Alimentación

¿Qué es el agua osmotizada? ¿Puede aportar beneficios a las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 8 de julio de 2019

3 minutos

El proceso de filtrado del agua por ósmosis inversa tiene tantos defensores como detractores

Agua osmotizada
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 8 de julio de 2019

3 minutos

No decimos nada nuevo si repetidos que el agua es esencial para la vida y que ingerir las cantidades adecuadas es básico para el buen funcionamiento del organismo. Pero, hasta en algo tan básico como el agua, existen multitud de variedades, con matices distintos, que pueden tener algún tipo de incidencia sobre la propia salud.

Una de las más nombradas y menos conocidas es el agua osmotizada, para algunos la más pura que se puede ingerir, y para otros un agua sometida a un proceso innecesario que resta elementos, en principio no perjudiciales e incluso necesarios, propios del líquido vital.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar (@sanidadgob) considera agua apta para el consumo humano a toda aquella que sea salubre por no contener organismos patógenos ni contaminantes a niveles que puedan afectar, de manera adversa, a la salud. En España los controles de calidad que garantizan que el agua que llega a los hogares puede ser ingerida con total seguridad, son exhaustivos.

agua osmotizada1

¿Qué aporta (o resta) el proceso de ósmosis inversa al agua?

No todas las aguas poseen la misma composición. Algunas tienen más sales minerales o pueden llevar mayor o menor cantidad productos añadidos en su proceso de potabilización. Los sistemas de ósmosis inversa, lo que hacen, explicado de manera sencilla, es aplicar una serie de filtros (sedimentos + carbón) para conseguir eliminar cualquier sustancia que esa agua pueda presentar. Los equipos de ósmosis inversa de uso doméstico, cada vez más habituales, poseen una membrana permeable de ósmosis, que no es otra cosa que una serie de efectivos filtros capaces de atrapar cualquier mínima partícula sólida que pueda estar en el agua del grifo que vamos a tomar, incluidas las sales minerales que, en ocasiones, resultan realmente beneficiosas para el organismo.

El agua que se obtiene tras ser filtrada por un equipo de osmosis es un agua de mineralización muy baja, algo que viene muy bien a personas que puedan presentar problemas de retención de líquidos. Este proceso también puede ser una buena opción en algunos lugares donde el agua del grifo, posee un alto en contenido en minerales, propio de la zona, o presenta excesivas impurezas, restos de metales pesados como el mercurio, o productos como el cloro utilizados en su depuración.

A nivel salud no se puede afirmar que sea mejor o peor que cualquier agua embotellada o del grifo. Un adulto mayor puede que necesite los minerales que contiene el agua para ayudar al fortalecimiento de su estructura muscular y ósea, o por el contrario, puede que el agua osmotizada sea la que mejor le sienta porque, al ser de mineralización muy baja, aumenta las propiedades diuréticas propias del agua misma. Ante la duda, una consulta al médico sobre qué te conviene, siempre será la mejor manera de encontrar la respuesta adecuada.