Cuándo

¿Cuándo se considera a un coche clásico y cuándo histórico?

Mariola Báez

Sábado 23 de marzo de 2019

2 minutos

Si tienes alguna joya de cuatro ruedas en tu garaje, tal vez podrías ahorrar en seguros e impuestos

Coche clásico histórico (bigstock)

Para los amantes del motor, el mundo de los coches clásicos es realmente interesante y divertido. Son muchas las concentraciones de clásicos que tienen lugar por toda la geografía española. No siempre está del todo claro si un vehículo pertenece a esta categoría o es simplemente un coche viejo.

Como norma general para ser considerado clásico un vehículo debe tener al menos 25 años desde su fabricación o, si no se conoce ese dato exacto, desde su primera matriculación. En ocasiones, también pueden incluirse en esta categoría coches más actuales pero que tengan alguna singularidad, por ejemplo, coches de colección, vehículos que hayan pertenecido a una personalidad relevante o que hayan intervenido de alguna manera en un acontecimiento histórico o de importancia.

Un coche de estas características puede circular perfectamente y también tiene que estar convenientemente asegurado. La única posible ventaja, además, de llevar con orgullo un coche de hace 30 años, que será el centro de todas las miradas cada vez que vaya por carretera, es que puede que tengas alguna rebaja en el impuesto de circulación o que incluso esté exento (depende de cada ayuntamiento).

¿Es lo mismo un coche clásico que uno histórico?

Todos los históricos son clásicos, pero no al revés. Desde hace unos años y para igualar la normativa española a lo que establece la Federación Internacional de Vehículos Históricos (FIVA)  para considerar un vehículo como tal, tiene que tener una antigüedad superior a 30 años y además cumplir una serie de requisitos.

Lo primero que debes tener en cuenta es que tu coche no podrá haber experimentado cambios significativos a lo largo de los años, es decir, debe ser un modelo original (incluyendo motor y piezas básicas). Solo se aceptan las modificaciones de mantenimiento que se hicieron en su momento, cuando el vehículo estaba en pleno funcionamiento.

Cumplido el requisito, tendrás que solicitar que te cataloguen el coche como vehículo histórico en el organismo correspondiente de tu Comunidad Autónoma, presentando el impreso y toda la documentación exigida. Hecho el trámite, el vehículo deberá pasar una inspección y en algunos casos se exige, además, presentar un escrito donde se especifiquen las posibles cualidades del coche para ser tener la consideración de histórico. Finalmente, si “aprueba”, se puede solicitar su inclusión en el inventario de bienes muebles del Patrimonio Histórico Español o al de bienes de Interés Cultural.

Una vez considerado histórico, el coche habrá de llevar una matrícula especial o un distintivo en la suya original (si la tiene) que lo identifique como tal.

Muchos de estos coches son verdaderas joyas que alcanzan un alto valor en el mercado y que requieren un completo y esmerado mantenimiento para poder lucir con orgullo su historia. Las ventajas de convertir un coche clásico en histórico radican en la posible rebaja de impuestos y en que tienen condiciones especiales en seguros y también a la hora de pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

0

No hay comentarios ¿Te animas?