Practicopedia

Trucos para preparar el perfecto solomillo Wellington (y quedar como un auténtico chef)

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 13 de agosto de 2019

2 minutos

Siguiendo estos pasos, el hojaldre quedará dorado y la carne jugosa y tierna

Trucos para preparar el perfecto solomillo Wellington

Su noble nombre nos adelanta una receta clásica que no falta en los cursos de cocina. Un plato de carne envuelto en una dorada lámina de hojaldre. Pese a que la presentación de esta receta nos pueda parecer que resulta complicada hacerla, siguiendo estos pasos y con un poco de suerte lograremos hacer un perfecto solomillo Wellington

¿Solomillo de ternera o de cerdo?

La receta más tradicional habla de hacerlo con la carne de ternera, pero si queremos ahorrarnos algo de dinero a la hora de ir a la carnicería, se puede optar por una pieza de cerdo. Este es el principal ingrediente que combinaremos con cebolletas, mostaza, champiñones, jamón serrano, foie de pato, huevo, sal y pimienta al gusto y una lámina de hojaldre. 

Si no tenemos mucha destreza con el cuchillo, lo mejor es que pidamos al carnicero que nos deje esa pieza bien limpia, sin nada de telillas ni restos de grasa. Una vez tengamos ese solomillo listo, con sal y pimienta, lo sellaremos un poco en una cazuela donde previamente habremos echado aceite de oliva. Lo doramos por ambas partes y lo sacamos y reservamos.

Junto con ese solomillo que irá dentro del hojaldre, la base de esta receta (más típica del inverno por su contundencia) también está en esa guarnición interior que le acompaña. Así, en esa cazuela donde hemos preparado la carne añadiremos las cebolletas cortadas y los champiñones. Salamos al gusto y lo dejamos hacer durante unos 15 minutos con cuidado, no se nos vaya a quemar la cebolleta. Una vez que lo tengamos listo, pasamos estos ingredientes por la batidora para hacer una salsa espesa. 

Volvemos al solomillo, con ese foie que tenemos de pato untamos toda la carne. A continuación, sobre un papel transparente vamos colocando una a una y con cuidado esas tiras de jamón que servirán de primera cobertura al solomillo y las untamos de mostaza y de esa salsa de champiñones y cebolletas que hemos hecho al principio. 

Ahora cuidado. Cogemos el solomillo y lo colocamos encima de esas tiras de jamón y nos ayudamos de ese papel de base para hacer un rollo con toda la carne. 

El paso definitivo, la cobertura con el hojaldre

Mientras se va precalentando el horno a unos 200º C, extendemos con cuidado sobre la bandeja de hornear esa masa de hojaldre y sobre esta el solomillo perfectamente enrollado en el jamón. Asegúrate de haber quitado antes el papel transparente. Ahora, con mucho cuidado, damos forma a una especie de paquete para que toda la masa guarde el solomillo. 

Trucos para preparar el perfecto solomillo Wellington

No te desesperes si la masa de hojaldre no pega, aplicando con un pincel un poco de huevo batido sobre la masa lo lograremos. Además, este truco nos dará ese típico aspecto dorado del hojaldre. 

Para saber que tenemos el solomillo Wellington listo deberemos comprobar que el hojaldre esté tostado por fuera y la carne tierna y jugosa (ni demasiado pasada ni tampoco cruda). Eso será después de algo más de media hora en el horno.

0

No hay comentarios ¿Te animas?