistema Solar. Hasta hace relativamente poco se creía que la Tierra era el único cuerpo del Sistema Solar que tenía agua en forma líquida. Si bien es cierto que es el único lugar donde el agua líquida es estable en la superficie, hay hielo en casi todas partes. Muchos científicos también apuntan que el agua líquida puede existir debajo de las superficies en varios cuerpos. Pero, ¿dónde en el Sistema Solar es probable encontrar agua y en qué forma? 

Los cometas y el cinturón de Kuiper

Según la Open University británica los lugares donde puede existir vida microbiana necesitan de agua líquida, o al menos hielo "caliente" dentro de algunos grados de fusión. Esos lugares están muy extendidos, y es común hallarlos debajo de la superficie de cuerpos fríos o alrededor de los bordes en cuerpos calientes. Más lejos del Sol está la Nube de Oort, una región donde la mayoría de los cometas pasan la mayor parte de su tiempo unas 10.000 veces más lejos del Sol que la Tierra. En su mayoría son hielo, con trazas de diversos compuestos de carbono y nitrógeno. Probablemente haya alrededor de cinco masas de agua en la Tierra, no podemos estar seguros, porque solo los cometas que se alejan del Sol pueden ser estudiados directamente.

La mayoría de los cometas tienen menos de unos 10 km de ancho, y en la Nube de Oort están separados por grandes distancias, por lo que si se buscan grandes cantidades de agua, se necesitaría viajar hasta el Cinturón de Kuiper. 

Región Polar de Mercurio (John Hopkins University)

Los planetas gigantes

Neptuno, Urano, Saturno y Júpiter son los gigantes del Sistema Solar. En lo profundo, y confinado por una presión muy alta, se cree que cada uno de estos contiene varias masas de agua, intercaladas entre su núcleo rocoso y sus capas externas de hidrógeno y gas helio. 

No hay una forma viable de llegar a esa agua, pero cada uno de los planetas gigantes tiene numerosas lunas que están hechas principalmente de hielo. Lejos del Sol, el hielo contiene metano, amoníaco y monóxido de carbono además de agua. Sin embargo, a la distancia que se encuentra Júpiter del Sol, solo cinco veces más lejos que la Tierra, hace demasiado calor para que los hielos más volátiles se condensen, lo que resulta en hielo relativamente puro.

Existe evidencia convincente de que varias lunas heladas tienen océanos internos. Los mejores lugares para buscar vida son los lugares donde el océano se encuentre sobre una roca cálida. Este puede ser el caso dentro de Europa (Júpiter) y Encélado (Saturno), pero las reacciones químicas con la roca hacen que el agua líquida sea salada.

Océano Europa, luna de 3.130 km de diámetro perteneciente a Júpiter (NASA)

Los planetas rocosos

Más cerca del sol, Marte, la Tierra, Venus y Mercurio se encuentran en una región que estaba demasiado caliente para que el hielo se condensara cuando se estaba formando el Sistema Solar. En consecuencia, los planetas son en su mayoría rocas, que pueden condensarse a temperaturas más altas que el hielo. La única agua en los planetas rocosos quedó atrapada dentro de los minerales y luego sudada desde el interior, o se agregó a la superficie impactando a los cometas, señala The Open University.

Probablemente, en alguna ocasión Marte tuvo al menos la misma cantidad de agua proporcional a su roca que la Tierra, pero es un cuerpo más pequeño con una gravedad más débil y sin campo magnético, lo que permite que la mayor parte de su agua se haya perdido en el espacio. Sin embargo, el agua corrió en la superficie de Marte en el pasado y hay signos interesantes de que el agua se filtra cuesta abajo para formar barrancos incluso hoy en día. Eso sí, para sobrevivir como un líquido, probablemente tendría que ser muy salada.

Se sabe con datos científicos que también hay hielo en los casquetes polares, pero ninguno de los entornos parece ser hospitalario para la vida. Sin embargo, portando el tipo correcto de microbios terrestres a los lugares correctos en Marte, podrían ser capaces de seguir con vida. De lo que no estamos seguros es de si los microbios ya han hecho el viaje entre planetas, enganchados, por ejemplo, a meteoritos.

Mientras que Marte es demasiado frío, Venus ha tenido temperaturas demasiado altas para el agua durante la mayor parte de su historia. Sin embargo, hay gotas de agua en su atmósfera alta. Esto no vale la pena recopilarlo como un recurso, y sí como una posibilidad como medio para soportar la vida microscópica en el aire.

El último lugar donde se puede esperar a encontrar agua es Mercurio, debido a sus extremas temperaturas de calor. Sin embargo, hay cráteres cerca de los polos en cuyos suelos el sol nunca brilla. La presencia de agua helada en estas regiones, entregada por cometas impactantes, se ha demostrado mediante varias técnicas, apunta la Open University.

De manera similar, el hielo "atrapado en frío" también se ha encontrado dentro de los cráteres polares de la Luna. Este puede ser uno de los primeros recursos del Sistema Solar que los humanos, en lugar de visitar a los extraterrestres, explotemos cuando nos abramos paso hacia el espacio.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?