Cuál

¿Te haces un lío con los tipos de agua embotellada disponibles en el mercado?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de julio de 2019

1 minuto

Conoce qué indica la denominación de cada una de ellas y decide cuál puede ser mejor para ti

Tipos de agua embotellada
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de julio de 2019

1 minuto

Esencial para la vida y para mantener nuestro organismo sano e hidratado, en España el agua del grifo se somete a unos estrictos controles de calidad para garantizar que sea apta para el consumo. Aun así, bien por preferencias personales o porque hay zonas en las que el agua presenta una particular “dureza” (alto contenido de residuos sólidos) o un sabor que no resulta del todo agradable, son muchas las personas que optan por el agua embotellada.

En el supermercado puedes encontrar agua mineral, de manantial, de mineralización débil o muy débil. ¿Qué significan todas estas etiquetas que dan lugar a más de una confusión?

tipos de agua embotellada

La clave está en su origen y en su composición

Para aclarar conceptos básicos, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), determina la diferencia existente entre los tres tipos principales de aguas envasadas que hay en España y en la Unión Europea:

  • Aguas Minerales Naturales (AMN)
  • Aguas de Manantial (AM)

Son muy similares. Las dos proceden del interior de la tierra, de acuíferos o de manantiales que brotan de manera espontánea o son creados por el hombre por perforación. En ambos casos, es agua pura (sin manipulación humana) y su composición es más o menos rica en distintos minerales y oligoelementos, que va captando del terreno por el que transcurre o permanece en contacto. La diferencia radica en que el agua mineral natural, para ser considerada como tal, debe mantener constante su composición. Siempre va a tener exactamente el mismo contenido y en la misma proporción. En cambio, el agua de manantial, siendo igualmente de extraordinaria pureza, puede experimentar ligeras variaciones en las mediciones de control, a las que es sometida cada cierto tiempo.

  • Aguas potables preparadas (APP).

Resumiento, podría decirse que son todas las demás. Es el agua que, independientemente de su procedencia, se somete a distintos procesos químicos para su potabilización, proceso de embotellado y posterior consumo.

En los últimos años, también han surgido con fuerza las aguas mineralizadas que, como explica el Instituto de Investigación, Agua y Salud (@iias_aguaysalud), es básicamente agua potable a la que se han añadido de manera artificial determinados minerales, como calcio o magnesio, para mejorar así sus propiedades.

¿Cuál es más saludable?

Sobre qué tipo de agua es la más saludable, no es posible afirmar si una u otra opción. Hasta hace unos años se consideraba que, en general, las más recomendables eran las de mineralización débil (poca presencia de minerales), pero numerosos estudios apuntan a que no siempre es así, porque depende de las necesidades específicas de cada persona. El agua con alto contenido en yodo puede ser buena para una persona que sufra hipotiroidismo y resultar perjudicial en el caso de padecer la enfermedad opuesta, es decir, hipertiroidismo.

Puede ser cuestión de gustos (las aguas de manantial presentan, en este sentido, sutiles diferencias) o que el médico te aconseje un determinado tipo de agua, pero no se puede generalizar. En lo que sí existe unanimidad es en la necesidad de mantener siempre una óptima hidratación.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?