Cuándo

¿Cada cuánto tengo que pagar el recibo de la luz, del agua y del gas?

Carlos Zapatero

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 13 de noviembre de 2019

3 minutos

Te enseñamos el momento y la periodicidad de pago de las principales facturas

¿Cada cuánto tengo que pagar el recibo de la luz, el del agua y el del gas?

El pago de los recibos de los diversos suministros que tenemos contratados en nuestra vivienda puede variar de acuerdo a su naturaleza. Por este motivo, a continuación te desglosamos, por suministro, cada cuánto tienes que pagar cada uno de los principales recibos de manera general.

La luz

La factura de la luz se puede definir como el comprobante que el usuario recibe de acuerdo a la electricidad consumida durante un periodo de tiempo determinado. Actualmente, la mayoría de las compañías eléctricas disponen de dos tipos de facturas. La tradicional de papel, que llegaría por correo postal, y la factura electrónica. Una de las ventajas de esta última es que, además de que cuidamos del medioambientese puede consultar a través de internet desde cualquier dispositivo.

Según el Real Decreto 1718/2012 de 28 de diciembre, desde el día 1 de abril de 2013, la facturación de la luz se realiza cada dos meses en base a las lecturas reales del consumo. Y siempre a final de mes. Por tanto, la luz es un recibo que se debe de pagar de manera bimensual, 6 veces al año.

¿Cada cuánto tengo que pagar el recibo de la luz, el del agua y el del gas? (big stock)

El agua

El recibo del agua hace referencia al consumo de agua que hemos realizado a lo largo de todo el mes. En este recibo no se incluye únicamente el consumo del agua, sino también la cuota fija del servicio y los impuestos de las diversas administraciones. Al igual que el anterior, el recibo del agua se pasa cada dos meses, tal y como recoge Aigües de Barcelona, y a final de cada mes. 

El gas

Ya que para leer el gas debe venir a casa personalmente el técnico de la empresa pertinente, este suministro, al igual que los anteriores, se paga cada dos meses. En el precio de la factura de gas se incluye el importe fijo mensual, el consumo facturado, el impuesto sobre el gas natural y el alquiler de los equipos.

Además, en la factura podrás ver la evolución del último año, permitiendo hacerte una idea del consumo medio que gastas cada mes. La factura siempre será emitida a nuestro banco en la última semana del mismo. Sin embargo, si quieres tener un control más exacto, puedes darte de alta en su servicio de facturación online, llegándote un mail siempre que se vaya a emitir el último recibo.

Pagar los recibos

¿Qué ocurre si no puedo pagar los recibos?

Debido a unos recursos económicos limitados, algunas personas no pueden permitirse pagar sus recibos en el plazo indicado. En estos casos, ¿a qué consecuencias se enfrenta el consumidor?

Cuando se trata de la luz de tu hogar, si no pagas la factura, la compañía eléctrica puede ejercer su derecho a cortar el suministro. Sin embargo, antes de llegar a este extremo, se pondrán en contacto contigo para indicarte los pasos a seguir y la fecha límite para abonar las facturas pendientes, que suele rondar los dos meses desde ese aviso hasta la suspensión del servicio. Si esto llega a ocurrir, la electricidad volverá a activarse cuando el cliente pague la factura correspondiente.

Lo mismo ocurre con el agua y el gas. En ambos casos, el usuario tiene un margen de entre 15 y 20 días desde la emisión de la factura para pagar la cuota, aunque esto depende de la compañía con la que tengas contratado el servicio. Pasado este plazo, se vuelve a hacer un requerimiento y se aumentan los días disponibles para abonar el dinero. Finalmente, algunas compañías envían al cliente un último aviso certificado para dejar constancia de la situación en la que se encuentra. Esto les permite justificar el corte del suministro si el pago no se efectúa.

En el caso del agua, se suele retirar el tubo que abastece a la viviencia de dicho servicio. Además, si quieres volver a instalarlo no solo deberás pagar la factura, sino también un nuevo equipamiento que suele rondar los 100 euros. En cambio, para restablecer el gas en tu casa deberás abonar una cantidad extra de dinero como compensación por los gastos de desconexión.

0

No hay comentarios ¿Te animas?