Porqué

¿Por qué la flor de pascua es típica de la Navidad? Cuidados y características

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 7 de diciembre de 2019

3 minutos

Esta planta, también conocida como pastora o poinsetia, es nativa de México ​y América Central

¿Por qué la Flor de Pascua es típica de la Navidad?

La Navidad es una época de tradiciones y costumbres que han pasado de generación en generación a lo largo de la historia. No solo hablamos de los clásicos villancicos, los turrones, las doce uvas de Nochevieja, el roscón de Reyes o la lotería de Navidad, sino también de todos esos elementos decorativos que aportan a nuestro hogar un toque festivo muy especial. Junto al abeto y el Belén, la flor de pascua acapara todo el protagonismo durante esta temporada, pues su vinculación con la buena suerte asegura a los más creyentes un nuevo año plagado de alegrías y felicidad.

También conocida como flor de Nochebuena, pastora o poinsetia, la flor de pascua tiene una larga e interesante historia que se remonta a la época de los aztecas, quienes ya la utilizaban como planta medicinal para combatir multitud de enfermedades, teñir sus ropajes o hacer sus propios cosméticos.

En sus orígenes, esta especie procedente de la familia de las Euphorbiaceae y nativa de México ​y América Central era considerada un símbolo de fuerza y pureza, pues sus pétalos de color rojo intenso recordaban a los indígenas la sangre de los sacrificios que ofrecían a los dioses para obtener su fortaleza y espiritualidad. No obstante, ¿cuándo comenzó su estrecha relación con la Navidad?

Flor de pascua

Adorno floral para los frailes Franciscanos

Su descubrimiento a ojos del mundo occidental llegó gracias al botánico y estadista estadounidense Joel Poinsett, quien trabajó como embajador de su país en México entre los años 1825 y 1829. En esta época no solo comenzó a estudiar las características de dicha planta, también la envió a su hogar para poder cultivarla cuando regresara. Y así fue. Primero se le ocurrió regalar por Navidad los ejemplares que él mismo había cuidado, pero viendo el éxito arrollador del que disfrutaban, decidió empezar a venderlas extendiendo la tradición.

Sin embargo, de manera paralela a esta historia, algunos expertos se remontan siglos atrás para explicar la relación entre la flor de pascua y esta festividad que da la bienvenida al nuevo año. Así, la otra teoría es que los frailes Franciscanos que se encontraban evangelizando los pueblos indígenas mexicanos durante el siglo XVI ya la empleaban como elemento decorativo en estas fechas. Las iglesias cercanas, los nacimientos y las guirnaldas improvisadas utilizaban sus hojas para dar color y alegría a la estancia.

Con el paso del tiempo y tras la popularidad que le otorgó Poinsett, la flor de pascua se ha mantenido como un símbolo inalterable de la Navidad, por lo que es muy fácil encontrarla en cualquier floristería o vivero. Incluso los supermercados o tiendas de ultramarinos disponen de sus propias existencias durante el mes de diciembre.

Eso sí, debemos recordar que no se trata de un elemento decorativo más, sino de una planta que requiere ciertos cuidados para lucir perfecta el mayor tiempo posible. De hecho, en contra de la creencia popular, la flor de pascua puede resistir durante todo el año, ¿qué requisitos debes cumplir para ello?

Flor de pascua

Flor de pascua: cuidados y otros consejos

A la hora de comprar tu propio ejemplar, debes asegurarte que luce en perfecto estado para que así te dure más tiempo. En primer lugar, no debe tener muchas flores ya maduras, pues esto significa que su punto óptimo ya ha pasado y que apenas superará las fiestas. También debes observar si los tallos están rotos o presentan algún deterioro, al igual que las hojas. Y en el momento de transportarla a casa, protégela con algún plástico y evita los cambios bruscos de temperatura, ya que la flor de pascua es muy sensible a ellos. A partir de este momento, ¿qué cuidados necesita?

  • Se trata de una especie que necesita mucha luz para sobrevivir, así que intenta ponerla en el exterior o muy pegada a una ventana. Si no recibe una dosis adecuada, comenzará a resentirse y perderá muchas de sus hojas. En este sentido, no tengas miedo de que le de el sol directamente, la planta te lo agradecerá.
  • En cuanto a la temperatura, como ya hemos visto, no tolera las temperaturas demasiado extremas, por eso debes evitar las corrientes de aire y las fuentes de calor en tu hogar.
  • La humedad será también uno de tus mejores aliados. Puedes colocar la maceta sobre un plato con agua y pulverizar sus hojas con relativa frecuencia. Eso sí, impide los encharcamientos, pues también es importante que la tierra tenga un buen drenaje. Por otro lado, los expertos recomiendan no mojar demasiado los pétalos rojos.
  • El riego es otro aspecto fundamental en el cuidado de la flor de pascua. Lo recomendable es regarla a fondo y esperar a que la tierra esté totalmente seca para volver a hacerlo.
  • Si quieres que la planta duré más allá de la Navidad, añade abono líquido cada dos semanas para asegurarte que crezca y florezca sana y fuerte.
0

No hay comentarios ¿Te animas?