Cuál

¿Qué tipo de hielo es mejor: el que se compra o el que congelamos en la nevera?

Rosa María Torres

Foto: Bigstock

Domingo 16 de junio de 2019

2 minutos

Coger el hielo con las manos podría ser el comienzo de un brote vírico. Utiliza siempre unas pinzas

¿Qué tipo de hielo es mejor?

La bolsas de cubitos de hielo que compramos en el supermercado son perfectamente adecuadas para el consumo, según la OCU. La Organización de Consumidores y Usuarios examinó más de 20 bolsas de hielo compradas en establecimientos de Madrid y Alicante y no detectó ninguna anomalía en la higiene o seguridad del producto.

Comprobaron mediante la fusión del glaseado externo que los hielos cuando se descongelaban quedaban completamente limpios y sabían a “agua”. De hecho, percibieron que el agua que formaba el cubito era “blanda”. Esto quiere decir que presenta algunas porciones de sal, muy pequeñas, y por eso son más adecuadas para la creación de hielo y la conservación.

Otras ventajas: gracias a la ausencia de burbujas en su interior y su tamaño (unos 42 mm de lado) aguantan más tiempo sin descongelarse que los caseros. Es más, los hielos industriales se desmineralizan para quitarle dureza y hacerlos aptos para el consumo. El seco se lleva a cabo con un chorro de aire frío para asegurarse de que no se quedan pegados a las bolsas. Todo este tipo de medidas cautelares no se llevan a cabo en los hechos en casa. Primero porque se hacen con agua del grifo, y segundo porque se secan en el congelador sin pasar por ningún tipo de proceso.

En definitiva y, teniendo en cuenta, el examen al que han sido sometidos los hielos embolsados podemos asegurar que son más aptos para el consumo que los realizados en casa.

Molde silicona

Guía de seguridad para hacer cubitos caseros

  • Asegúrate de que el agua es potable y de calidad. Este paso es vital tanto para descartar la presencia de virus, bacterias o patógenos, como sustancias químicas que se quedarán en el agua de hielo cuando se descongele. Hacer mal este primer paso, podría provocarte un problema de salud.
  • Hierve el agua primero. En lugar de rellenar de agua los moldes e introducirlos directamente en el congelador, opta por hervir primero el agua. ¿La razón? El oxigeno se escapará y evitaremos la aparición de impurezas a la hora de descongelar.
  • El recipiente donde vayas a verter el agua debe estar perfectamente limpio. Los mejores son los de silicona porque se desmoldan mucho mejor y el sistema de sacarlo es menos agresivo para el hielo.
  • No coloques el molde cerca de la carne y el pescado. Absorberán su sabor y el refresco que te tomes después podría saber a merluza, por ejemplo.
0

No hay comentarios ¿Te animas?