Practicopedia

¿Qué es la dieta BARF para perros? Conoce sus pros y contras, y decide

Mariola Báez

Jueves 25 de abril de 2019

2 minutos

Este tipo de alimentación para mascotas se basa en proporcionarles alimentos naturales crudos

Dieta BARF (Bigstock)

Pensando en todo momento en dar la mejor alimentación posible a nuestras mascotas, especialmente si hablamos de perros y gatos, la dieta BARF se presenta como una posible alternativa a los tradicionales piensos (algunos de excelente calidad). Es una opción natural, en principio saludable para el animal, pero siempre que se siga de manera estricta, y teniendo en cuenta factores importantes como la raza, la edad o la actividad física que pueda llegar a realizar un perro.

La dieta BARF, también conocida como dieta ACBA por sus siglas traducidas (Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados), parte de la idea de alimentar a los animales ofreciéndoles lo que ellos comerían si estuviesen en libertad y tuviesen que buscarse su propio sustento. Su creador es el veterinario y experto en nutrición animal doctor Ian Billinghurst y la dieta tiene tantos detractores como personas que opinan que es el menú ideal para cualquier perro. Tú decides qué darle a tu mascota, pero es importante saber que la dieta BARF, la auténtica, no es fácil de seguir y que tiene sus pros y sus contras.

¿Cuáles son los principios de la dieta BARF? ¿Cuáles son sus ingredientes básicos?

Alimentos variados y siempre crudos es la base de esta dieta en la que es fundamental respetar las proporciones para conseguir una alimentación equilibrada que incluya todos los nutrientes que un perro (también gato) necesita.

  • Si quieres probarla, para que te hagas una idea, la base de esta dieta es la carne cruda y los huesos carnosos que puedes encontrar en un mercado o carnicería. Estos alimentos son el 60% del total de la dieta. En este sentido, son muchas las asociaciones y fundaciones en defensa de los animales las que coinciden en la importancia de reducir la presencia de cereales en las dietas caninas y aumentar la proporción de proteínas que aportan los distintos tipos de carnes: pollo, cerdo, vaca, conejo
  • Los huesos son también un ingrediente básico que debe ofrecerse a los animales en crudo, para evitar que tras la cocción puedan volverse frágiles y peligrosos a la hora de su ingesta.
  • Las vísceras y despojos: riñones, higadillos, sesos, corazón, pieles… de los distintos animales también ocupan un lugar importante en esta dieta y deben ser ingrediente presente entre un 10 – 15% en los distintos menús.
  • Los vegetales, frutas y verduras son también parte importante, con presencia aconsejable de otro 10-15%, al igual que otros alimentos como los huevos, el yogur y algunos tipos de pescado.

Existen distintas recetas para que puedas poner en práctica la dieta BARF con tu perro o gato. Los defensores de este tipo de alimentación señalan, entre los beneficios que puede llegar a proporcionar, una mayor vitalidad y mejor estado de salud general del perro alimentado de esta manera, aunque sus detractores apuntan como algunos de sus peligros: la posibilidad de carencias nutricionales, o el riesgo que suponen los huesos crudos, a veces difíciles de tragar y digerir, y la manipulación de los alimentos en crudo, siempre expuestos a la contaminación bacteriana.

0

No hay comentarios ¿Te animas?