Practicopedia

El frío ya está aquí: trucos para ahorrar en calefacción

Marta Vicente

Miércoles 10 de noviembre de 2021

5 minutos

Estos consejos ayudarán a que tu factura no se dispare en invierno

El frío ya está aquí: trucos para ahorrar en calefacción
Marta Vicente

Miércoles 10 de noviembre de 2021

5 minutos

Sin duda, una de las cosas por las que este año será recordado tiene que ver con la increíble subida de la factura de la luz y, por desgracia, todo apunta a que la situación no vaya a cambiar en 2022. Con la llegada del frío, notaremos el incremento de la electricidad y del gas en nuestro bolsillo al encender los radiadores. 

Cabe recordar que, a partir de diciembre, los consumidores vulnerables podrán optar por el llamado bono social térmico, un cheque de 90 euros por hogar aprobado por el gobierno para cubrir las necesidades de calefacción. Aún así, damos una serie de trucos para que este invierno sea lo más llevadero posible en casa y menos doloroso para nuestra cartera.

Purga los radiadores

Además de ayudarnos a ahorrar, purgar los radiadores es clave para el correcto rendimiento de la calefacción: si no lo hacemos, es posible que los radiadores no consigan calentar. Esto sucede porque, a veces, después de tantos meses con los radiadores apagados, se acumula aire dentro de los mismos, entorpeciendo la circulación del agua que permite calentarlos.

¿Cómo y cuándo purgar los radiadores?

Para saber si es tu caso, solo tienes que encender la calefacción y, si al ponerla en marcha escuchas ruidos extraños en el sistema (como gorgoteos), necesitas purgarlos. Otra señal es que, al tocarlos, notes que la parte superior del radiador está más fría que la inferior.

Para purgar los radiadores, sigue estos pasos:

  • Lo primero y más importante es purgarlos cuando la calefacción esté apagada y el radiador frío.
  • Después, cierra la llave de paso de agua del radiador que se vaya a purgar. Respecto al orden, es conveniente comenzar por el que está más cerca de la caldera y seguir el sentido del flujo del agua dentro del sistema de calefacción.
  • A continuación, sitúate en el primer radiador que vayas a purgar y coloca un recipiente en la parte inferior de la válvula para evitar mojar el suelo con el agua que saldrá durante el purgado.
  • Coge una llave inglesa, un destornillador o una moneda para abrir la llave de la válvula de purgado que se encuentra en la parte superior del radiador y mantenla abierta hasta que comience a salir agua de forma constante. Repite este proceso en cada uno de los radiadores.

Una vez terminado el purgado de todos los radiadores, te recomendamos que también revises la presión del agua de la caldera, la cual debe estar entre 1-1,5 bares.

Eso sí, si tu radiador es automático no tendrás que realizar este tipo de purgado, ya que estos sistemas de calefacción expulsan el aire de forma automática.

En caso de que sospeches que no has conseguido purgalos correctamente, contacta con un técnico.

Controla la temperatura

A mayor número de grados, más gasto de calefacción. En concreto, según recoge la Guía Práctica de la Energía de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) por cada grado que aumentemos la temperatura, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%. Los expertos recomiendan que la temperatura diurna esté entre 19ºC y 21ºC y la nocturna entre 15ºC y 17ºC, la suficiente para calentar la vivienda y estar cómodos.

Sigue estos consejos para ahorrar en calefacción

Igualmente, debemos evitar el error común de que, al llegar a casa helados de frío, pongamos a tope la calefacción para que se caliente más rápido: está comprobado que solo se calienta un poco antes y, además, el gasto en calefacción se dispara. 

Usa un termostato inteligente

Además, los expertos aconsejan el uso de termostatos en el hogar para conocer la temperatura exacta de cada estancia. Pero mejor aún si contamos con termostatos programables para poder apagar la calefacción si no estamos en casa, la podemos programar para que se encienda antes de llegar y se pueden fijar las temperaturas en diferentes franjas horarias y para fines de semana. Finalmente, estos dispositivos nos ayudan a mantener los grados entre los márgenes recomendados. 

Aisla la casa del frío

El IDAE sostiene que "una vivienda mal aislada térmicamente necesita más energía", tanto es así que, "pequeñas mejoras en el aislamiento pueden conllevar ahorros energéticos y económicos de hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado". Por tanto, este paso se suma a la lista para conseguir ahorrar. Lo que debemos hacer es:

  • Instalar ventanas con doble cristal, o doble ventana, y carpinterías con rotura de puente térmico.
  • Comprobar que los cajetines de las persianas no tengan rendijas.
  • Encender una vela para identificar las corrientes de aire. Si la colocamos cerca de las ventanas o puertas donde sospechemos que se está colando el aire y la llama oscila, habremos localizado un punto donde se producen infiltraciones.
  • Tapar las rendijas de puertas y ventanas con silicona, masilla o burlete.
  • Si contamos con chimenea, cerrar el tiro cuando no se esté usando.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor